El con­tac­to con los más jó­ve­nes, «un re­ga­lo»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura -

La es­tan­cia de Du­da­mel en Ga­li­cia le ha per­mi­ti­do man­te­ner con­tac­to di­rec­to con cien­tos de ni­ños y jó­ve­nes mú­si­cos an­tes de su con­cier­to, tan­to en se­sio­nes de tra­ba­jo co­mo fir­man­do au­tó­gra­fos y ha­cién­do­se sel­fis lu­cien­do son­ri­sa y sin­ce­ra cer­ca­nía.

—¿Có­mo va­lo­ra es­tos en­cuen­tros?

—Pa­ra mí son un re­ga­lo. Sien­to que en­con­trar­me con los ni­ños de Re­Sue­na y to­dos es­tos jó­ve­nes ha ser­vi­do pa­ra re­car­gar mi ener­gía y mi con­vic­ción pa­ra se­guir tra­ba­jan­do por el desa­rro­llo de he­rra­mien­tas pa­ra su fu­tu­ro a tra­vés del ar­te. Cuan­do tie­nes es­te ti­po de en­cuen­tros, si te soy sin­ce­ro, tie­nes la po­si­bi­li­dad de en­con­trar­te con­ti­go mis­mo. Me veo re­fle­ja­do en ellos.

—En Re­Sue­na ha co­no­ci­do a ni­ños sor­do­mu­dos que ex­pre­san la mú­si­ca con las ma­nos y di­ri­ge la sin­fo­nía que Beet­ho­ven com­pu­so cuan­do ya es­ta­ba sor­do. ¿Có­mo se ima­gi­na la vi­da sin so­ni­dos?

—En lo per­so­nal no lo pue­do con­ce­bir, y su­fri­ría co­mo su­frió Beet­ho­ven. Pe­ro la mú­si­ca tras­cien­de in­clu­so es­ta li­mi­ta­ción. He da­do con­cier­tos pa­ra ni­ños sor­do­mu­dos y per­ci­ben la mú­si­ca por las vi­bra­cio­nes. Cuan­do es­ta­mos to­can­do al­go pro­fun­do y os­cu­ro lo sien­ten por­que la mú­si­ca, co­mo len­gua uni­ver­sal, tam­bién tras­cien­de las li­mi­ta­cio­nes fí­si­cas.

—Y si no se de­di­ca­se a la mú­si­ca. ¿Có­mo ha­bría en­fo­ca­do su vi­da?

—Si res­pon­die­se con al­gu­na pro­fe­sión te di­ría una mentira, por­que des­de mi más tier­na in­fan­cia me he vis­to li­ga­do a la mú­si­ca. Al­gu­na vez he pen­sa­do en la ar­qui­tec­tu­ra o la fi­lo­so­fía, que tam­bién son mú­si­ca, así que la mú­si­ca es mi leit mo­tiv.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.