La úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pa­ra el Mon­te do Go­zo: pis­ci­nas pa­ra los pe­re­gri­nos

El ma­cro­com­ple­jo pa­ra pe­re­gri­nos, que lan­gui­de­ció al rit­mo que des­pun­ta­ba el Ca­mino, bus­ca una nue­va opor­tu­ni­dad

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - JUAN CAPEÁNS

El fias­co del Mon­te do Go­zo, el ma­cro­com­ple­jo pa­ra aco­ger pe­re­gri­nos al fi­nal del Ca­mino Fran­cés que se pro­mo­vió a prin­ci­pios de los años no­ven­ta, es­tá sus­ten­ta­do so­bre una gran ver­dad im­pre­vi­si­ble y una men­ti­ra pia­do­sa. Na­die, ni el más op­ti­mis­ta, tu­vo la cla­ri­vi­den­cia del con­se­llei­ro Jo­sé Ma­nuel Váz­quez Por­to­me­ñe (PP) pa­ra au­gu­rar que el Ca­mino de San­tia­go iba a co­se­char un éxi­to sos­te­ni­do y des­bor­dan­te, co­mo se cer­ti­fi­ca aho­ra ca­da año. Tam­po­co na­die se cre­yó del to­do que en las Jor­na­das Mun­dia­les de la Ju­ven­tud de 1989 se hu­bie­ran jun­ta­do en aquel mon­te pe­la­do con las pri­me­ras vistas de las to­rres de la Ca­te­dral me­dio mi­llón de per­so­nas pa­ra re­ci­bir al pa­pa Juan Pa­blo II. Fue una ci­fra des­me­di­da que ca­ló en el ima­gi­na­rio y que na­die qui­so des­men­tir, pe­ro en cier­ta for­ma jus­ti­fi­có la cons­truc­ción de un com­ple­jo des­co­mu­nal en di­men­sio­nes y en ci­fras: 24 mi­llo­nes de eu­ros de pre­su­pues­to, 50 hec­tá­reas de su­per­fi­cie, un ho­tel, un cám­ping, co­me­do­res, un lago, un au­di­to­rio pa­ra 45.000 per­so­nas y 28 ba­rra­co­nes su­pues­ta­men­te fun­cio­na­les pa­ra des­ple­gar 1.414 li­te­ras.

To­do gran­de, to­do cu­tre. To­do era can­ti­dad, na­da ca­li­dad, cues­tión que fue de­ter­mi­nan­te pa­ra el pau­la­tino fra­ca­so de una con­ce­sión que aban­de­ró la em­pre­sa ca­ta­la­na Ho­tu­sa, que ad­vir­tió de los pro­ble­mas pa­ra ex­plo­tar el re­cin­to des­de el prin­ci­pio y que, qui­zás por de­sen­can­to o le­ja­nía, nun­ca se im­pli­có a fon­do en el pro­yec­to. Aguan­tó 22 ve­ra­nos, la ma­yo­ría bas­tan­te tris­tes y sin ape­nas ac­ti­vi­dad, y ti­ró la toa­lla en el 2015, dos años an­tes de tiem­po. Aque­llo no da­ba más de sí.

El Mon­te do Go­zo vi­vió por los im­pul­sos de los años san­tos, pe­ro al­gu­nas de sus ins­ta­la­cio­nes, co­mo el au­di­to­rio, lle­ga­ron a pa­sar has­ta seis años sin abrir­se por la di­fi­cul­tad que en­tra­ña­ba or­ga­ni­zar allí ma­cro­con­cier­tos, que ade­más so­na­ban de pe­na por­que el vien­to so­pla­ba siem­pre en con­tra. De la nó­mi­na de ar­tis­tas que to­ca­ron allí, Bru­ce Springs­teen —en dos oca­sio­nes— fue el que más se acer­có al éx­ta­sis que se vi­vió con el pa­pa po­la­co.

