Ro­sa­rio

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

NORDÉS RA­MÓN PERNAS

La en­con­tra­ron muer­ta, ten­di­da en el pa­si­llo de su ca­sa. Se­gún to­dos los in­di­cios y dic­tá­me­nes fo­ren­ses, ha­cía al me­nos sie­te años que ha­bía fa­lle­ci­do. Vi­vía so­la en un apar­ta­men­to de un edi­fi­cio ha­bi­ta­do por mul­ti­tud de ve­ci­nos. Ni ellos ni el con­ser­je de la fin­ca la echa­ron de me­nos. Na­die echó de me­nos a es­ta ve­ci­na de Cu­lle­re­do, Ro­sa­rio, de cin­cuen­ta y seis años, di­vor­cia­da.

En el ga­ra­je es­ta­ba apar­ca­do su co­che: el pol­vo acu­mu­la­do mo­di­fi­có su co­lor. Las per­sia­nas de sus ven­ta­nas no subie­ron ni ba­ja­ron en el trans­cur­so de ese lar­go lus­tro que trans­cu­rrió des­de su fa­lle­ci­mien­to. Vi­vió en so­le­dad y so­la se mu­rió. La alar­ma vino da­da por­que su ban­co, cuan­do se ter­mi­na­ron los aho­rros, no hi­zo efec­ti­vo el pa­go del al­qui­ler del apar­ta­men­to de dos pie­zas don­de Ro­sa­rio vi­vió con su ma­dre has­ta el fa­lle­ci­mien­to de es­ta.

Ha­bi­ta­ba uno de los dos­cien­tos se­ten­ta mil ho­ga­res ga­lle­gos don­de vi­ve una so­la per­so­na. Con­vi­ven con el si­len­cio que en­vuel­ve la so­le­dad, en­tre el ano­ni­ma­to y la in­co­mu­ni­ca­ción. Mu­cho han cam­bia­do los afectos, ya na­die co­no­ce a na­die, los ve­ci­nos se en­cie­rran en su par­ti­cu­lar to­rre de mar­fil de se­sen­ta me­tros, y no res­pon­den a los bue­nos días cuan­do se cru­zan en las es­ca­le­ras, es más, ya ni se sa­lu­dan. So­mos in­so­li­da­rios apren­dien­do el ofi­cio de la in­gra­ti­tud, que po­co a po­co nos con­vier­te en ciu­da­da­nos hu­ra­ños.

No se con­ci­be que el con­ser­je y el pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad de ve­ci­nos no se in­tere­sa­ran por aque­lla mu­jer que de­jó ha­ce sie­te años de re­co­ger el co­rreo. Com­par­ti­mos una suer­te de sel­va ur­ba­na lle­na de pri­sas y de ago­bios, des­co­no­ce­mos có­mo se lla­ma la viu­da del ter­ce­ro de­re­cha o quién es esa jo­ven pa­re­ja que se mu­dó al cuar­to cuan­do que­dó va­cío. Pa­sa­mos de ser ve­ci­nos pa­ra con­ver­tir­nos en pro­pie­ta­rios e ins­ta­la­mos dos ce­rra­du­ras o cam­bia­mos la puer­ta por una blin­da­da pa­ra en­ce­rrar­nos en nues­tro pe­que­ño, mí­ni­mo, mun­do. La ca­sa es to­do un uni­ver­so pri­va­do, pa­ra vi­vir y pa­ra mo­rir, co­mo le su­ce­dió a Ro­sa­rio. Si hu­bie­ra pe­di­do au­xi­lio an­tes de caer muer­ta en el cor­to pa­si­llo de su apar­ta­men­to, na­die la ha­bría es­cu­cha­do, o sí, pe­ro no la hu­bie­ran so­co­rri­do. To­do es muy ex­tra­ño en es­ta muer­te, su ex­ma­ri­do no pre­gun­tó por ella, sus fa­mi­lia­res son una au­sen­cia cla­mo­ro­sa.

Es un nom­bre y dos si­glas, O. V., co­mo ape­lli­do en un par de pá­gi­nas en la sec­ción de su­ce­sos de es­te diario. Ro­sa­rio no tie­ne quién la llo­re, y co­mo na­die ha re­cla­ma­do su cuer­po, ha si­do el Con­ce­llo de Cu­lle­re­do el que se ha he­cho car­go del en­tie­rro. Han apa­re­ci­do pri­mos car­na­les que no se ha­bían preo­cu­pa­do por ese cai­nis­mo tan ga­lle­go de que «no se lle­va­ban».

Su­ce­sos co­mo es­te ha­cen que nos cues­tio­ne­mos el ofi­cio de vi­vir, la con­di­ción hu­ma­na que nos con­de­na a la so­le­dad más es­pan­to­sa, aun­que man­ten­ga­mos abier­ta la cuenta de Fa­ce­book que na­die con­sul­ta.

Ro­sa­rio O. V., di­vor­cia­da de 56 años, ve­ci­na de un pi­so arren­da­do en Cu­lle­re­do en una ca­sa de ve­ci­nos. Des­can­se en paz.

PI­LAR CA­NI­COBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.