Ga­na Bot­tas pe­ro son­ríe Vet­tel

Con su se­gun­do pues­to, el de Fe­rra­ri se es­ca­pa a 20 pun­tos en el li­de­ra­to

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Deportes - DA­VID SÁN­CHEZ DE CAS­TRO

En Mer­ce­des la idea era cla­ra: si no po­día ga­nar Le­wis Ha­mil­ton, te­nía que ha­cer­lo Valt­te­ri Bot­tas. Cual­quier co­sa me­nos ver a un co­che ro­jo en lo más al­to del po­dio del Red Bull Ring en la ve­ci­na Aus­tria, con mu­cho pú­bli­co ale­mán y ho­lan­dés en las gra­das. Por eso Bot­tas no se lo pen­só, y des­de el ini­cio apre­tó has­ta el pun­to de in­clu­so ju­gar­se la des­ca­li­fi­ca­ción. La FIA in­ves­ti­gó la sa­li­da del fin­lan­dés por­que la hi­zo tan ajus­ta­da al semáforo que al­gu­nos, in­clui­do Vet­tel, le acu­sa­ron de sal­tár­se­la.

Si pa­ra Bot­tas fue una ca­rre­ra ra­zo­na­ble­men­te có­mo­da, a ex­cep­ción de las úl­ti­mas vuel­tas cuan­do los neu­má­ti­cos le die­ron al­go de ven­ta­ja a Vet­tel, fue por­que es­qui­vó el úni­co in­ci­den­te gra­ve de la prue­ba. La ca­rre­ra co­men­zó con un se­rio sus­to, en el que que­dó fue­ra, en­tre otros, Fer­nan­do Alon­so. El ru­so Kv­yat fue con­tra to­dos y ade­más de al es­pa­ñol tam­bién Max Vers­tap­pen aca­bó la ca­rre­ra por es­te in­ci­den­te. A Kv­yat le san­cio­na­ron con una pa­ra­da en bo­xes. Le sa­lió ba­ra­to.

Por otro la­do, la san­ción de Ha­mil­ton de cin­co po­si­cio­nes en pa­rri­lla obli­gó a mi­rar más atrás que ade­lan­te en la ca­rre­ra. Ver al bri­tá­ni­co con los ojos en­cen­di­dos in­ten­tan­do re­mon­tar has­ta lle­gar, al me­nos, a su­pe­rar a Vet­tel iba a ser un es­pec­tácu­lo. Sin em­bar­go, ni si­quie­ra arran­car con una es­tra­te­gia a contracorriente con res­pec­to a sus ri­va­les (él sa­lió con su­per­blan­dos, el res­to con ul­tra­blan­dos) le per­mi­tió lu­cir­se. Lo­gró el récord de la ca­rre­ra y de la pis­ta, pe­ro los pro­ble­mas de ren­di­mien­to de las go­mas le las­tra­ron de­ma­sia­do en su pe­lea. Cuan­do apre­tó más de la cuen­ta, em­pe­za­ron a apa­re­cer las te­mi­das am­po­llas (blis­te­ri­ng), que pue­de ser le­tal en ca­so de so­bre­ca­len­ta­mien­to ex­tre­mo. Ha­mil­ton se vio obli­ga­do a aflo­jar has­ta que, en la se­gun­da par­te de la ca­rre­ra, sa­có lo me­jor de sí.

Tras qui­tar­se de en­ci­ma a Räik­kö­nen, su ob­je­ti­vo fue Da­niel Ric­ciar­do. El aus­tra­liano, co­mo siem­pre sin ha­cer ruido, se ha­bía co­lo­ca­do en una có­mo­da ter­ce­ra po­si­ción que le per­mi­tía mi­rar con co­mo­di­dad a Vet­tel por de­lan­te, sin per­der de vista los re­tro­vi­so­res. No obs­tan­te, a fal­ta de cin­co vuel­tas, la caí­da de ren­di­mien­to de los su­per­blan­dos en su Red Bull dio alas a un Ha­mil­ton que le en­se­ñó el mo­rro va­rias ve­ces, pe­ro sin po­der pa­sar­le. De igual mo­do, Vet­tel lo in­ten­tó so­bre Bot­tas, aun­que se dio por sa­tis­fe­cho con el se­gun­do lu­gar cuan­do em­pe­zó a echar cuen­tas men­ta­les.

Y es que el re­sul­ta­do del Gran Pre­mio de Aus­tria le ha ve­ni­do de per­las al ale­mán. Su se­gun­do pues­to fren­te al cuar­to de Ha­mil­ton les se­pa­ran 20 pun­tos, ca­si una ca­rre­ra com­ple­ta, lo que es ca­si un mun­do vis­to el ren­di­mien­to de am­bos.

Ha­mil­ton in­ten­tó pa­sar a Ric­ciar­do en las úl­ti­mas vuel­tas pe­ro se que­dó fue­ra del po­dio

CH­RIS­TIAN BRUNA EFE

El fin­lan­dés Bot­tas ce­le­bra su triun­fo en com­pa­ñía de Ric­ciar­do, ter­ce­ro ayer en Aus­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.