Ran­cid ofre­ció en Vi­vei­ro la úl­ti­ma gran fies­ta del Re­su­rrec­tion Fest

Los ca­li­for­nia­nos pu­sie­ron el bro­che al fes­ti­val jun­to con otros trein­ta con­cier­tos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - I. DÍAZ ROLLE

Tras el éx­ta­sis con Ramms­tein el vier­nes, la di­ver­sión y la mú­si­ca con­ti­nua­ron en el Re­su­rrec­tion Fest. Y aun­que el lis­tón es­ta­ba bien al­to con la in­ter­ven­ción de los ale­ma­nes, al igual que con Anth­rax o Se­pul­tu­ra an­tes, los trein­ta gru­pos de ayer su­pie­ron ha­cer del úl­ti­mo día de fes­ti­val otra jor­na­da gran­de.

Los ca­li­for­nia­nos Ran­cid, re­fe­ren­tes del ska y el punk, die­ron for­ma a la úl­ti­ma gran fies­ta del Re­su 2017. El su­yo fue el con­cier­to es­tre­lla del sá­ba­do. Más de 25.000 fans se vol­vie­ron lo­cos y vi­bra­ron con su in­con­fun­di­ble e irre­ve­ren­te so­ni­do. En el es­ce­na­rio prin­ci­pal del re­cin­to de Vi­vei­ro se agol­pó de nue­vo, co­mo en los días an­te­rio­res, una ma­rea ne­gra de re­sus que dis­fru­tó gra­cias a la mú­si­ca de Tim Arms­trong, quien no de­jó de ani­mar a los fans con sus ca­ñe­ras can­cio­nes du­ran­te una ho­ra y cuar­to.

No no­tó el pú­bli­co el can­san­cio de los días pre­vios. «Ya ha­brá tiem­po de des­can­sar cuan­do aca­be es­to», de­cía uno de los asis­ten­tes que des­de pri­me­ra ho­ra, cuan­do a las 16.30 se abría el es­ce­na­rio prin­ci­pal, ya se agol­pa­ban en lar­gas co­las. De nue­vo, lle­gar a la pri­me­ra fi­la pa­ra ver de cer­ca a los ar­tis­tas e in­clu­so in­ten­tar ha­cer­se con al­gún re­ga­lo en for­ma de púa fue más que cos­to­so. Pe­ro me­re­ció la pe­na es­tar allí pa­ra con­cier­ta­zos co­mo los de Arch Enemy. Con su death me­tal me­ló­di­co, los sue­cos se co­ro­na­ron en­tre los gran- des triun­fa­do­res del día gra­cias a una co­ne­xión úni­ca e ín­ti­ma con el pú­bli­co. Tam­bién triun­fó el me­tal pro­gre­si­vo de los ame­ri­ca­nos Mas­to­don, con «mu­cha tra­lla e in­creí­bles so­los de gui­ta­rra», va­lo­ra­ba un asis­ten­te. Fue­ron los gran­des con­cier­tos an­tes del des­em­bar­co de Ran­cid.

Mien­tras, Sa­ba­ton ya pre­pa­ra­ba sus tan­ques pa­ra, a par­tir de la una de la ma­dru­ga­da, lan­zar la úl­ti­ma ba­la des­de el es­ce­na­rio prin­ci­pal del Re­su­rrec­tion Fest 2017. La ban­da sue­ca de me­tal pro­gre­si­vo, ca­rac­te­ri­za­da por su es­té­ti­ca mi­li­tar, era otra de las más es­pe­ra­das en la jor­na­da de­fi­ni­ti­va del fes­ti­val.

Los sue­cos li­de­ra­ban las ac­tua­cio­nes de ma­dru­ga­da, en­tre las que se con­ta­ban otras muy a te­ner en cuen­ta has­ta que a las 3.50 se ce­rra­se el re­cin­to y se die­se por ter­mi­na­da la duo­dé­ci­ma edi­ción del Re­su­rrec­tion Fest, la más mul­ti­tu­di­na­ria y exi­to­sa has­ta el mo­men­to. Es­ti­los pa­ra to­dos los gus­tos, co­mo los de Ag­nos­tic Front, Tal­co, Obi­tuary o Por­co Bravo, plan­tea­ban ano­che pa­ra que el pú­bli­co pu­die­se dar­le una des­pe­di­da de al­tu­ra.

A lo lar­go de la jor­na­da de hoy los re­sus irán vol­vien­do a ca­sa tras unos días —una se­ma­na al com­ple­to, en al­gu­nos ca­sos— que no ol­vi­da­rán y en los que co­mo ca­da año vol­vie­ron a te­ñir Vi­vei­ro de ne­gro.

El Re­su­rrec­tion Fest ofre­ció un to­tal de cin­cuen­ta ho­ras pa­ra cien con­cier­tos du­ran­te cua­tro días. Pa­ra ellos, se­gún las es­ti­ma­cio­nes de la or­ga­ni­za­ción, se ven­die­ron 90.000 en­tra­das a per­so­nas lle­ga­das des­de cua­ren­ta paí­ses de to­do el mun­do.

XAIME F. RAMALLAL

Ran­cid, re­fe­ren­tes del «ska» y el punk, pro­ta­go­ni­za­ron la úl­ti­ma gran fies­ta del fes­ti­val.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.