«Es­toy sa­tis­fe­cho por con­tri­buir a re­cu­pe­rar la esen­cia del Gran Prix»

El res­pon­sa­ble ex­pli­ca que la en­ti­dad se­gui­rá tra­ba­jan­do pa­ra que la fies­ta sea de­cla­ra­da de in­te­rés tu­rís­ti­co na­cio­nal

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-muros-noia - J. M. SANDE

Idea­da co­mo una ré­pli­ca de las com­pe­ti­cio­nes de co­ches de ve­lo­ci­dad, el Gran Prix de Carrilanas de Es­tei­ro, que el pró­xi­mo fin de se­ma­na lle­ga­rá a su tri­gé­si­ma edi­ción, es una fies­ta que com­bi­na la pers­pi­ca­cia y ha­bi­li­dad de los par­ti­ci­pan­tes a la ho­ra de di­se­ñar sus bó­li­dos con la emo­ción de los es­pec­ta­do­res que pre­sen­cian el siem­pre úni­co des­cen­so por la cuesta de O Maio.

A lo lar­go de es­tos años, di­ver­sos acon­te­ci­mien­tos pu­sie­ron en ja­que la con­ti­nui­dad de la prue­ba. Sin em­bar­go, el es­fuer­zo co­lec­ti­vo por su­pe­rar los peo­res mo­men­tos ha he­cho que me­jo­re sin per­der su esen­cia. Des­de ha­ce nue­ve años, Da­vid Fer­nán­dez es­tá al fren­te del co­lec­ti­vo or­ga­ni­za­dor.

—¿Cuán­do co­men­zó a in­tere­sar­se por las com­pe­ti­cio­nes de carrilanas?

—Yo, co­mo to­dos los ni­ños de Es- tei­ro, so­ña­ba con que al­gún día me de­ja­sen ba­jar en ca­rri­la­na. De­bía ser muy ter­co o muy per­sua­si­vo, por­que con so­lo 6 años hi­ce mi pri­me­ra ba­ja­da. Fue en una de Ge­ren­te, aun­que el pi­lo­to era mi pa­dre. Des­de aquel mo­men­to me con­ver­tí en un asi­duo. Iba siem­pre con mi pa­dre, has­ta que fui ma­yor de edad y em­pe­cé a tri­pu­lar tron­co­mó­vi­les con otros chi­cos.

—¿Qué le lle­vó a con­ver­tir­se de com­pe­ti­dor a di­rec­ti­vo de la So­cie­dad Cul­tu­ral de Carrilanas?

—Las per­so­nas que es­ta­ban al fren­te de la or­ga­ni­za­ción te­mie­ron por el fin de la prue­ba. Los pro­ble­mas les su­pe­ra­ban, pe­ro no desis­tie­ron y con­ven­cie­ron a un gru­po de jó­ve­nes asi­duos a la ca­rre­ra pa­ra que to­ma­ran el re­le­vo. En­tre ellos es­ta­ba yo. Cons­ti­tui­mos una di­rec­ti­va y me pro­pu­sie­ron co­mo pre­si­den­te. Acep­té, siem­pre que to­dos co­la­bo­ra­sen, so­lo por aquel año, pe­ro ya lle­vo nue­ve en el car­go.

—De su lar­go pe­río­do al fren­te, ¿qué des­ta­ca­ría?

—Es­toy or­gu­llo­so y sa­tis­fe­cho por con­tri­buir a re­cu­pe­rar la esen­cia del Gran Prix y de su po­pu­la­ri­dad. Con­ten­to de que vuel­va a ser uno de los prin­ci­pa­les re­cla­mos tu­rís­ti­cos de la co­mar­ca y de que to­do el pue­blo si­ga co­la­bo­ran­do con en­tu­sias­mo.

—¿Des­ta­ca­ría al­gún he­cho pun­tual de su ges­tión?

—La ca­rre­ra es fies­ta de in­te­rés tu­rís­ti­co ga­lle­go y lle­va­mos tiem­po lu­chan­do pa­ra que sea de­cla­ra­da de in­te­rés tu­rís­ti­co na­cio­nal. Cuan­do pa­re­ce que va­mos a con­se­guir­lo sur­gen nue­vas tra­bas, pe­ro no va­mos a desis­tir en nues­tro em­pe­ño. Ade­más, con­si­de­ro esen­cial el re­co­no­ci­mien­to po­pu­lar que es­te año se le hi­zo a Ge­ren­te, así co­mo la in­cor­po­ra­ción a es­ta edi­ción de un gran con­cier­to. Tam­bién el he­cho de que la prue­ba se ha­ya pre­sen­ta­do en la ca­pi­tal de Ga­li­cia. Asi­mis­mo, con­ti­nua­mos apos­tan­do por la se­gu­ri­dad en la ca­rre­ra. Por es­te mo­ti­vo, he­mos in­clui­do nue­vas me­di­das de pro­tec­ción y el va­lla­do de to­do el cir­cui­to.

—Lo más no­ve­do­so es el fes­ti­val, ¿a qué se de­be la rea­li­za­ción de es­ta pro­pues­ta mu­si­cal?

—Lo que co­men­zó co­mo el Gran Prix se ha con­ver­ti­do ya en la fies­ta de las carrilanas. Man­te­ne­mos las prue­bas de la ca­rre­ra, con en­tre­na­mien­tos el vier­nes, la po­le po­si­tion el sá­ba­do y las se­ries de ba­ja­das del do­min­go por la ca­rre­te­ra de O Maio, pe­ro de­ci­di­mos in­cre­men­tar la ofer­ta con un con­cier­to po­pu­lar y gra­tui­to, que ten­drá lu­gar la no­che del sá­ba­do. Ha­ce­mos coin­ci­dir a al­guien re­pre­sen­ta­ti­vo de la mú­si­ca a ni­vel ga­lle­go, co­mo Ses, con otras ac­tua­cio­nes de es­ti­los di­fe­ren­tes. Tam­bién que­re­mos po­ten­ciar a las for­ma­cio­nes lo­ca­les, por eso in­clui­mos a Ter­bu­ta­li­na en el pro­gra­ma.

—¿Dis­po­ne Es­tei­ro de la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra aten­der a los vi­si­tan­tes?

—En las con­cen­tra­cio­nes ma­si­vas de gen­te nun­ca hay me­dios su­fi­cien­tes. En Es­tei­ro te­ne­mos bue­nos lo­ca­les de hos­te­le­ría y la or­ga­ni­za­ción pon­drá a dis­po­si­ción de los in­tere­sa­dos un lu­gar de acam­pa­da pú­bli­ca en el polideportivo. Ade­más, las bue­nas co­mu­ni­ca­cio­nes con O Frei­xo y con los pue­blos del tér­mino ofre­cen un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des de alo­ja­mien­to y res­tau­ra­ción que, se­gu­ro, sa­tis­fa­rán a to­dos.

SANDE

Fer­nán­dez des­ta­ca la in­cor­po­ra­ción de me­di­das de se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.