La do­sis jus­ta de caos pa­ra «Jue­go de tro­nos» y «Un mons­truo vie­ne a ver­me»

Fé­lix Ber­gés, de El Ran­chi­to, ex­pli­có en Mun­dos Di­gi­ta­les el éxi­to de su em­pre­sa de efec­tos, que com­bi­na je­rar­quía y fle­xi­bi­li­dad

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Alta Definición - BOR­JA CA­SAL, M. F.

En la se­gun­da jor­na­da de Mun­dos Di­gi­ta­les, los asis­ten­tes han po­di­do es­cu­char a uno de los con­fe­ren­cian­tes más es­pe­ra­dos, Fé­lix Ber­gés (El Ran­chi­to). Par­ti­ci­pan­te de edi­cio­nes an­te­rio­res, ha ex­pli­ca­do la evo­lu­ción de su em­pre­sa, de­di­ca­da a la crea­ción de efec­tos es­pe­cia­les y fa­mo­sa por ha­ber tra­ba­ja­do en proyectos co­mo Un mons­truo vie­ne a ver­me o Jue­go de Tro­nos. Se­gún ha con­ta­do Ber­gés, El Ran­chi­to ha pa­sa­do en ape­nas cin­co años del mer­ca­do lo­cal al in­ter­na­cio­nal, re­ci­bien­do ca­da vez proyectos más gran­des. Co­men­zó co­mo una em­pre­sa pe­que­ña, que afron­ta­ba tra­ba­jos muy di­fe­ren­tes y en los que «to­do el mun­do ha­cía un po­co de to­do». Hu­bo mo­men­tos com­pli­ca­dos en los que se es­tu­vo a pun­to de ce­rrar, pe­ro gra­cias al éxi­to con­se­gui­do con Lo im­po­si­ble se abrie­ron mu­chas puer­tas. Pe­que­ños en­car­gos que lle­ga­ban des­de Es­ta­dos Uni­ter­na­cio­nal dos y que sir­vie­ron pa­ra des­cu­brir po­co a po­co có­mo se pro­du­cía fue­ra de Es­pa­ña.

Pa­ra Ber­gés, es­ta es una de las claves del éxi­to y el cre­ci­mien­to de El Ran­chi­to, ya que han po­di­do acos­tum­brar­se a tra­ba­jar en un mer­ca­do —el es­ta­dou­ni­den­se— que no co­no­cían. La adap­ta­ción fue di­fí­cil, ya que las pro­duc­cio­nes na­da tie­nen que ver con las es­pa­ño­las.

Con el tiem­po lle­gó Jue­go de Tro­nos, que les ha ser­vi­do pa­ra co­lo­car­se co­mo un re­fe­ren­te in- en efec­tos vi­sua­les. El equi­po de tra­ba­jo ha au­men­ta­do, pe­ro tam­bién la or­ga­ni­za­ción, lo que les per­mi­te afron­tar proyectos mu­cho más com­ple­jos. No obs­tan­te, Fé­lix Ber­gés si­gue de­fen­dien­do un mo­de­lo de tra­ba­jo que se ba­sa en la je­rar­quía com­bi­na­da con la fle­xi­bi­li­dad. «Siem­pre he so­ña­do con una em­pre­sa que fue­ra un po­co caó­ti­ca y fle­xi­ble» dice, de­jan­do cla­ro que, aun­que se adap­te a sus clien­tes, no quie­re re­nun­ciar a su for­ma de tra­ba­jo.

Jun­to a él tam­bién han es­ta­do Xa­vi Tri­bó (Glass­works) e Ig­na­cio La­cos­ta (En­tropy Stu­dio), que han coin­ci­di­do en la im­por­tan­cia de organizar equi­pos pa­ra cre­cer em­pre­sa­rial­men­te. Apren­der de los erro­res, atre­ver­se con los proyectos e in­ten­tar emo­cio­nar a los es­pec­ta­do­res han si­do los con­se­jos con los que se ha ce­rra­do el día.

Ima­gen de la pe­lí­cu­la «Un mons­truo vie­ne a ver­me».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.