«De­be acla­rar­se la si­tua­ción del per­so­nal la­bo­ral de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas»

La ma­gis­tra­da ad­vier­te que es­ta im­pre­ci­sión con­trac­tual afec­ta a cien­tos de mi­les de em­plea­dos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Economía - D. CA­SAS

Sus fir­mes con­vic­cio­nes so­bre ju­ris­dic­ción la­bo­ral que­da­ron cla­ras en la in­ter­ven­ción que la ma­gis­tra­da Lourdes Arastey (Ta­rra­go­na, 1959) ofre­ció el pa­sa­do jue­ves en las jor­na­das de De­re­cho La­bo­ral or­ga­ni­za­das por el Co­le­gio de Abo­ga­dos de A Co­ru­ña en co­la­bo­ra­ción con As­na­la (Aso­cia­ción Na­cio­nal de La­bo­ra­lis­tas) en la se­de de Afundación. Un afo­ro com­ple­to de ju­ris­tas, pro­fe­sio­na­les y tra­ba­ja­do­res que, de al­gún u otro mo­do, so­por­tan las con­se­cuen­cias de las de­bi­li­da­des le­gis­la­ti­vas evi­den­cia­das co­mo con­se­cuen­cia de la crisis eco­nó­mi­ca.

—¿La crisis ha mos­tra­do una ma­yor li­ti­gio­si­dad en las re­la­cio­nes la­bo­ra­les?, ¿los tra­ba­ja­do­res, a pro­pó­si­to del cie­rre de em­pre­sas, han si­do más vul­ne­ra­bles?

—Ha ha­bi­do mu­cha más li­ti­gio­si­dad. Ha au­men­ta­do mu­cho. De he­cho los juz­ga­dos de lo so­cial han pa­sa­do a ser uno de los ór­ga­nos ju­di­cia­les más co­lap­sa­dos del país. Lo que ocu­rre es que cuan­do uno es des­pe­di­do siem­pre re­cu­rre; si hay mu­chas ex­tin­cio­nes de con­tra­to va a ha­ber mu­chos plei­tos por­que lo ló­gi­co es que el em­plea­do lu­che por man­te­ner su pues­to de tra­ba­jo.

—Su in­ter­ven­ción en A Co­ru­ña ha gi­ra­do en torno a las con­se­cuen­cias la­bo­ra­les en la su­ce­sión de em­pre­sas.

—Te­ne­mos un fe­nó­meno de gran­des dispu­tas la­bo­ra­les en lo que se re­fie­re a los cam­bios de em­pre­sa­rio, es de­cir, cuan­do una com­pa­ñía es sus­ti­tui­da por otra que se ha­ce con el ne­go­cio o cuan­do se cam­bia la con­tra­ta. Esas si­tua­cio­nes de­ben con­tem­plar siem­pre el man­te­ni­mien­to de los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res, de ma­ne­ra que no que­den afec­ta­dos por el he­cho de que su em­pre­sa­rio cam­bie. Es una ga­ran­tía que es­tá es­ta­ble­ci­da en el de­re­cho de la UE y que se plas­ma en el Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res, en ple­na con­so­nan­cia con el de­re­cho co­mu­ni­ta­rio.

—¿Du­ran­te la crisis ha ha­bi­do más can­ce­la­cio­nes o más su­ce­sio­nes de ac­ti­vi­dad?

—Las dos co­sas. Ha ha­bi­do cons­tan­tes cam­bios. Mu­chas em­pre­sas, y so­bre to­do la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, rom­pie­ron [du­ran­te ese pe­río­do] la re­la­ción con­trac­tual en ac­ti­vi­da­des que te­nían sub­con­tra­ta­das. El pro­ble­ma que se genera es de­ci­dir si esos tra­ba­ja­do­res pa­san o no a pres­tar ser­vi­cios con esa Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Es una preo­cu­pa­ción im­por­tan­te, por­que las Ad­mi­nis­tra­cio­nes cuen­tan con mu­chos tra­ba­ja­do­res la­bo­ra­les y du­ran­te un tiem­po asu­mie­ron ac­ti­vi­da­des que, con la crisis, op­ta­ron por re­du­cir. Lo que de­be re­sol­ver­se es si se man­tie­nen sus pues­tos de tra­ba­jo y có­mo.

—Esa si­tua­ción ¿a quién afec­ta?

—A cien­tos de mi­les de tra­ba­ja­do­res en to­da Es­pa­ña.

—Des­de el pun­to de vis­ta le­gis­la­ti­vo la­bo­ral, en esa su­ce­sión de ac­ti­vi­da­des, ¿quien mues­tra una ac­ti­tud más re­pro­cha­ble, la em­pre­sa pri­va­da o la pú­bli­ca?

—Hay mu­cha ca­suís­ti­ca de la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca en es­tos mo­men­tos, pe­ro de­ri­va­da de la si­tua­ción de crisis que hi­zo que se pro­du­je­ran un mon­tón de re­cor­tes. La com­ple­ji­dad de la su­ce­sión de em­pre­sas se da en to­dos los sec­to­res por­que es una nor­ma com­ple­ja y tie­ne sus di­fi­cul­ta­des de apli­ca­ción.

—¿Can­do una com­pa­ñía cam­bia de em­pre­sa­rio, la plan­ti­lla siem­pre es la par­te más vul­ne­ra­ble de la ne­go­cia­ción?

—La plan­ti­lla pue­de ser vul­ne­ra­ble cuan­do la em­pre­sa que quiere com­prar pre­ten­de ha­cer­lo elu­dien­do la obli­ga­ción que tie­ne de que­dar­se con ella. Ese es el li­ti­gio, que no se la quie­ra que­dar; y lo que hay que ana­li­zar es si es­tá obli­ga­da o no.

—Con el ac­tual mar­co re­gu­la­to­rio, ¿qué asun­tos en ma­te­ria la­bo­ral re­sul­ta­ría im­pres­cin­di­ble re­sol­ver?

—Sin du­da, la si­tua­ción en la que se que­da el per­so­nal la­bo­ral de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, por­que ha­bla­mos de cien­tos de mi­les de tra­ba­ja­do­res en to­da Es­pa­ña y su si­tua­ción ju­rí­di­ca es muy po­co cla­ra. Tam­bién de­be acla­rar­se, con cier­ta ur­gen­cia, la de­fi­ni­ción de lo que se en­tien­de por su­ce­sión de em­pre­sa en cues­tio­nes la­bo­ra­les.

CÉ­SAR QUIAN

La ma­gis­tra­da del Tri­bu­nal Su­pre­mo in­ter­vino es­ta se­ma­na en unas jor­na­das en Afundación.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.