He­ri­da en la ca­be­za que hu­bie­ra cu­ra­do si no hu­bie­ra tar­da­do la ayu­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia -

El he­cho de que Iván P. P. tar­da­ra des­de las on­ce de la ma­ña­na del jue­ves (ho­ra a la que pa­re­ce que ya ha­bía agre­di­do a la ni­ña) has­ta las cua­tro de la tar­de en lla­mar a la am­bu­lan­cia hi­zo que Naia­ra en­tra­ra en pa­ra­da car­dio­rres­pi­ra­to­ria. Cuan­do lle­ga­ron a las cua­tro de la tar­de, los ser­vi­cios de emer­gen­cia hi­cie­ron to­do lo po­si­ble pa­ra de­vol­ver­le las cons­tan­tes vi­ta­les y lo con­si­guie­ron, y por eso lle­gó al Hos­pi­tal de Za­ra­go­za. Pe­ro te­nía una gran he­ri­da y un he­ma­to­ma en el ce­re­bro que fi­nal­men­te hi­cie­ron que ya no pu­die­ran ope­rar­la con éxi­to en la ma­dru­ga­da del vier­nes, y por eso fa­lle­ció. La au­top­sia re­ve­ló que, si el agre­sor hu­bie­se lla­ma­do cuan­do le pro­du­jo las he­ri­das, la ni­ña ha­bría te­ni­do más po­si­bi­li­da­des de sal­var­se.

Es­te com­por­ta­mien­to tan ma­ca­bro de es­te guar­dia de se­gu­ri­dad hi­jo de lu­cen­ses lle­va ca­mino de con­ver­tir­se en un cri­men en el que ade­más de cul­par­le de la muer­te le pue­den apli­car agra­van­tes de tor­tu­ra con en­sa­ña­mien­to y de­ne­ga­ción de au­xi­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.