Irak can­ta vic­to­ria en un Mo­sul en rui­nas

La cruen­ta ofen­si­va de nue­ve me­ses de­ja ca­si un mi­llón de des­pla­za­dos y mi­les de muer­tos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - RO­SA PAÍNO

Hace tres años, un clé­ri­go lla­ma­do Abu Bakr al Bag­da­di as­cen­dió a un púl­pi­to de la mez­qui­ta de Mo­sul y se di­ri­gió al mun­do co­mo lí­der de un estado te­rro­ris­ta en vas­tas zo­nas de Irak y Si­ria. El 7 de julio del 2017 que­da­rá mar­ca­do en la his­to­ria ira­quí co­mo el día en que se li­be­ró Mo­sul del yu­go del Estado Is­lá­mi­co. El pro­yec­to yiha­dis­ta de estado se des­mo­ro­na con la pér­di­da de su bas­tión ira­quí, su feu­do si­rio cer­ca­do y con un lí­der da­do por muer­to. La caí­da de Mo­sul es un du­ro gol­pe, pe­ro no el fin de la gue­rra. El po­der del EI de ate­rro­ri­zar a Orien­te Me­dio y Oc­ci­den­te si­gue in­tac­to.

El pri­mer mi­nis­tro ira­quí, el chií Hai­der al Aba­di, pi­só ayer la ciu­dad «li­be­ra­da» pa­ra de­cla­rar la vic­to­ria con­tra los yiha­dis­tas y fe­li­ci­tar a los «he­roi­cos» sol­da­dos y al pue­blo ira­quí. El anun­cio de la vic­to­ria era es­pe­ra­do des­de el sá­ba­do, cuan­do va­rios res­pon­sa­bles mi­li­ta­res ase­gu­ra­ron que el fin de los ex­tre­mis­tas era in­mi­nen­te. Los sol­da­dos ce­le­bra­ron la vic­to­ria bai­lan­do al son del himno na­cio­nal e izan­do la ban­de­ra ira­quí en la ori­lla del río Ti­gris y en la Ciu­dad Vie­ja.

Pe­ro a es­ca­sos me­tros, las fuer­zas es­pe­cia­les to­da­vía lim­pia­ban un fo­co de re­sis­ten­cia de unos cien yiha­dis­tas atra­pa­dos en una pe­que­ña área, se­gún la ca­de­na Al Ya­zi­ra. Unos trein­ta hu­ye­ron arro­ján­do­se al río an­te la in­mi­nen­te de­rro­ta, se­gún Reuters.

En el cuar­tel ge­ne­ral de la po- li­cía fe­de­ral de Mo­sul, Al Aba­di, ves­ti­do con uni­for­me mi­li­tar, dio ór­de­nes a los je­fes mi­li­ta­res pa­ra aca­bar con los de­rro­ta­dos y lim­piar de mi­nas y ex­plo­si­vos la ciu­dad de­vas­ta­da.

Cos­te hu­mano

Los nue­ve me­ses de cruen­ta ofen­si­va han de­ja­do un Mo­sul re­du­ci­do a rui­nas, mi­les de muer­tos y ca­si un mi­llón de des­pla­za­dos.

Sus ha­bi­tan­tes fue­ron los que pa­ga­ron el pre­cio más al­to. Du­ran­te más de tres años vi­vie­ron ba­jo el yu­go de un ré­gi­men que apli­có la in­ter­pre­ta­ción más ra­di­cal del is­lam. Los cris­tia­nos, tur­co­ma­nos y ya­zi­díes, mi­no­ri­ta­rios, fue­ron ex­pul­sa­dos, tor­tu­ra­dos, se­cues­tra­dos o ase­si­na­dos. Du­ran­te los lar­gos me­ses de ofen­si­va, han sido uti­li­za­dos co­mo es­cu­dos hu­ma­nos por los yiha­dis­tas o su­frie­ron da­ños co­la­te­ra­les de la ofen­si­va de la coa­li­ción.

Mo­sul, uno de los cen­tros eco­nó­mi­cos de Irak con sus re­ser­vas de pe­tró­leo y cen­tros textiles, ha que­da­do re­du­ci­da a rui­nas. Hay ba­rrios en­te­ros en don­de no ha que­da­do en pie ni una so­la ca­sa y los ser­vi­cios bá­si­cos de agua y elec­tri­ci­dad es­tán inu­ti­li­za­dos, por lo que du­ran­te mu­cho tiem­po se­rá im­po­si­ble vi­vir allí. La re­cons­truc­ción cos­ta­rá mi­les de mi­llo­nes y años, si no dé­ca­das.

El otro gran desafío es la se­gu­ri­dad y ver si el an­sia de po­der de su­níes, chiíes y kur­dos no hace fra­ca­sar la re­con­ci­lia­ción y la vi­da en es­ta ur­be du­ra­men­te cas­ti­ga­da des­de la in­va­sión es­ta­dou­ni­den­se del 2003.

ALAA AL MARJANI REUTERS

Miem­bros de las uni­da­des de éli­te CTS ce­le­bran las li­be­ra­ción de Mo­sul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.