Dos vi­lal­be­ses inau­gu­ra­ron el re­cin­to el 16 de abril de 1993: el pre­si­den­te Fra­ga y el ar­zo­bis­po Rou­co Va­re­la tu­vie­ron que abrir- se pa­so en­tre las pro­tes­tas de los ve­ci­nos ex­pro­pia­dos has­ta pro­cla­mar que es­ta­ban «en la antesala de los pe­re­gri­nos del mun­do». Lo cier­to es que los 176.000 ca­mi­nan­tes que lle­gan por el Ca­mino Fran­cés ig­no­ran un com­ple­jo que tie­ne los mis­mos malos ac­ce­sos que el día de su aper­tu­ra. Y los 100.000 que aso­man por Com­pos­te­la por el res­to de las ru­tas ja­co­beas no tie­nen nin­gún in­te­rés en ha­cer vi­da en un lu­gar más bien mo­ri­bun­do y ale­ja­do, cuan­do en el cen­tro de San­tia­go exis­te aho­ra una plan­ta ho­te­le­ra de lu­jo y de chan­clas, con en­can­to o pa­ra sa­lir del pa­so, pe­ro siem- pre a un pre­cio bas­tan­te ase­qui­ble. El uso ciu­da­dano tam­po­co cua­jó, y a día de hoy son mu­chos los com­pos­te­la­nos que no han pi­sa­do to­da­vía el Mon­te do Go­zo por un mo­ti­vo bas­tan­te con­vin­cen­te: no hay na­da que ha­cer. Ni si­quie­ra cua­jó co­mo re­si­den­cia de es­tu­dian­tes. Un desas­tre.

A por una nue­va con­ce­sión

Fra­ga, que en su eta­pa de mi­nis­tro inau­gu­ró al­gu­nos de los me­jo­res pa­ra­do­res de Es­pa­ña, pin­chó en su que­ri­do San­tia­go. La Xun­ta se hi­zo car­go en el 2015 de un mon­te con la ve­ge­ta­ción desata­da y con va­rias ins­ta­la­cio­nes que re­quie­ren al­go más que una mano de pin­tu­ra, pe­ro que tie­nen cier­ta uti­li­dad si se in­su­fla di­ne­ro.

La pri­me­ra pa­la­da pa­ra des­en­te­rrar el Mon­te do Go­zo ha cos­ta­do 330.000 eu­ros, y ha per­mi­ti­do crear unas pis­ci­nas de uso pú­bli­co so­bre el lago que co­ro­na­ba el au­di­to­rio, con­ver­ti­do aho­ra en so­la­rio. Y po­co más va a des­em­bol­sar la Xun­ta, por­que el si­guien­te pa­so, en mar­cha, es­tá sien­do la con­tra­ta­ción del ser­vi­cio pa­ra la ex­plo­ta­ción de to­do el com­ple­jo de alo­ja­mien­to y de las zo­nas de ba­ño. La nue­va fir­ma que ga­ne el con­cur­so —pa­ra diez años con op­ción a cin­co más— ten­drá que ha­cer­se car­go de la re­no­va­ción de los pa­be­llo­nes, el cen­tro de re­cep­ción, el restaurante y la ca­fe­te­ría, y su­fra­ga­rá las me­jo­ras de las edi­fi­ca­cio­nes y la ur­ba­ni­za­ción, así co­mo el man­te­ni­mien­to, la vi­gi­lan­cia y la lim­pie­za. Un con­tra­to am­plio cu­yo me­jor aval es el pa­so a dia­rio de mi­les de vi­si­tan­tes, al­gu­nos ilus­tres co­mo Mick Jag­ger, de los Ro­lling Sto­nes, que en 1999 di­jo: «Ho­la, San­tia­go. Boas noi­tes, Ga­li­cia. Se es­tá muy bien aquí». Otra ver­dad a me­dias.

Los pe­re­gri­nos, los ve­ci­nos de San­tia­go y los uni­ver­si­ta­rios le die­ron siem­pre la es­pal­da al com­ple­jo

XOÁN A. SO­LER, Á. BA­LLES­TE­ROS

Las nue­vas pis­ci­nas (foto su­pe­rior) quie­ren ser un gan­cho pa­ra los mi­les de pe­re­gri­nos (foto cen­tral) que ca­da día pa­san fren­te al com­ple­jo del Mon­te do Go­zo, que pre­ten­de con­ver­tir­se en es­ta nue­va eta­pa en al­go más que un re­cin­to pa­ra gran­des con­cier­tos co­mo el que Bru­ce Springs­teen ofre­ció en el 2009 (ima­gen in­fe­rior).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.