Due­lo de te­so­re­ros en el Con­gre­so y el Se­na­do

El PP y la opo­si­ción mi­den sus fuer­zas con los in­te­rro­ga­to­rios de los res­pon­sa­bles de las cuen­tas de los par­ti­dos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - MELCHOR SAIZ-PAR­DO

El pró­xi­mo jue­ves se va a vi­vir una si­tua­ción iné­di­ta en el par­la­men­ta­ris­mo es­pa­ñol: la ce­le­bra­ción si­mul­tá­nea de dos co­mi­sio­nes de in­ves­ti­ga­ción, en el Con­gre­so y en el Se­na­do, con un mis­mo ob­je­ti­vo: el de ana­li­zar la fi­nan­cia­ción de los di­fe­ren­tes par­ti­dos. En la Cá­ma­ra ba­ja es­tán ci­ta­dos cua­tro de los te­so­re­ros y ex­res­pon­sa­bles de las cuen­tas del PP en la co­mi­sión que in­da­ga so­bre la su­pues­ta ca­ja B de la for­ma­ción que li­de­ra Ma­riano Ra­joy y que los po­pu­la­res con­si­de­ran que ha de­ri­va­do en una ca­za de bru­jas con­tra su for­ma­ción. A la mis­ma ho­ra, en la Cá­ma­ra al­ta el in­te­rro­ga­to­rio de los res­pon­sa­bles de las cuen­tas del PSOE, Po­de­mos y Ciu­da­da­nos abri­rá los tra­ba­jos de una co­mi­sión que ya ha si­do boi­co­tea­da por la prác­ti­ca to­ta­li­dad de la opo­si­ción, al con­si­de­rar que se tra­ta de una ven­gan­za por la in­ves­ti­ga­ción abier­ta en el Con­gre­so.

El do­ble due­lo de te­so­re­ros es­tá ser­vi­do y las es­tra­te­gias es­tán lis­tas. La opo­si­ción ya es cons­cien­te de que en la Cá­ma­ra ba­ja va a ser di­fí­cil sa­car al­go en cla­ro. Los an­te­ce­den­tes no pin­tan bien. El pa­sa­do 26 de ju­nio, en la se­sión inau­gu­ral de la co­mi­sión del pa­la­cio de la ca­rre­ra de San Je­ró­ni­mo, Luis Bár­ce­nas no con­tes­tó a ca­si na­da, ar­gu­men­tan­do que es­tá in­mer­so en dos cau­sas ju­di­cia­les. El jue­ves es­tá lla­ma­da Car­men Na­va­rro, que es­tá ac­tual­men­te en el car­go, ade­más de Án­gel San­chís, Ál­va­ro La­puer­ta y Ro­sen­do Na­sei­ro. La pri­me­ra, pro­ce­sa­da so­lo por la des­truc­ción de los or­de­na­do­res de Bár­ce­nas, no po­drá es­cu­dar­se en el si­len­cio, pe­ro la opo­si­ción ya sa­be que siem­pre pue­de ale­gar en que ella lle­gó a la te­so­re­ría en ma­yo del 2012, una vez pa­sa­do el es­cán­da­lo de la trama que di­ri­gía Fran­cis­co Co­rrea. San­chís sí que se sien­ta en el ban­qui­llo por la pri­me­ra épo­ca de Gürtel, por lo que pue­de se­guir la tác­ti­ca del si­len­cio que usó Bár­ce­nas. Y las com­pa­re­cen­cias en el Con­gre­so de los an­cia­nos La­puer­ta, con una de­men­cia so­bre­ve­ni­da que le ha li­bra­do del ban­qui­llo, y Na­sei­ro, en una si­tua­ción si­mi­lar de se­nec­tud, es­tán más que en el ai­re.

Con es­te pa­no­ra­ma el PP con­si­de­ra «con­tro­la­da» por el mo­men­to la si­tua­ción en el Con­gre­so —siem­pre a ex­pen­sas de la ci­ta­ción de Ra­joy del res­to de la pla­na ac­tual y pa­sa­da del par­ti­do— y pre­pa­ra su con­tra­ata­que en la Cá­ma­ra al­ta. El se­na­dor po­pu­lar Luis Az­nar coor­di­na ya un equi­po de ca­si una vein­te­na de par­la­men­ta­rios y ase­so­res en su in­ten­to de des­nu­dar las cuen­tas del res­to de los par­ti­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.