Un gran fu­tu­ro, pe­ro sin fa­mi­lia de­trás

Jó­ve­nes tu­te­la­dos por la Xun­ta tras per­der sus pa­dres la cus­to­dia re­la­tan có­mo se pre­pa­ran pa­ra la vi­da adul­ta y, de ese mo­do, bo­rran los pre­jui­cios que hay so­bre ellos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - MA­RÍA CEDRÓN

«Cuan­do lle­gué aquí, pron­to ha­rá un año, te­nía mie­do. No sa­bía có­mo po­dría en­fren­tar­me a la vi­da so­la. Aho­ra no lo ten­go. Tra­ba­jo, es­tu­dio. Quie­ro es­tu­diar Educación So­cial y he apren­di­do a va­ler­me por mí mis­ma». Áfri­ca tie­ne 18 años. Vi­ve en San­tia­go, en una vi­vien­da com­par­ti­da con otros cin­co com­pa­ñe­ros más. La ca­sa en la que es­tán tie­ne dos plan­tas, jar­dín, pla­za de ga­ra­je... Es uno de los nue­ve pi­sos tu­te­la­dos que ges­tio­na el pro­gra­ma Men­tor de la oe­ne­gé Iga­xes3, un lu­gar don­de jó­ve­nes que, por gol­pes de la vi­da, pa­sa­ron a es­tar ba­jo la pro­tec­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción, apren­den a ser in­de­pen­dien­tes pa­ra en­fren­tar­se a la nue­va eta­pa vi­tal que se abre a par­tir de la ma­yo­ría de edad. Pue­den tras­la­dar­se a una de esas vi­vien­das a los 16 años.

Aun­que la edad me­dia a la que los jó­ve­nes es­pa­ño­les de­jan el ho­gar pa­terno se si­túa en los 29 años, en su ca­so, a par­tir de los 18, pue­den echar a vo­lar cuan­do quie­ran. «De op­tar por es­tu­diar una ca­rre­ra, tie­nen la al­ter­na­ti­va de ac­ce­der a una be­ca», ex­pli­ca Car­los Ro­són, el di­rec­tor de la oe­ne­gé. Áfri­ca es­pe­ra ha­cer­la. ¿Por qué? Des­de que en­tró en un cen­tro de pro­tec­ción lo ha sa­bi­do. «Cuan­do en­tré me ayu­da­ron, quie­ro ayu­dar», di­ce con­ven­ci­da.

En la vi­vien­da tu­te­la­da pue­den es­tar has­ta cum­plir los 21. Pe­ro no pue­den sal­tar­se las re­glas. So­lo ellos pue­den sa­ber cuán­do es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra de­jar­la, cuán­do tie­nen su­fi­cien­te res­pal­do pa­ra in­de­pen­di­zar­se. Es­ta mis­ma se­ma­na dos com­pa­ñe­ros aban­do­na­ron la ca­sa. Por­que to­dos ven un gran fu­tu­ro por de­lan­te, pe­ro ahí fue­ra es­ta­rán so­los.

Bús­que­da de em­pleo

Pa­ra echar­se a vo­lar, han de te­ner un res­pal­do eco­nó­mi­co. «Te­ñen que sa­ber, e sá­beno —ex­pli­ca Camilo, uno de los mo­ni­to­res—, que hai que ter al­go afo­rra­do, por­que co­mo mí­ni­mo han de pa­gar un alu­guer, un­ha fian­za, a co­mi­da... Un­ha vez que saen xa es­tán fó­ra da ca­dea de pro­tec­ción. Man­te­ñen o víncu­lo e ve­ñen ver­nos de can­do en vez». Fue­ra no tie­nen apo­yo fa­mi­liar. El úni­co mo­do es ha­llar un tra­ba­jo. «Hay que bus­car mu­cho, es muy im­por­tan­te. No va­le con de­jar el cu­rrícu­lo y ya es­tá. Tie­nen que ver que real­men­te tie­nes ga­nas de tra­ba­jar», coin­ci­den. «O nor­mal é que lo­gren es­ta­bi­li­da­de co se­gun­do em­pre­go», aña­de el ase­sor.

A ve­ces, al ha­cer esa bús­que­da ac­ti­va de em­pleo se en­cuen­tran con un es­tig­ma que quie­ren rom­per. «No so­mos de­lin­cuen­tes —ex­pli­ca Mikel—, so­lo he­mos es­ta­do en un cen­tro de me­no­res por­que, por una ra­zón u otra, no po­día­mos es­tar en nues­tra ca­sa».

