El cuen­to de nun­ca aca­bar

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-Muros-Noia - JUAN OR­DÓ­ÑEZ BUELA

La vi­da es una tóm­bo­la, y a unos les to­ca ser es­cla­vos y a otros, amos; a unos la­ca­yos y a otros, in­con­for­mis­tas re­bel­des. Por de­seo pro­pio o por des­tino. En es­ta tóm­bo­la que nos ha to­ca­do vi­vir asis­ti­mos im­pá­vi­da­men­te a la gran ame­na­za que se ave­ci­na. Sa­lien­do de sus ca­ver­nas, ama­dos y no cautivos, van ocu­pan­do pe­que­ños cen­tro de po­der de for­ma con­ti­nua­da y ma­si­va, es­par­cién­do­se por to­dos los rin­co­nes al igual que el bi­chi­to con­duc­tor de la gri­pe, con­vir­tién­do­se aho­ra en vi­rus.

Hoy nos va­mos de tóm­bo­la. Des­preo­cu­pa­dos del en­ri­que­ci­mien­to in­te­lec­tual de ca­da uno, aban­do­na­dos a la de­sidia y al pa­so­tis­mo, lle­na­mos nues­tras ho­ras de ocio in­clui­dos en la aten­ción per­ma­nen­te de lo ba­nal, de los su­per­fluo. Leer te ha­ce ser más li­bre, la ig­no­ran­cia te ha­ce ser es­cla­vo del sis­te­ma y es­te te ma­ni­pu­la con­vir­tién­do­te en pe­le­le.

Éra­se una vez un pue­blo de Bar­ban­za, que se­gún las es­ta­dís­ti­cas es de las vi­llas que más cre­cie­ron en los úl­ti­mos años en Ga­li­cia, que lle­va ca­mino de ser en bre­ve una ciu­dad. No com­pren­do por qué la gen­te se que­ja tan­to. Des­de que nues­tros man­da­ta­rios asu­mie­ron la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer de es­ta vi­lla la me­jor de Ga­li­cia, a fe que lo es­tán con­si­guien­do. Te­ne­mos una fies­tas de ve­rano que mu­chas ciu­da­des an­sían. Gran­des obras, cul­tu­ra, deportes...

Hay per­so­nas que siem­pre es­tán ra­bian­do, gen­te ca­brea­da que ca­si nun­ca tie­ne na­da que ha­cer. En­ton­ces, van y se me­ten con el al­cal­de, con la sa­ni­dad, con las obras pú­bli­cas... Nos quie­ren es­tro­pear el ve­rano di­cien­do que la pla­ya de Ba­rra­ña es­tá con­ta­mi­na­da, que exis­te in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na... so­li­ci­tan po­co más o me­nos que un po­li­cía ca­da dos me­tros cua­dra­dos y pro­tes­tan por­que los au­to­bu­ses pa­ran en el cen­tro de la ca­lle Prin­ci­pal.

Yo creo que es­ta for­ma de ver las co­sas no es la co­rrec­ta. Creo que lo pue­do de­mos­trar. Los psi­quia­tras re­co­mien­dan que nos de­mos más pal­ma­di­tas en la es­pal­da y re­ba­jar así el es­trés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.