«No es­ta­ría mal que al­guien me lla­ma­ra y me di­je­ra que no ten­go de qué preo­cu­par­me»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - M. A.

Sor­pren­di­do se que­dó Fran­cis­co Mar­tí­nez cuan­do ayer por la ma­ña­na se en­te­ró por el pe­rió­di­co de que los cin­co cor­mo­ra­nes que él ha­bía en­con­tra­do en Raei­ros po­drían ha­ber muer­to víc­ti­mas de la gri­pe aviar. Es­te ve­cino de Coi­rós es­tá ve­ra­nean­do con su fa­mi­lia en el mu­ni­ci­pio me­co y, cuan­do vio las aves, las re­co­gió «pen­san­do que se iban a pu­drir ahí, al ca­lor», ex­pli­ca. Que­ría evi­tar que los ni­ños las to­ca­ran. A pe­sar de que fue él el que dio la voz de alar­ma, na­die se mo­les­tó en in­for­mar­le de que qui­zás esas aves estaban in­fec­ta­das. «No es­ta­ría mal que al­guien me lla­ma­ra y me di­je­ra que no ten­go de qué preo­cu­par­me», ar­gu­men­ta.

Mar­tí­nez sostiene que él pen­só que las aves ha­bían muer­to «por fac­to­res am­bien­ta­les. Apa­re­cie­ron tam­bién cua­tro o cin­co pe­ces muer­tos y su­pu­se que los cor­mo­ra­nes se los ha­bían co­mi­do», aña­de. Ex­pli­ca que la in­ter­ven­ción de los ope­ra­rios de­be­ría ha­ber si­do más rá­pi­da, pues Raei­ros es una pla­ya muy con­cu­rri­da «y los ani­ma­les no po­dían es­tar ahí», pues po­dían con­ver­tir­se en un fo­co de in­fec­ción. Fue pre­ci­sa­men­te pa­ra evi­tar que hu­bie­ra pro­ble­mas por lo que él los re­co­gió, «y yo no de­be­ría po­der ma­ni­pu­lar es­tos ani­ma­les», in­sis­te. No du­da de la pro­fe­sio­na­li­dad de to­dos los ope­ra­rios que in­ter­vi­nie­ron en el pro­ce­so, pe­ro con­si­de­ra que se han co­me­ti­do al­gu­nos fa­llos. Tan­to en la ra­pi­dez pa­ra re­ti­rar los ca­dá­ve­res co­mo en el pro­to­co­lo de la gri­pe aviar. «Yo creo que tie­nen que per­fec­cio­nar el pro­to­co­lo», ase­gu­ra. Por­que si hay una per­so­na que par­ti­ci­pó en la re­co­gi­da, «lo nor­mal es que la lla­men pa­ra de­cir­le “mi­re, no tie­ne usted de que preo­cu­par­se” o “va­ya usted al cen­tro de sa­lud”», afir­ma. Ase­gu­ra que no es­tá preo­cu­pa­do, por­que con­si­de­ra que si fue­ra al­go gra­ve se le ha­bría avi­sa­do de al­gu­na ma­ne­ra. Pe­ro no de­ja de ex­tra­ñar­se por­que «pa­re­ce que las per­so­nas no es­tán in­clui­das en es­te pro­to­co­lo», sostiene.

Fran­cis­co Mar­tí­nez po­sa en la pla­ya en la que en­con­tró las aves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.