La mar­cha por la jus­ti­cia con­si­gue ca­ta­li­zar el ma­les­tar con Er­do­gan

Lle­ga a Es­tam­bul un mes des­pués de echar a an­dar en An­ka­ra

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - PA­TRI­CIA ALON­SO

«Ca­mi­na­mos pa­ra res­tau­rar la de­mo­cra­cia, la jus­ti­cia y nues­tros de­re­chos fun­da­men­ta­les», ase­gu­ró ayer en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do por el dia­rio The Guar­dian Ke­mal Ki­liç­da­ro­glu, el ve­te­rano lí­der del par­ti­do re­pu­bli­cano CHP que ha­ce un mes em­pren­dió a pie los 450 ki­ló­me­tros que se­pa­ran An­ka­ra de Es­tam­bul. En­ton­ces, la mar­cha por la jus­ti­cia arran­ca­ba co­mo una sim­ple pro­tes­ta por la de­ten­ción de uno de los dipu­tados de la for­ma­ción, Enis Ber­be­ro­glu, sen­ten­cia­do a 25 años de pri­sión por es­pio­na­je. Un mes más tar­de, se ha con­ver­ti­do en al­go mu­cho más gran­de: el de­to­nan­te que gal­va­ni­zó el ma­les­tar que genera la de­ri­va au­to­ri­ta­ria de Er­do­gan.

La mar­cha, a la que se han uni­do mi­les de per­so­nas a su pa­so por el país, lle­gó a Es­tam­bul a úl­ti­ma ho­ra del vier­nes y con­tó ayer con la in­cor­po­ra­ción de unas 100.000 per­so­nas que se unie­ron a la úl­ti­ma eta­pa al gri- to de «de­re­chos, ley y jus­ti­cia». En un am­bien­te ca­si fes­ti­vo, ciu­da­da­nos se­cu­la­res y al­gún re­li­gio­so de di­fe­ren­tes par­ti­dos ca­mi­na­ron pa­cí­fi­ca­men­te, ha­cien­do fren­te al mie­do que ha­ce me­lla en la so­cie­dad tur­ca des­de que se pro­cla­mó el es­ta­do de emer­gen­cia el pa­sa­do 20 de ju­lio.

Du­ran­te las al­go más de tres se­ma­nas que du­ró la mar­cha, los ma­ni­fes­tan­tes han su­fri­do las in­cle­men­cias cli­má­ti­cas pe­ro tam­bién los in­sul­tos de al­gu­nos par­ti­da­rios del is­la­mis­ta AKP, a los que han res­pon­di­do con aplau­sos. En un in­ci­den­te ocu­rri­do du­ran­te el ca­mino lle­ga­ron in­clu­so a lan­zar­les es­tiér­col.

El Go­bierno se ha mos­tra­do muy crítico con Ki­liç­da­ro­glu por con­si­de­rar que fo­men­ta la ines­ta­bi­li­dad al pro­mo­ver que la gen­te sal­ga a la ca­lle, a pe­sar de que esa ha si­do jus­ta­men­te la política de An­ka­ra an­te acon­te­ci­mien­tos co­mo el le­van­ta­mien­to mi­li­tar o el más re­cien­te re­fe­ren­do, que otor­gó al pre­si­den­te un con­trol prác­ti­ca­men­te ab­so­lu­to de los re­sor­tes del Es­ta­do.

El par­que don­de se ce­le­bra­rá hoy el mi­tin de cie­rre de la pro­tes­ta se en­cuen­tra pre­pa­ra­do des­de el vier­nes, com­ple­ta­men­te ce­rra­do por va­llas po­li­cia­les de más de dos me­tros de al­tu­ra, co­mo si de un en­cie­rro se tra­ta­se. Por las ca­lles de Es­tam­bul, se ven ade­más ca­ño­nes de agua, que se es­pe­ra for­men par­te del con­trol po­li­cial.

En es­te es­ce­na­rio, Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal ha pe­di­do la li­be­ra­ción de on­ce de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos, en­tre ellos la di­rec­to­ra de la or­ga­ni­za­ción en Tur­quía, mien­tras se en­con­tra­ban ha­cien­do un cur­so de ca­pa­ci­ta­ción. Ha­ce un mes era en­car­ce­la­do el di­rec­tor de la or­ga­ni­za­ción en el país. En su cam­pa­ña, Am­nis­tía re­cuer­da a Er­do­gan que en 1998 pre­sio­na­ron por su pues­ta en li­ber­tad, des­pués de que el en­ton­ces al­cal­de de Es­tam­bul fue­ra en­car­ce­la­do por leer el si­guien­te poe­ma: «Las mez­qui­tas son nues­tras ba­rri­ca­das, las cú­pu­las nues­tros cas­cos, los mi­na­re­tes nues­tras ba­yo­ne­tas y los cre­yen­tes nues­tros sol­da­dos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.