El fis­cal

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Galicia - Fer­nan­da Ta­ba­rés

Pa­ra la­men­tar que los jue­ces no ha­bla­sen ga­lle­go se con­ta­ba un in­ci­den­te du­ran­te un in­te­rro­ga­to­rio en una sa­la de vis­tas. A la pre­gun­ta «¿Co­no­cía us­ted los lí­mi­tes de su fin­ca?», el ve­cino con­tes­ta­ba con un re­suel­to «Ho­me, non!» que un juez me­se­ta­rio en­ten­día co­mo un ro­tun­do no. Y a la pre­gun­ta, «¿En­tra­ba a dia­rio en los lí­mi­tes de la fin­ca de su ve­cino?», el juz­ga­do con­tes­ta­ba con un in­dig­na­do «Ho­me, si!» que de nue­vo era con­si­de­ra­do con el sig­ni­fi­ca­do equi­vo­ca­do y tras­la­da­do al ac­ta co­mo si hu­bie­se si­do un sí cuan­do es­ta­ba cla­ro que era un gran no. El re­la­to apu­ra­ba un pro­ce­so me­nor pe­ro da­ba idea de la des­con­fian­za que la Jus­ti­cia ins­pi­ra­ba a ciu­da­da­nos que en­tra­ban a una sa­la de vis­tas con los tem­blo­res pre­vios al sa­cri­fi­cio y que te­mían que cual­quier co­sa ma­la po­día su­ce­der­les en un lu­gar que pro­yec­ta­ba la dis­tan­cia que se man­tie­ne con lo que nos im­por­ta po­co.

A esa aje­ni­dad han ayu­da­do tam­bién esas sen­ten­cias de jue­ces reac­cio­na­rios que lle­ga­ron a jus­ti­fi­car vio­la­cio­nes por el ta­ma­ño de la fal­da y al­gu­nas con­clu­sio­nes de la más al­ta cu­ria que en pleno ba­jo­na­zo de la crisis ad­mi­tie­ron que las le­yes es­ta­ban pen­sa­das pa­ra con­de­nar al ro­ba­ga­lli­nas y no al gran de­frau­da­dor. Co­mo en tiem­pos del Lu­te.

Qui­zás por eso han si­do tan emo­cio­nan­tes las lá­gri­mas del fis­cal Ale­jan­dro Pa­zos, in­ca­paz de ha­blar an­te el ho­rror en es­ta­do pu­ro, sin mi­rar a ese pa­dre de Mo­ra­ña que ase­si­nó a sus dos hi­jas pe­que­ñas y que no es­tá lo­co, por­que eso nos hu­bie­se ali­via­do, nos hu­bie­se per­mi­ti­do en­ten­der al­go de su sal­va­ja­da, sus hi­jas im­plo­rán­do­le que no las ma­ta­ra y él pro­ce­dien­do con su ra­dial. Pa­zos se que­bró con las ma­nos ta­pán­do­se la ca­ra co­mo si re­pre­sen­ta­ra la de­sola­ción que nos em­bar­ga al ave­ri­guar en qué nos po­de­mos con­ver­tir, qué ti­po de co­si­tas es ca­paz de ha­cer la es­pe­cie hu­ma­na. Las lá­gri­mas de fis­cal le hi­cie­ron mu­cho bien a la Jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.