«Gin­kas­de­la­rios»

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

EL TONEL DE DIÓGENES LUIS FERRER I BALSEBRE

Ve­rano pro­pi­cio pa­ra es­tar con ami­gos, char­lar y po­ner­se has­ta más allá de lo ino­cuo re­ba­sa­da cier­ta edad, don­de los ex­ce­sos pa­gan una cuo­ta más ca­ra en el fie­la­to de las re­sa­cas, igual que los se­gu­ros, que cuan­do más los ne­ce­si­tas más cos­to­sos re­sul­tan.

Pe­ro me­re­ce la pe­na es­pa­bi­lar el sen­ti­do ha­blan­do con gen­te di­fe­ren­te a los ha­bi­tan­tes ha­bi­tua­les de las ru­ti­nas in­ver­na­les.

Re­cien­te­men­te una ve­la­da con en­tra­ña­bles ami­gos de la lla­ma­da ge­ne­ra­ción del baby-boom —ran­go de edad en­tre los cua­ren­ta y se­ten­ta años— re­sul­tó es­ti­mu­lan­te.

Los baby booms son hi­jos de pos­gue­rras, de esa épo­ca en que no ha­bía mu­cho tiem­po ni di­ne­ro que per­der com­pran­do fan­ta­sías y en­tre­te­ni­mien­tos, tiem­po en que los ni­ños eran un bien de pro­duc­ción y de in­ver­sión, no de lu­jo y con­su­mo co­mo lo son hoy en día.

Gen­tes que me­ren­da­ban bo­ca­di­llos de cho­co­la­te gru­mo­so, com­pra­ban re­ga­liz, pi­pas y ba­zuk­kas de fre­sa en las ex­tin­tas pi­pe­ras.

Gen­tes más de com­par­tir sa­li­va y su­dor que de co­mu­ni­car­se por What­sApp y que, con la que ha caí­do, si­guen abra­za­dos a sus ideas co­mo a una ta­bla de sal­va­ción, que es pa­ra lo que sir­ven los idea­les.

Los baby-boo­mers no ju­ga­ron con ca­si na­da que no pu­die­ran cons­truir ellos mis­mos: aros, pe­lo­tas, mu­ñe­cas de tra­po, ta­co­nes, cuer­das y ti­zas que nun­ca se que­da­ron sin ba­te­ría.

Gen­tes que aguan­ta­ron los ca­po­nes, los ti­ro­nes de pa­ti­llas o las hos­tias di­rec­ta­men­te de sus ma­yo­res mien­tras so­ña­ban cam­biar el mun­do y con­quis­tar la li­ber­tad.

Los baby booms son más de asam­blea, de mú­si­ca de los se­sen­ta a los ochen­ta, que es qui­zás la úl­ti­ma mú­si­ca clá­si­ca: Beatles, Ro­lling Sto­nes, Clap­ton, Dy­lan... Y to­das esas jo­yas las com­pu­sie­ron siendo una ge­ne­ra­ción re­pri­mi­da y mal fo­lla­da que, ade­más de la de­mo­cra­cia, tam­bién con­quis­ta­ron la li­ber­tad se­xual. El me­ca­nis­mo que con­vier­te la pul­sión se­xual en obra de ar­te es lo que Freud lla­mó su­bli­ma­ción y de­be ser eso lo que pro­du­jo tal explosión de ta­len­to.

Los baby-boo­mers, que leían a Freud, Mar­cus­se, Lo­ve­craft o Sar­tre, si­guen cre­yen­do en el buen sal­va­je y ob­ser­van in­cré­du­los có­mo sus re­to­ños —na­ci­dos en el mun­do que cam­bia­ron— se re­be­lan con­tra ellos nin­gu­nean­do sus con­quis­tas y que­rién­do­les en­ga­ñar con pre­fe­ren­tes o re­vo­lu­cio­nes bo­li­va­ria­nas.

So­por­ta­ron la ti­ra­nía de los pa­dres y aho­ra so­por­tan la de sus hi­jos. Lu­cha­ron por in­de­pen­di­zar­se del pa­dre y aho­ra lu­chan por ha­cer­lo de sus hi­jos. Pa­ra ellos su afán era ir­se de ca­sa, pa­ra sus crías que­dar­se a me­sa pues­ta.

Pe­ro los baby-boo­mers son hom­bres y mu­je­res in­do­ma­bles que re­sis­ten lo efí­me­ro man­te­nién­do­se fie­les a los idea­les, a pe­sar de su de­nos­ta­da re­vo­lu­ción y las mo­das.

Ca­pa­ces de sa­lir de co­pas y se­guir pi­dien­do sin pu­dor un «Gin­kas­de­la­rios».

Con un par.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.