El Fes­ti­folk Cos­ta da Mor­te afian­za la fuer­za y el po­der gai­tei­ro

La ban­da es­co­ce­sa Ca­per­cai­llie ce­rró un encuentro pro­mo­vi­do por La Voz en Car­ba­llo pa­ra exal­tar la ri­que­za de la mú­si­ca tra­di­cio­nal

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - PA­TRI­CIA BLAN­CO

Do­nald Shaw, miem­bro fun­da­dor de Ca­per­cai­llie, ban­da es­co­ce­sa re­fe­ren­te de la mú­si­ca cel­ta y con más de 30 años de his­to­ria, de­cía ayer que las opor­tu­ni­da­des se mul­ti­pli­can cuan­do el pú­bli­co per­ci­be los sen­ti­mien­tos y se da cuen­ta del po­der que tie­ne la mú­si­ca en nues­tras vi­das. Más de cien gai­tei­ros lle­ga­dos de dis­tin­tos pun­tos de la Cos­ta da Mor­te lo cons­ta­ta­ron en Car­ba­llo du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción en el Fes­ti­folk. Fue­ron ca­pa­ces de con­gre­gar a cen­te­na­res y cen­te­na­res de per­so­nas a su pa­so, de sa­car­los de sus ca­sas, de le­van­tar­los de sus si­llas, de mo­ver­los a la ven­ta­na y de que la mú­si­ca tra­di­cio­nal en­tra­se di­rec­ta al co­ra­zón pa­ra des­pués mo­ver sus pies.

Pa­ra ello no hay más ex­pli­ca­ción que el sen­ti­mien­to que arras­tra la gai­ta, la co­ne­xión de un len­gua­je mu­si­cal que es el mis­mo en los pe­que­ños gru­pos que en las gran­des ban­das, ya sean O Son do Cas­tro (Cabana), Lem­bran­zas de Ber­gan­ti­ños (Car­ba­llo), In­llar de O Cou­to (Pon­te­ce­so), Adro (Baio), Tru­bis­qui­ñas (Vi­mian­zo), Pe­ta For­te (A Pe­rei­ri­ña, Cee), Cas­tro-Me­da (Zas), Fa­rra­pos de Ce­su­llas (Cabana), Xa­ca­ran­dai­na (A Co­ru­ña) o Ca­per­cai­lle (Es­co­cia), gru­po que se en­car­gó de ce­rrar la ve­la­da. Ha­blan el mis­mo idio­ma, aun­que sea con di­fe­ren­tes acen­tos. Al­go uni­ver­sal. «¡Co­mo nos vai gus­tar is­to!»: la res­pues­ta del pú­bli­co fue cla­ra y el aplau­so uná­ni­me cun­do los gai­tei­ros en­tra­ron en la Pra­za des­pués de re­co­rrer cén­tri­cas ca­lles de Car­ba­llo.

La ter­ce­ra edi­ción del Fes­ti­folk Cos­ta da Mor­te, pro­mo­vi­do por La Voz de Ga­li­cia y el Con­ce­llo de Car­ba­llo, con el apo­yo de la Fun­da­ción Luis Cal­vo Sanz, afian­zó ayer la fuer­za y el fu­tu­ro del po­der gai­tei­ro. Ellos le pu­sie­ron una ban­da so­no­ra pro­pia, de raíz, a una co­mar­ca que ca­da vez es­tá más vi­va, la Cos­ta da Mor­te.

El Fes­ti­folk na­ció co­mo una exal­ta­ción de la mú­si­ca tra­di­cio­nal y, par­ti­cu­lar­men­te, de la gai­ta. Una ma­ni­fes­ta­ción de que hay al­go que une a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes —co­mo los in­te­gran­tes de Druí­das da Rol­da o de Vin­ten­baio, que se en­car­ga­ron de la se­sión ver­mú ves­per­ti­na— con aque­llas que ya pue­den pre­su­mir de ve­te­ra­nía, co­mo al­gu­nos de los to­ca­do­res, que an­da por los «70 e pou­qui­ño» e in­clu­so más, o co­mo los car­ba­lle­ses Eva­ris­to Váz­quez y Jo­sé Lis­ta, que ayer fue­ron ho­me­na­jea­dos por tan­tos años siendo guar­dia­nes de la mú­si­ca tra­di­cio­nal. Fra­guó el es­pí­ri­tu de encuentro. La lla­ma­da al fu­tu­ro sue­na a gai­ta en Car­ba­llo.

BASILIO BE­LLO

La ban­da es­co­ce­sa Ca­per­cai­llie ce­rró ano­che el Fes­ti­folk Cos­ta da Mor­te en Car­ba­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.