El Re­su­rrec­tion rom­pe mol­des con la ex­plo­sión de Ramms­tein en Vi­vei­ro

El es­pec­tácu­lo de la ban­da ale­ma­na lle­nó un fes­ti­val de so­no­ri­da­des ex­tre­mas que aca­ba hoy, con 30 de los cien con­cier­tos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - I. DÍAZ ROLLE, S. SERANTES

A las dos de la tarde de ayer Ra­ven­blood em­pe­zó a ca­len­tar al­mas y cuer­pos en la Re­su­rrec­tion Fest City de Vi­vei­ro. So­na­ba en el De­sert Sta­ge, el más hu­mil­de y jo­ven de los cua­tro es­ce­na­rios. El prin­ci­pal, en el que a me­dia­no­che ac­tuó Ramms­tein, abrió dos ho­ras des­pués, cuan­do mi­les de fans mon­ta­ban in­fi­ni­tas co­las an­sio­sos por con­se­guir una pri­me­ra fi­la. No im­por­ta­ba mu­cho, por­que los ído­los del me­tal in­dus­trial ale­mán pro­me­tían un de­rro­che de ex­plo­si­vo es­pec­tácu­lo con el que el Re­su rom­pe­ría mol­des. No por es­pe­ra­do de­jó de sor­pren­der el mon­ta­je de los ger­ma­nos cuan­do ya estaban so­bre el Main Sta­ge del Re­su. Sie­te pi­sos de al­tu­ra pa­ra un des­plie­gue en el que el fue­go y las lu­ces jue­gan un pa­pel tan po­de­ro­so co­mo la ca­li­dad mu­si­cal de la me­diá­ti­ca ban­da. So­na­ron los pri­me­ros acor­des y po­co me­nos de 30.000 es­pec­ta­do­res en­tra­ron en ebu­lli­ción. No ha­bía más afo­ro, aun­que, pa­ra los re­za­ga­dos, a me­dia tarde, to­da­vía que­da­ban «unas po­cas de­ce­nas» de en­tra­das. So­lo pa­ra la jor­na­da de ayer, por­que los bo­nos de tres días se ago­ta­ron el día an­te­rior.

An­te tal ex­pec­ta­ción, Till Lin­de­mann y com­pa­ñía, ge­nios y fi­gu­ras de Ramms­tein, se con­fe­sa­ban «ex­ci­ta­dos, que no ner­vio­sos», po­cas ho­ras an­tes de un show que los aman­tes del gé­ne­ro ca­li­fi­can co­mo «el más es­pec­ta­cu­lar del me­tal» en to­do el pla­ne­ta.

Con to­do el re­co­rri­do y los hi­tos que las do­ce edi­cio­nes del Re­su en Vi­vei­ro han de­ja­do has­ta aho­ra, el con­cier­to de ano­che pro­ba­ble­men­te ocu­pa­rá un lu­gar des­ta­ca­do en un cer­ta­men que con­vier­te una pe­que­ña ciu­dad de A Ma­ri­ña lu­cen­se (con unos 15.000 ha­bi­tan­tes) en la ca­pi­tal eu­ro­pea del hard­co­re, el punk y el me­tal.

No so­lo por Ramms­tein, sino tam­bién por to­do lo que hu­bo an­tes, lo que hu­bo des­pués y lo que que­da hoy. El Re­su­rrec­tion Fest ha vuel­to a to­car te­cho en una edi­ción que los or­ga­ni­za­do­res mi­den con las ca­si 90.000 en­tra­das ven­di­das. Por el re­cin­to del Re­su, en el ba­rrio ma­ri­ne­ro de Ce­lei­ro, han pa­sa­do ca­si 70 ban­das y una ma­rea ne­gra de mi­les de fans de as­pec­to po­co con­ven­cio­nal, a quie­nes los vi­vei­ren­ses aco­gen con na­tu­ra­li­dad y aun con ter­nu­ra.

Ayer, so­bre los cua­tro es­ce­na­rios de lo que bien pue­de con­si­de­rar­se un par­que te­má­ti­co de la mú­si­ca ex­tre­ma, bri­lla­ron tam­bién Ar­chi­tects con su me­tal­co­re, el groo­ve me­tal de Vi­ta Ima­na, la ban­da bri­tá­ni­ca de post-hard­co­re En­ter Shi­ka­ri y tam­bién Ani­mals As Lea­ders, con su in­con­fun­di­ble me­tal pro­gre­si­vo ins­tru­men­tal. Y hoy to­da­vía que­dan las úl­ti­mas ba­las del Re­su 2017, na­da más y na­da me­nos que otros 31 con­cier­tos en­tre los que Arch Enemy, Mas­to­don, Ran­cid —el úl­ti­mo ca­be­za de car­tel—, Sa­ba­ton y Tal­co son ci­tas im­per­di­bles pa­ra los fans de de­ce­nas de paí­ses que lle­nan Vi­vei­ro.

XAIME RAMALLAL

El fes­ti­val to­có te­cho ano­che con la po­de­ro­sa ac­tua­ción de Ramms­tein .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.