De­ma­sia­dos dis­cur­sis­tas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

QUE­RI­DO MUN­DO CAR­LOS G. REIGOSA

Nues­tro es­ce­na­rio po­lí­ti­co (y en ge­ne­ral to­da nues­tra so­cie­dad) se ha ido lle­nan­do de dis­cur­sis­tas, es de­cir, de per­so­nas que ha­cen dis­cur­sos sin ne­ce­si­dad, por el sim­ple he­cho de ha­cer­los y lu­cir­se en ello. El dic­cio­na­rio de la RAE de­fi­ne con cla­ri­dad al dis­cur­sis­ta co­mo «per­so­na que for­ma dis­cur­sos por ca­vi­lo­si­dad y ocio, o pre­ten­dien­do lu­cir­se con ellos». Y, por si que­da­sen du­das, ex­pli­ca ca­vi­lo­si­dad co­mo «apren­sión in­fun­da­da, jui­cio po­co me­di­ta­do». Al­go de lo que an­da­mos so­bra­dos en Es­pa­ña, don­de dis­cur­sear se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de dia­rrea na­cio­nal.

Hay que re­co­no­cer que nues­tra so­cie­dad se es­tá po­la­ri­zan­do de un mo­do que se me fi­gu­ra in­de­sea­ble, so­bre to­do por la en­de­blez de los ar­gu­men­tos en uso. Fren­te a las afir­ma­cio­nes de unos sur­gen las res­pues­tas de otros, ca­si siem­pre sa­tu­ra­das de in­sul­tos o de des­ca­li­fi­ca­cio­nes. Por­que lo im­por­tan­te pa­re­ce que es des­au­to­ri­zar y zahe­rir al ri­val.

Pe­ro ¿quién es el ri­val? Ni se sa­be. Al­guien di­ce al­go, no im­por­ta qué, y se en­cuen­tra con un ata­que, a ve­ces ma­si­vo, por par­te de quie­nes ne­ce­si­tan des­ca­li­fi­car to­do aque­llo que no en­ca­je o que­pa en su es­tre­chez de mi­ras. De es­te mo­do, si to­ma­mos el ejem­plo de las dispu­tas en las re­des so­cia­les, se ve có­mo se pa­sa de la dis­cu­sión al in­sul­to sin nin­gún de­ba­te cabal y, por su­pues­to, sin el me­nor res­pe­to por quien ofre­ce su opi­nión o su pa­re­cer an­te cual­quier reali­dad o acon­te­ci­mien­to pró­xi­mo o le­jano.

Si hi­cié­se­mos las in­ter­pre­ta­cio­nes cabales de al­gu­nas de las fra­ses pro­nun­cia­das, por ejem­plo des­de po­co an­tes de la pa­sa­da mo­ción de cen­su­ra, ve­ría­mos con cla­ri­dad los no­bles pro­pó­si­tos que ani­man a nues­tros im­pa­ra­bles dis­cur­sis­tas. Su ob­je­ti­vo era no per­der­le la ca­ra al ad­ver­sa­rio y lu­cir­se cri­ti­can­do to­das sus po­si­cio­nes con el ma­yor en­tu­sias­mo, aun­que es­to no con­lle­va­se ne­ce­sa­ria­men­te nin­gún ri­gor ar­gu­men­tal

Es ver­dad que te­ne­mos al­gu­nos par­la­men­ta­rios bri­llan­tes, y así se de­be re­co­no­cer, pe­ro el nú­me­ro de dis­cur­sis­tas ocio­sos, que bus­can so­lo jus­ti­fi­car­se me­dian­te va­nos so­li­lo­quios lle­nos de sim­ple­zas es ca­da vez ma­yor y más in­so­por­ta­ble. Qui­zá ig­no­ran que pier­den el tiem­po in­ven­tan­do un pa­sa­do pa­ra apun­ta­lar un futuro que ni si­quie­ra in­tu­yen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.