C.D. Boi­ro

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - Ali­cia Fer­nán­dez

Va­ya por de­lan­te que a una el fút­bol ya la se­du­jo bas­tan­te más de lo que aho­ra le atrae, que pien­sa que a par­tir de la Re­gio­nal el de­por­te de­ja lu­gar al es­pec­tácu­lo y, por tan­to, a los pro­fe­sio­na­les del mis­mo. Pe­ro aún así, que­ra­mos o no, con­ci­ta el in­te­rés de mu­chas per­so­nas; tan­tas que se­ría de ne­cios ob­viar esa reali­dad.

Di­cho lo cual abor­da­re­mos la tra­gi­co­me­dia que vi­ve el C. D. Boi­ro que, una vez lle­ga­do al pun­to más al­to de su his­to­ria de­por­ti­va, con el as­cen­so a Se­gun­da Di­vi­sión B, y de fir­mar una agó­ni­ca per­ma­nen­cia con una fies­ta fi­nal so­bre el verde de Ba­rra­ña que no re­cor­da­ban ni los más vie­jos del lu­gar, de­bi­do a las deu­das con los ju­ga­do­res, que de­nun­cia­ron el im­pa­go, es des­cen­di­do a Ter­ce­ra Di­vi­sión por la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol. Ade­re­za­do to­do ello por el des­en­cuen­tro del pre­si­den­te, Da­vid Pla­ces, con el al­cal­de de Boi­ro y una ro­cam­bo­les­ca his­to­ria de un mís­ter Mars­hall me­xi­cano.

Es­tá cla­ro que las nor­mas exis­tían pre­via­men­te y estaban pa­ra cum­plir­se. Por tan­to na­da que ob­je­tar. Sí es de­pri­men­te que el fút­bol se con­vier­ta en un mer­ca­deo has­ta en si­tua­cio­nes co­mo es­ta. Que otro equi­po, el Cer­ce­da, que no lo ha ga­na­do en el cam­po, pue­da com­prar por 120.000 eu­ros esa pla­za (pe­se a su si­tua­ción eco­nó­mi­ca) ofre­ce la me­jor pers­pec­ti­va de a don­de han lle­va­do una pan­di­lla de apro­ve­cha­dos e im­pre­sen­ta­bles al otro­ra de­por­te rey.

Y pa­ra re­ma­tar va­ya un apunte: Pla­ces, con sus acier­tos y erro­res, tie­ne mu­cho que ver en los lo­gros his­tó­ri­cos del Boi­ro. La­pi­dar­lo a la es­pa­ño­la por es­te he­cho fi­nal me pa­re­ce pro­pio de in­gra­tos (los que lo ha­cen) y de me­dio­cres (los que lo pro­pi­cian).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.