Con­tro­lan­do lo cuán­ti­co

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

EL MIRADOR DE LA CIEN­CIA

JOR­GE MI­RA

Aprin­ci­pios del si­glo XX, sur­gió una sor­pre­sa cuan­do se con­si­guie­ron rea­li­zar experimentos a es­ca­las de ta­ma­ño ca­da vez más re­du­ci­das: al exa­mi­nar los com­po­nen­tes más mi­núscu­los de nues­tro uni­ver­so, nues­tro mo­do de en­ten­der el mun­do fra­ca­sa­ba al lle­gar a la es­ca­la ató­mi­ca y se ha­cían pa­ten­tes nue­vas re­glas en ese do­mi­nio de la exis­ten­cia, unas re­glas cho­can­tes que son la ba­se de la lla­ma­da fí­si­ca cuán­ti­ca.

La me­cá­ni­ca que ex­pli­ca el com­por­ta­mien­to de esa reali­dad se asien­ta en al­go frus­tran­te: la me­ra ob­ser­va­ción de un sis­te­ma cuán­ti­co al­te­ra su com­por­ta­mien­to o des­tru­ye sus pro­pie­da­des. En la dé­ca­da de 1980, el fran­cés Ser­ge Ha­ro­che se mar­có co­mo ob­je­ti­vo al­go que pa­re­cía im­po­si­ble: ob­ser­var di­rec­ta­men­te par­tí­cu­las cuán­ti­cas in­di­vi­dua­les sin des­truir­las. Lo con­si­guió di­se­ñan­do in­ge­nio­sos experimentos con lá­se­res pa­ra es­tu­diar fe­nó­me­nos cuán­ti­cos cuan­do la luz in­ter­ac­cio­na con la ma­te­ria. Lo­gró cap­tu­rar par­tí­cu­las de luz (fo­to­nes) usan­do una tram­pa for­ma­da por dos es­pe­jos, en­tre los cua­les re­bo­tan los fo­to­nes. De ese mo­do, Ha­ro­che los es­tu­dió ha­cien­do pa­sar áto­mos a tra­vés de esa tram­pa. A tra­vés de su tra­ba­jo en la lla­ma­da óp­ti­ca cuán­ti­ca no so­lo pudo ob­ser­var es­ta­dos cuán­ti­cos de un mo­do con­si­de­ra­do has­ta en­ton­ces inex­pug­na­ble, sino tam­bién con­tro­lar­los. Es­to su­po­ne uno de los pri­me­ros pa­sos pa­ra la cons­truc­ción de compu­tado­res ex­tra­or­di­na­ria­men­te rá­pi­dos ba­sa­dos en fí­si­ca cuán­ti­ca. Por es­to se le con­ce­dió en el 2012 el Pre­mio No­bel de Fí­si­ca. Den­tro de una se­ma­na pa­sa­rá va­rios días en Ga­li­cia. 1887 HA­CE 130 AÑOS

Ha ocu­rri­do en Vi­ve­ro una sen­si­ble des­gra­cia.

Ha­llá­ban­se en el in­di­ca­do si­tio, don­de ha­bían ido a pa­sar un día de cam­po, en ce­le­bra­ción de los bri­llan­tes exá­me­nes que ha­bían ve­ri­fi­ca­do, las aco­gi­das del Asi­lo de la Paz, acom­pa­ña­das de las her­ma­nas de la Ca­ri­dad, cuan­do una de aque­llas, aban­do­nan­do sus jue­gos, se di­ri­gió al lu­gar don­de es­ta­ban dis­pues­tas al­re­de­dor de la lum­bre las ca­ce­ro­las en que se pre­pa­ra­ba la co­mi­da, te­nien­do la des­gra­cia de que al apro­xi­mar­se se le in­cen­dia­ran los ves­ti­dos.

Al ad­ver­tir­lo, echó a co­rrer de­sola­da, dan­do gri­tos y pi­dien­do so­co­rro; pe­ro, por pron­to que acu­die­ron en su au­xi­lio, las lla­mas, avi­va­das con la pre­ci­pi­ta­da ca­rre­ra, hi­cie­ron pre­sa en su cuer­po, pro­du­cién­do­le gra­ví­si­mas que­ma­du­ras a con­se­cuen­cia de las que la in­fe­liz fa­lle­ció, víc­ti­ma de pe­no­sos su­fri­mien­tos.

CAR­TAS AL DI­REC­TOR Son un­ha per­soa na­ti­va de Or­des, e des­de hai tem­po, es­tou a ob­ser­var que nes­te con­ce­llo así co­ma no de Oro­so exis­ten moi­tas plan­ta­cións de eu­ca­lip­tos, in­clu­si­ve en te­rreos moi pe­que­nos; po­lo que en­ten­do que es­tán a pre­xu­di­car o me­dio am­bien­te de ma­nei­ra excepcional, so­bre to­do aos ani­mais que vi­ven no mon­te co­mo son os coellos, a per­diz, a le­bre e ou­tros.

Po­lo in­di­ca­do, e se­guin­do o meu pa­re­cer, o ser­vi­zo que co­rres­pon­da da Xun­ta de­be­ría to­mar me­di­das, de ser o ca­so. BENEITO C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.