Re­fres­can­te pa­sa­da de ros­ca

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - MI­GUEL AN­XO FER­NÁN­DEZ

Del guio­nis­ta y di­rec­tor bri­tá­ni­co Ed­gar Wright co­no­ce­mos su in­te­rés por trans­gre­dir el ci­ne de gé­ne­ro en Zom­bies party (2004), Ar­ma fa­tal (2007) y Scott Pil­grim con­tra el mun­do (2010), en­tre otros. Des­de en­ton­ces, a una de­pu­ra­ción de es­ti­lo en cuan­to a for­ma y rit­mo aña­de ma­yor su­ti­le­za y con­ten­ción en la pa­ro­dia, co­mo es el ca­so de Baby Driver, que de en­tra­da apa­ren­ta otra ca­ra­lla­da más pa­ra el ve­rano, sen­sa­ción po­ten­cia­da por un trái­ler ca­ñe­ro con fuer­te olor a rue­da que­ma­da y rui­do­sa re­frie­ga ba­lís­ti­ca. Y aun­que de eso hay mu­cho, tam­bién hay un cla­ro in­ten­to de re­vol­car a las pe­lí­cu­las de atra­cos des­ma­dra­dos, con un driver que se las sa­be to­das, en es­te ca­so aña­dien­do la sin­gu­la­ri­dad de mo­ver­se a im­pul­sos de la mú­si­ca que es­cu­cha en su iPod y que sir­ve a Wright pa­ra des­ple­gar un ca­tá­lo­go de rock, pop o funky, en fin, con Queen, Ja­mes Brown, T-Rex, The Com­mo­do­res y otros va­rios. En eso ra­di­ca una de sus vir­tu­des, la de in­te­grar la mú­si­ca co­mo par­te de la ac­ción.

Los ries­gos de to­mar­se a bro­ma las con­ven­cio­nes sue­len de­ri­var en tó­pi­cos y ca­ri­ca­tu­ras. Tan­to en ac­ti­tu­des co­mo en diá­lo­gos, al­go que aquí se no­ta me­jor cui­da­do en el di­se­ño de per­so­na­jes. El pa­pel de Spa­cey es pu­ro de­li­rio, fren­te al lí­mi­te al que lle­gan los ves­ti­dos por Foxx —apo­da­do Lo­co— y Hamm, an­ta­ño bró­ker y aho­ra uno de esos vi­lla­nos a los que les caen to­das y de to­do y si­guen co­lean­do has­ta la tra­ca fi­nal. La in­clu­sión de un crío usa­do co­mo ce­bo en la ofi­ci­na pos­tal es des­ter­ni­llan­te. Aña­da­mos las se­cuen­cias de per­se­cu­cio­nes y de ti­ro­teos ur­ba­nos, dos mo­da­li­da­des que pro­vo­ca­rían có­li­cos a los clá­si­cos de la ac­ción en Holly­wood. Bien ro­da­das, sin du­da. Tam­bién rui­do­sas, ya que el Dolby At­mos en las sa­las es­tá pa­ra ser amor­ti­za­do. Fi­nal­men­te, una his­to­ria de amor, la es­po­le­ta que des­me­le­na la trama. Obra maes­tra no es, pe­ro tie­ne gra­cia ve­ra­nie­ga. In­clu­so Wright lo­gra que las con­ven­cio­nes sean al­go me­nos. La es­tre­lla de la fran­qui­cia Di­ver­gen­te, An­sel El­gort, pi­de a gri­tos ma­yor pe­ri­cia dra­má­ti­ca, aun­que pa­ra­pe­tar­lo ba­jo unas ga­fas de sol qui­zá sea otro sín­to­ma de cáus­ti­ca in­te­li­gen­cia por par­te de Wright.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.