Áfri­ca y Mikel son los pro­ta­go­nis­tas de una cam­pa­ña que bus­ca aca­bar con unos pre­jui­cios que in­clu­so no­tan, a ve­ces, en al­gu­nos pro­fe­so­res. Pe­ro, cuan­do la gen­te sa­be có­mo es su reali­dad, des­apa­re­cen. Por eso es­tos cha­va­les en­tien­den que la pri­me­ra ba­rre­ra con la que se en­cuen­tran es por el me­ro he­cho de no sa­ber. «Ao non sa­ber, moi­ta xen­te món­ta­se a súa pro­pia pe­lí­cu­la», aña­de Mikel.

Reac­cio­nes dis­pa­res

Ma­ría, otra de las chi­cas que vi­ven en la ca­sa, aún no ha lle­ga­do a los 18. Apun­ta que hay dos ti­pos de reac­ción cuan­do sa­ben que vie­nes de un cen­tro de me­no­res. «Una es de pe­na: “¡Po­bre!”. La otra, de re­cha­zo. Tan ma­la es una co­mo la otra, por­que so­mos co­mo cual­quier chi­co de nues­tra edad», ex­pli­ca.

Es jue­ves por la tar­de. Áfri­ca, Mikel, Ma­ría Adrián, Aa­rón y Ál­va­ro char­lan en el sa­lón so­bre có­mo or­ga­ni­zan las ta­reas del día a día. Ex­pli­can las nor­mas que ri­gen en el ho­gar y có­mo cual­quier cam­bio de ru­ti­na ha de ser con­sen­sua­do en la asam­blea. «En otros pi­sos hay un mo­ni­tor, pe­ro aquí no. Es una for­ma de tra­ba­jar la con­vi­ven­cia», ex­pli­can. Por­que, co­mo en cual­quier ho­gar, a ve­ces tam­bién hay dis­cre­pan­cias. «So­mos seis ado­les­cen­tes vi­vien­do ba­jo el mis­mo te­cho», bro­mea Ál­va­ro.

Y vi­ven co­mo cual­quier ado­les­cen­te. Tie­nen su pa­ga se­ma­nal. Es­tu­dian. Van a to­mar ca­fé con los ami­gos. Los que son ma­yo­res de edad pue­den sa­lir el fin de se­ma­na has­ta las tres y me­dia. «Pa­ra cual­quier cam­bio hay que avi­sar», ma­ti­za Áfri­ca. Ade­más, son vo­lun­ta­rios con el Obra­doi­ro. Al­gu­nos tam­bién en­tre­nan a un equi­po de fút­bol de cha­va­les. «Nos lle­va­mos muy bien con ellos», di­cen.

La co­mi­da y la com­pra tam­bién son co­sa su­ya. Hay que sa­ber ad­mi­nis­trar el di­ne­ro ajus­tán­do­se al me­nú que mar­ca la Xun­ta. Pue­den va­riar un po­co la re­ce­ta, pe­ro han de res­pe­tar los ingredientes. Es una for­ma de apren­der a co­mer sano, por­que los me­nús es­tán di­se­ña­dos por un nu­tri­cio­nis­ta. Y no so­lo eso. Ade­más de tra­ba­jar y es­tu­diar, ha­cen la co­la­da, lim­pian el ba­ño, re­co­gen el ga­ra­je, lim­pian el pol­vo ....

¿Cuá­les son sus sue­ños? Mikel, que es­tu­dió un mó­du­lo de Ar­tes Grá­fi­cas, pre­ten­de co­men­zar otro re­la­cio­na­do con lo que más le gus­ta: ser dis­yó­quey. Tie­ne un gru­po y has­ta al­gu­na ac­tua­ción pro­gra­ma­da. No da más de­ta­lles. Adrián, di­cen sus com­pa­ñe­ros, es poe­ta. Y Ál­va­ro can­ta rap. Ha com­pues­to va­rios te­mas. A tra­vés del hip-hop quiere que la gen­te se­pa có­mo son es­tos chi­cos con mu­cho fu­tu­ro.

«Hay dos reac­cio­nes cuan­do sa­ben que vie­nes de un cen­tro: una es de pe­na, la otra, de re­cha­zo» «Cuan­do lle­gué aquí te­nía mie­do. No sa­bía có­mo en­fren­tar la vi­da so­la. Aho­ra no lo ten­go»

VÍ­TOR MEJUTO

De iz­quier­da a de­re­cha, Áfri­ca, Mikel y Adrián, que po­san en una de las ha­bi­ta­cio­nes de la ca­sa tu­te­la­da en la que vi­ven.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.