El ga­lle­go al que con­fun­die­ron con un nar­co­tra­fi­can­te ya es­tá en Pe­rú

La ge­ren­cia mi­gra­to­ria re­co­no­ció el error que lo tuvo sie­te días ale­ja­do de su pa­re­ja

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - FI­NA ULLOA

La ale­gría por el re­en­cuen­tro y el ini­cio de sus va­ca­cio­nes no con­se­guían mi­ti­gar ayer el ago­ta­mien­to fí­si­co y la in­dig­na­ción que du­ran­te la úl­ti­ma se­ma­na ha ido cre­cien­do en el in­te­rior de Ju­lio Cé­sar Rodríguez Gon­zá­lez y Bár­ba­ra Ca­ne­do. La pa­re­ja de ou­ren­sa­nos se abra­za­ba tras sie­te días de an­gus­tia. Sie­te días de unas va­ca­cio­nes en Pe­rú pla­nea­das con ilu­sión que se per­die­ron en pe­re­gri­nar a ofi­ci­nas de in­mi­gra­ción, con­su­la­dos y em­ba­ja­das pa­ra de­mos­trar que él no era el de­lin­cuen­te con­de­na­do por nar­co­trá­fi­co pa­ra el que ha­bía una aler­ta in­ter­na­cio­nal de la In­ter­pol, por mu­cho que su nom­bre coin­ci­die­ra.

Un com­ba­te con­tra la bu­ro­cra­cia que él li­bró des­de Pa­na­má —país al que le de­vol­vie­ron por­que es don­de tra­ba­ja des­de ha­ce dos años y des­de don­de em­bar­có ha­cia el país az­te­ca— y ella des- de Pe­rú, adon­de su vue­lo lle­gó des­de Es­pa­ña.

La ba­ta­lla de Ju­lio no dio de­ma­sia­dos re­sul­ta­dos. «Sien­to una desa­zón ab­so­lu­ta por la vio­la­ción de mis de­re­chos a cir­cu­lar li­bre­men­te y por la to­tal des­pro­tec­ción que me han mos­tra­do en es­te ca­so las ins­ti­tu­cio­nes: las pe­rua­nas, pe­ro tam­bién las es­pa­ño­las», re­cal­ca­ba ayer re­cor­dan­do la nu­la res­pues­ta de los con­su­la­dos y em­ba­ja­das es­pa­ño­las a los que re­cu­rrió.

Las ges­tio­nes de Bár­ba­ra y el abo­ga­do que con­tra­tó fue­ron las que lo­gra­ron lo que ya pa­re­cía im­po­si­ble. La ge­ren­cia de Ser­vi­cios Mi­gra­to­rios pe­rua­na re­co­no­ció fi­nal­men­te el error y dic­ta­mi­nó que se le per­mi­tie­se en­trar en el país. «Te­nien­do en con­si­de­ra­ción los documentos pro­ba­to­rios pre­sen­ta­dos, se ve­ri­fi­ca que no exis­te res­tric­ción al­gu­na a nom­bre del ci­ta­do ciu­da­dano, siendo que la aler­ta que apa­re­ce es pro­duc­to de una ho­mo­ni­mia cu­yos da­tos coin­ci­den en el nom­bre, mas no en el nú­me­ro de pa­sa­por­te ni fe­cha de na­ci­mien­to», se­ña­la la re­so­lu­ción.

«Le han da­do una so­lu­ción mo­men­tá­nea, una es­pe­cie de sal­vo­con­duc­to», acla­ra Bár­ba­ra, que re­cuer­da que lla­ma­ron «a to­das las puer­tas, gri­tan­do en unas y llo­ran­do en otras». Ju­lio co­gió el pri­mer avión dis­po­ni­ble y la pa­re­ja pudo abra­zar­se pa­sa­das las dos de la ma­dru­ga­da del sá­ba­do tras una pan­car­ta en la que se leía: «Bien­ve­ni­do, Ju­li­to. Pe­rú te ama». Qui­zá sea así, pe­ro ade­más del tiem­po per­di­do y los gas­tos ex­tras, la pa­re­ja se que­da sin ver Ma­chu Pic­chu. La vi­si­ta a las rui­nas de la mi­le­na­ria ciu­dad de­ben re­ser­var­se con me­ses de an­te­la­ción y el día de ac­ce­so que te­nían ya ha pa­sa­do.

Ju­lio, ter­ce­ro por la iz­quier­da, tras su lle­ga­da a Pe­rú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.