«En el CNIO ten­dré la opor­tu­ni­dad de ha­cer cien­cia de pri­mer ni­vel mun­dial»

Tras in­ves­ti­gar en Cam­brid­ge, el ga­lle­go apli­ca­rá en Es­pa­ña las nue­vas téc­ni­cas de mi­cros­co­pia elec­tró­ni­ca

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - R. ROMAR

En los fa­llos que se pro­du­cen cuan­do la cé­lu­la co­pia su pro­pio ADN, un pro­ce­so esen­cial pa­ra la vi­da, se en­cuen­tra el ori­gen de múl­ti­ples en­fer­me­da­des. Pe­ro ¿có­mo ocu­rre es­te pro­ce­so?, ¿qué pro­teí­nas in­ter­vie­nen en los me­ca­nis­mos de re­pli­ca­ción y re­pa­ra­ción del ADN? La res­pues­ta cer­te­ra a es­tas pre­gun­tas aún si­gue siendo un mis­te­rio, un se­cre­to que in­ten­tan des­ve­lar las nue­vas téc­ni­cas desa­rro­lla­das por los in­ves­ti­ga­do­res. Y la mi­cros­co­pia elec­tró­ni­ca es una de las más pro­me­te­do­ras. De lo que se tra­ta es de ver qué ocu­rre en el uni­ver­so mo­le­cu­lar que in­du­ce es­tos pro­ce­sos, un tra­ba­jo al que se ha de­di­ca­do en los úl­ti­mos años Ra­fael Fer­nán­dez Lei­ro (A Co­ru­ña, 1982) en el La­bo­ra­to­rio de Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar del Me­di­cal Re­search Coun­cil de Cam­brid­ge. Lle­gó allí des­pués de es­tu­diar Bio­lo­gía en la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña, don­de tra­ba­jó en el gru­po Ex­pre­la, y de rea­li­zar la te­sis en la mis­ma uni­ver­si­dad y en el Ins­ti­tu­to Ro­ca­so­lano de Ma­drid (CSIC). «Si leí la te­sis un vier­nes, el lu­nes ya es­ta­ba en Cam­brid­ge», di­ce. Aho­ra apli­ca­rá sus co­no­ci­mien­tos en el Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes On­co­ló­gi­cas (CNIO), que lo aca­ba de fi­char pa­ra di­ri­gir el Gru­po de In­te­gri­dad del Ge­no­ma y Bio­lo­gía Es­truc­tu­ral.

—Vie­ne de tra­ba­jar en un cen­tro pun­te­ro. ¿Po­drá ha­cer cien­cia al mis­mo ni­vel en el CNIO?

—Sí. El CNIO es un cen­tro de re­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal, so­bre to­do en cán­cer, y cuen­ta con gru­pos muy bue­nos en bio­lo­gía es­truc­tu­ral. Es una gran opor­tu­ni­dad, por­que aquí voy a te­ner la ca­pa­ci­dad de ha­cer cien­cia de pri­mer ni­vel mun­dial con me­dios muy bue­nos.

—Pe­ro su tra­ba­jo es muy es­pe­cí­fi­co y ne­ce­si­ta de equi­pos muy ca­ros. ¿Con­ta­rá con ellos?

—El ti­po de téc­ni­cas que uti­li­za­mos ne­ce­si­ta de un equi­pa­mien­to es­pe­cial que no es ba­ra­to, pe­ro se es­tá ha­cien­do el es­fuer­zo pa­ra con­se­guir­lo. Es ver­dad que pue­de ha­ber otros si­tios con in­fra­es­truc­tu­ras más po­ten­tes, pe­ro la si­tua­ción que va­mos a te­ner en el CNIO es su­fi­cien­te co­mo pa­ra ha­cer mi­cros­co­pia de pri­mer ni­vel y po­der com­pe­tir con los me­jo­res del mun­do.

—¿Cuál se­rá su apor­ta­ción?

—Es­tu­dia­mos las pro­teí­nas que tra­ba­jan en las cé­lu­las pa­ra du­pli­car el ADN, la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca, y pa­ra en­car­gar­se de su man­te­ni­mien­to. Es im­por­tan­te en­ten­der cuán­do es­te me­ca­nis­mo no fun­cio­na co­rrec­ta­men­te, por­que se pro­du­cen mu­ta­cio­nes, y qué con­se­cuen­cias tie­nen es­tos fa­llos en la apa­ri­ción de dis­tin­tas en­fer­me­da­des, co­mo el cán­cer.

—Y pa­ra es­te tra­ba­jo, qué avan­ces pue­de in­cor­po­rar la mi­cros­co­pia elec­tró­ni­ca con res­pec­to a otras téc­ni­cas que se uti­li­zan?

—En mi­cros­co­pia elec­tró­ni­ca lo que ha­ce­mos es to­mar imá­ge­nes de es­tas ma­qui­na­rias mo­le­cu­la­res, prác­ti­ca­men­te a ni­vel ató­mi­co, pa­ra ver có­mo fun­cio­nan. La mi­cros­co­pia elec­tró­ni­ca en vez de uti­li­zar luz vi­si­ble em­plea elec­tro­nes, que es lo que nos per­mi­te ob­ser­var de­ta­lles mu­cho más pe­que­ños, te­ner mu­cha más ca­pa­ci­dad de re­so­lu­ción.

—¿Cuán­do em­pe­zó a in­tro­du­cir­se es­ta tec­no­lo­gía y qué ven­ta­jas apor­ta con res­pec­to a otras?

—Em­pe­zó a im­plan­tar­se des­de ha­ce unos tres o cua­tro años. Es­tas nue­vas tec­no­lo­gías de de­tec­ción de elec­tro­nes nos per­mi­ten aho­ra ob­te­ner imá­ge­nes de muy al­ta re­so­lu­ción de las pro­teí­nas que in­ter­vie­nen en los pro­ce­sos de re­pli­ca­ción y re­pa­ra­ción del AND y, a par­tir de es­tas imá­ge­nes, po­de­mos re­cons­truir en un or­de­na­dor la es­truc­tu­ra tri­di­men­sio­nal de es­tas pro­teí­nas, re­cons­truir su vo­lu­men. De es­ta for­ma po­de­mos di­se­ñar experimentos pa­ra en­ten­der có­mo fun­cio­na el pro­ce­so.

—¿Con qué fin?

—Es­ta in­for­ma­ción tri­di­men­sio­nal nos abre la puer­ta pa­ra el di­se­ño de fár­ma­cos y pa­ra la bús­que­da de es­tra­te­gias pa­ra el tra­ta­mien­to de dis­tin­tas en­fer­me­da­des, no so­lo el cán­cer. Des­de que lle­gó, es­ta nue­va tec­no­lo­gía ha su­pues­to una re­vo­lu­ción en el cam­po de la bio­lo­gía es­truc­tu­ral, por­que nos fa­ci­li­ta ver pro­ce­sos ce­lu­la­res con otro en­fo­que, nos per­mi­te co­no­cer pro­ce­sos que an­tes no po­día­mos ver.

Fer­nán­dez Lei­ro, con uno de los mi­cros­co­pios de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.