Cam­bio cli­má­ti­co y li­bre mer­ca­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - ALBINO PRA­DA

Una de las prin­ci­pa­les paradojas de la úl­ti­ma cumbre del G20 fue la si­mul­tá­nea de­fen­sa del acuer­do de Pa­rís del 2015, pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes de CO que es­tán en el ori­gen 2 del cam­bio cli­má­ti­co que ve­ni­mos ali­men­tan­do en los úl­ti­mos dos­cien­tos años a cau­sa del uso in­ten­si­vo de com­bus­ti­bles fó­si­les (car­bón, pe­tró­leo, gas, et­cé­te­ra), y la de­fen­sa de una glo­ba­li­za­ción re­gi­da por los mer­ca­dos li­bres. Pa­ra­do­ja más allá de las fun­da­men­ta­das crí­ti­cas que en su día se hi­cie­ron al ci­ta­do acuer­do de ser un pa­pel mo­ja­do (por ejem­plo, por Ja­mes Han­sen, de la NASA, en The Guar­dian, di­ciem­bre del 2015).

Di­go es­to por­que el coor­di­na­dor del me­jor do­cu­men­to eco­nó­mi­co que co­noz­co so­bre cam­bio cli­má­ti­co (el co­no­ci­do co­mo in­for­me Stern) con­clu­ye ta­xa­ti­va­men­te que, a su jui­cio, el cam­bio cli­má­ti­co de­be con­si­de­rar­se el ma­yor fra­ca­so de la eco­no­mía de mer­ca­do ja­más vis­to en el mun­do (véa­se: www.stern­re­view.org.uk).

Es por eso que propone una fis­ca­li­dad am­bien­tal glo­bal, po­lí­ti­cas pú­bli­cas de apo­yo a las ener­gías re­no­va­bles y nor­mas mí­ni­mas de obli­ga­do cum­pli­mien­to a ni­vel glo­bal en dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas y de con­su­mo. Tres pa­tas que se con­ju­gan muy mal con el reino ab­so­lu­to de los li­bres mer­ca­dos que anun­cian los ca­te­quis­tas de la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral. De ma­ne­ra que si el acuer­do no fue­se un pa­pel mo­ja­do di­fí­cil­men­te po­dría con­vi­vir con los li­bres mer­ca­dos.

Pe­ro más allá de es­ta es­pi­no­sa cues­tión, y cir­cuns­cri­bién­do­nos a la Unión Eu­ro­pea, me in­tere­sa ca­rac­te­ri­zar a Ale­ma­nia y Fran­cia. Pues son dos eco­no­mías eu­ro­peas de­ter­mi­nan­tes que tran­si­tan por sen­das muy dis­tan­tes (no veo yo aquí el eje fran­co-ale­mán) en su par­ti­cu­lar en­fo­que de có­mo en­fren­tar­se y re­du­cir las emi­sio­nes que son cau­sa de un cam­bio cli­má­ti­co que amenaza, na­da me­nos, a la vi­da en el pla­ne­ta tal co­mo hoy la co­no­ce­mos.

Di­ga­mos que Ale­ma­nia ac­túa, por for­tu­na, co­mo un afa­no­so an­ti­sis­te­ma, mien­tras que Fran­cia hace que el re­me­dio sea peor que la en­fer­me­dad. Ale­ma­nia re­du­ce sus emi­sio­nes con ca­da vez me­nor apor­te de ener­gía nu­clear y ma­yor de re­no­va­bles, Fran­cia no lo con­si­gue, a pe­sar de ser cam­peo­na mun­dial de apor­te nu­clear.

Vea­mos có­mo evo­lu­cio­nan sus emi­sio­nes y a qué se de­be. Se­gún Eu­ros­tat (año ba­se 1990=100, la me­dia eu­ro­pea ca­yó a 78 en el 2015), Ale­ma­nia las re­du­jo a 73 mien­tras que Fran­cia so­lo lo hi­zo has­ta 85. En Es­pa­ña va­mos por li­bre, con 119.

El éxi­to ale­mán es do­ble­men­te va­lio­so por­que des­de el 2006 han re­du­ci­do a la mi­tad la elec­tri­ci­dad ge­ne­ra­da con ener­gía nu­clear, mien­tras que Fran­cia si­gue ge­ne­ran­do la mis­ma nu­clear: cin­co ve­ces más que Ale­ma­nia y, ella so­la, la mi­tad de to­da la nu­clear eu­ro­pea. Pe­ro, ade­más, Ale­ma­nia ya ge­ne­ra 31 de ca­da cien ki­lo­va­tios con re­no­va­bles, mien­tras que Fran­cia so­lo lle­ga a 19 de ca­da cien. Me­nos emi­sio­nes, con la mi­tad de nu­clear y cre­cien­do en re­no­va­bles.

To­do un buen desem­pe­ño el ale­mán. Con­se­gui­do con una de­ci­si­va y ade­cua­da in­ter­ven­ción pú­bli­ca. Me­jo­ran­do así el cli­ma glo­bal… Y sin ha­cer, dí­ga­se o no, mu­cho ca­so al li­bre mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.