Fran­cia es­ta­ble­ce­rá la obli­ga­ción de va­cu­nar con­tra on­ce en­fer­me­da­des

La ca­da vez me­nor in­mu­ni­za­ción ha he­cho re­bro­tar el sa­ram­pión en el país

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - R. R. GAR­CÍA

Cua­tro de ca­da diez fran­ce­ses du­dan de la se­gu­ri­dad de las va­cu­nas. Y Fran­cia es uno de los paí­ses don­de el pe­li­gro­so mo­vi­mien­to an­ti­va­cu­nas ha al­can­za­do un ma­yor pre­di­ca­men­to. Su­fi­cien­tes ar­gu­men­tos co­mo pa­ra el Go­bierno ha­ya de­ci­di­do ac­tuar an­te una de las ma­yo­res ame­na­zas de la sa­lud pú­bli­ca. A par­tir del pró­xi­mo año es­ta­ble­ce­rá la va­cu­na­ción obli­ga­to­ria con­tra on­ce en­fer­me­da­des, con lo que se­gui­rá el ejem­plo de Ita­lia, que adop­tó la mis­ma me­di­da en ma­yo pa­sa­do. Así lo anun­ció an­te la Asam­blea Na­cio­nal el pri­mer mi­nis­tro ga­lo, Edouard Phi­lip­pe.

Es tam­bién la res­pues­ta an­te el nú­me­ro cre­cien­te de ca­sos de sa­ram­pión que se han re­gis­tra­do en el país a cau­sa de la de­ci­sión de mu­chos pa­dres de no in­mu- ni­zar a sus hi­jos. Des­de el 2008 han muer­to en el país al me­nos 10 per­so­nas a cau­sa de es­ta en­fer­me­dad. En­tre enero y fe­bre­ro de es­ta año tam­bién se re­gis­tra­ron en el país va­rios bro­tes que afec­ta­ron a 79 per­so­nas.

«Es intolerable y no po­de­mos acep­tar que ni­ños y ado­les­cen­tes fa­llez­can por no ha­ber si­do va­cu­na­dos», des­ta­có Ag­nès Buzyn, la mi­nis­tra de Sa­ni­dad de Fran­cia.

Con es­ta me­di­da, el Go­bierno ga­lo obli­ga­rá a in­mu­ni­zar a los me­no­res de edad con ocho va­cu­nas que has­ta aho­ra so­lo re­co­men­da­ba (tos fe­ri­na, he­pa­ti­tis B, in­fec­ción por Hae­mop­hi­lus in­fluen­zae, neu­mo­co­co, me­nin­gi­tis C y el sa­ram­pión, las pa­pe­ras y la ru­beo­la). Ac­tual­men­te, so­lo tres son obli­ga­to­rias en Fran­cia pa­ra los ni­ños de me­nos de die­ci­ocho me­ses de edad (dif­te­ria, té­ta­nos y po­lio­mie­li­tis).

Son las in­mu­ni­za­cio­nes ha­bi­tua­les que se re­co­mien­dan en los ca­len­da­rios de la OMS y que tam­bién se apli­can en Es­pa­ña, aun­que to­das de for­ma vo­lun­ta­ria. De he­cho, ni los ex­per­tos ni las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias es­pa­ño­las se han plan­tea­do la obli­ga­to­rie­dad. Y no lo ha­cen por­que, de mo­men­to, es uno de los paí­ses con un ma­yor por­cen­ta­je de va­cu­na­ción, que su­pera el 95 %.

Pe­ro en Fran­cia, al igual que en Ita­lia, los mo­vi­mien­tos an­ti­va­cu­nas son más fuer­tes y son los que han pro­vo­ca­do es­te alar­man­te des­cen­so en la pro­tec­ción con­tra las in­fec­cio­nes. Mu­chos de los de­trac­to­res en­cuen­tran sus ar­gu­men­tos en el am­plia­men­te des­acre­di­ta­do es­tu­dio del mé­di­co bri­tá­ni­co An­drew Wa­ke­field, que en 1988 cre­yó ha­ber en­con­tra­do un víncu­lo en­tra la va­cu­na con­tra el sa­ram­pión, las pa­pe­ras y la ru­beo­la con el desa­rro­llo del au­tis­mo. Pe­ro nun­ca se en­con­tró tal re­la­ción.

Fran­cia aún ten­drá que con­cre­tar có­mo apli­ca­rá la obli­ga­to­rie­dad, pe­ro, en prin­ci­pio, la nor­ma­ti­va vi­gen­te en Ita­lia des­de ma­yo es más du­ra, ya que tam­bién es­ta­ble­ce mul­tas pa­ra los pa­dres que no cum­plan con el ca­len­da­rio ofi­cial e in­clu­so se im­pi­de es­co­la­ri­zar a sus hi­jos. Es­lo­ve­nia es otro de los paí­ses que ha op­ta­do por san­cio­nar a las fa­mi­lias. Aus­tra­lia, por con­tra, ha op­ta­do por pri­mar con al­go más de cien eu­ros los pa­dres que va­cu­nen a sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.