«El al­ma es­tá en ca­da mo­vi­mien­to con el que ex­pre­so la mú­si­ca»

El maes­tro cree que el con­cier­to del Obra­doi­ro «es un even­to de los que ha­cen un clic en tu vi­da»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - EM­MA ARAÚJO

Gus­ta­vo Du­da­mel (Bar­qui­si­me­to, 1981), di­rec­tor de or­ques­ta re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te, co­gió la ba­tu­ta con 11 años y des­de en­ton­ces ha di­ri­gi­do las prin­ci­pa­les or­ques­tas del mun­do. Mo­men­tos an­tes de su úl­ti­mo en­sa­yo con la Sin­fó­ni­ca de Ga­li­cia y el Or­feón Do­nos­tia­rra cam­bió la ba­tu­ta por la pa­la­bra.

—¿Có­mo plan­tea un con­cier­to en un lu­gar co­mo el Obra­doi­ro fren­te a la Sa­la Do­ra­da del Mu­sik­ve­rein de Vie­na o un gran au­di­to­rio?

—Es­te es un acon­te­ci­mien­to muy es­pe­cial. El con­cier­to de Año Nue­vo, evi­den­te­men­te, fue un honor in­fi­ni­to por to­do lo que sig­ni­fi­ca, pe­ro es­te tam­bién es úni­co por el es­pa­cio, el mo­ti­vo .... He­mos tra­ba­ja­do de for­ma muy abier­ta. Es de esos even­tos que ha­cen un clic en tu vi­da.

—¿In­clu­so cuan­do se cue­lan las cam­pa­na­das de la ca­te­dral?

—¡Sí! Las cam­pa­nas y las gai­tas. Fue muy bo­ni­to por­que la mú­si­ca es el her­mo­so so­ni­do de to­do.

—¿Có­mo afron­ta la res­pon­sa­bi­li­dad de di­ri­gir?

—Res­pe­to mu­cho a los mú­si­cos y a lo que tie­nen que dar. Siem­pre com­par­to y nun­ca im­pon­go pa­ra bus­car la for­ma de en­con­trar­nos. Y si sien­to que al­go no es­tá cla­ro, pro­pon­go una idea y la va­mos cons­tru­yen­do jun­tos. Si me pu­sie­ra a di­ri­gir so­lo, na­die sa­bría si es­toy di­ri­gien­do la No­ve­na o una can­ción de los Beatles.

—¿De dón­de sur­ge su in­ten­si­dad?

—Me vie­ne de la mis­ma mú­si­ca. Es muy es­pi­ri­tual, el al­ma es­tá im­plí­ci­ta en ca­da mo­vi­mien­to co el que ex­pre­so la mú­si­ca.

—¿Y adón­de le lle­va­rá la ba­tu­ta en los pró­xi­mos años?

—Ten­go con­tra­to con la Fi­lar­mó­ni­ca de Los Án­ge­les has­ta el 2022 y con la Sin­fó­ni­ca Si­món Bo­lí­var es­toy li­ga­do de por vi­da. Pro­fe­sio­nal­men­te he cum­pli­do mu­chos de mis sue­ños, pe­ro ¡ten­go tan­tas co­sas por ha­cer! Por pri­me­ra vez voy a di­ri­gir la Ópera de Pa­rís y el año que vie­ne ha­go Ote­lo en el Met. En el fu­tu­ro me veo di­ri­gien­do y quie­ro ver có­mo más ni­ños tie­nen ac­ce­so a la mú­si­ca. Es­to ya no es un sue­ño, es al­go que ya es­ta­mos lle­van­do a ca­bo. Es lo que me ha­ce más fe­liz y me con­fir­ma que es­te es el ca­mino más ade­cua­do. Den­tro de mis sue­ños es­tá vol­ver a Ga­li­cia a ha­cer con­cier­tos y a dis­fru­tar de es­ta ma­ra­vi­llo­sa tie­rra. Me sien­to co­nec­ta­do y enamo­ra­do de acá.

—¿Ser una per­so­na tan me­diá­ti­ca le su­po­ne al­gún pro­ble­ma?

—For­ma par­te de al­go co­ti­diano. Y si sir­ve pa­ra co­nec­tar con la ju­ven­tud y que sea una ven­ta­na a la mú­si­ca pa­ra traer­los al ar­te y hay res­pe­to, no es un pro­ble­ma.

—Ha pa­sea­do por es­ce­na­rios de to­do el mun­do. ¿Có­mo lo vi­ve?

—Lle­vo a mi país con­mi­go y es Venezuela lo que sue­na. Yo soy el re­sul­ta­do de un pro­yec­to muy gran­de, pe­ro tam­bién tra­to de sen­tir el si­tio en el que es­toy. Aho­ra soy un pro­fun­do ve­ne­zo­lano... ga­lle­ga­men­te.

—En es­tos días ha lan­za­do mu­chos men­sa­jes. ¿Fal­ta al­guno?

—Quie­ro de­cir que es­toy enamo­ra­do com­ple­ta­men­te. De la vi­da, de Ga­li­cia. ¡Y de mi mu­jer! ¿OK?

XOÁN A. SO­LER

A Du­da­mel lo que le ha­ce más fe­liz es acer­car la mú­si­ca a to­dos los pú­bli­cos, ni­ños so­bre to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.