Si­ri se pa­sa al mun­do del «coaching»

Los ro­bots de con­ver­sa­ción co­mien­zan a es­pe­cia­li­zar­se en el cam­po de la psi­co­lo­gía pa­ra ayu­dar a per­so­nas que pa­de­cen de­pre­sión u otros tras­tor­nos men­ta­les

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Alta Definición - MI­CHAEL MCLOUGHLIN

Ha sido una re­vo­lu­ción si­len­cio­sa. Se han ex­pan­di­do a lo lar­go y an­cho de la tec­no­lo­gía ca­si de pun­ti­llas, pe­ro dan­do mu­cho que ha­blar. Y tan­to. Se tra­ta de los lla­ma­dos chat­bots, lo que en una tra­duc­ción un po­co grue­sa al cas­te­llano po­drían ser ro­bots de con­ver­sa­ción. Des­de que Si­ri, el asis­ten­te de voz que Ap­ple in­te­gró en los iPho­ne, apa­re­ció en es­ce­na se ha ido le­van­tan­do un gran im­pe­rio al­re­de­dor de es­tas in­no­va­cio­nes.

Mo­da, asis­ten­cia, com­pras, pu­ra di­ver­sión. El de los chat­bots es un mun­do ecléc­ti­co. De he­cho, aho­ra se su­ma una nue­va dis­ci­pli­na a su ofer­ta: el de la psi­co­lo­gía. Woe­bot, es­te es el nom­bre de es­ta es­pe­cie de psi­coa­na­lis­ta 2.0 que quie­re ayu­dar a la mo­ni­to­ri­za­ción y me­jo­ra de per­so­nas que pa­dez­can de­pre­sión y otros tras­tor­nos men­ta­les. El pro­gra­ma en cues­tión ha sido crea­do por Ali­son Darcy, una es­pe­cia- lis­ta en el cam­po de la psi­co­lo­gía clí­ni­ca que en el pa­sa­do fue tam­bién pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad de Stand­ford.

Woe­bot uti­li­za una he­rra­mien­ta ca­da vez más co­mún pa­ra ha­cer su tra­ba­jo: Fa­ce­book Messenger. Y es que se in­te­gra en es­ta po­pu­lar pla­ta­for­ma de men­sa­je­ría, la más uti­li­za­da del mun­do jun­to a What­sApp y Te­le­gram. Es­to per­mi­te que es­te chat­bot se in­te­gre co­mo un con­tac­to más y la con­ver­sa­ción se es­ta­blez­ca en­tre las de ami­gos, com­pa­ñe­ros del tra­ba­jo... Es­tan­do siem­pre dis­po­ni­ble y a mano. To­do ello sin te­ner que des­car­gar una nue­va apli­ca­ción al uso —una app pa­ra ca­da co­sa—, al­go que ca­da vez se es­tá con­vir­tien­do en una ba­rre­ra de en­tra­da, y por ello se op­ta por uni­fi­car ser­vi­cios.

En­sa­yo con­tro­la­do

Por el mo­men­to, Woe­bot se ha pues­to a prue­ba en un en­sa­yo con­tro­la­do. Se es­ta­ble­cie­ron alea­to­ria­men­te dos gru­pos: uno uti­li­za­ba es­te ac­ce­so­rio y el otro con­sul­ta­ba un li­bro elec­tró­ni­co so­bre el con­trol de de­pre­sio­nes en­tre uni­ver­si­ta­rios del Na­tio­nal Ins­ti­tu­te of Men­tal Health. Los pri­me­ros ex­pe­ri­men­ta­ron una re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de los sín­to­mas de la de­pre­sión. El es­tu­dio, cu­ya mues­tra fue­ron 70 per­so­nas de en­tre 18 y 28 años, fue pu­bli­ca­do en el pres­ti­gio­so Jour­nal of Me­di­cal In­ter­net Re­search. A pe­sar de los pro­me­te­do­res avan­ces, sus res­pon­sa­bles ase­gu­ran que aún hay que in­cor­po­rar más gen­te que se so­me­ta a es­ta prue­ba pa­ra po­der per­fec­cio­nar el ser­vi­cio, no obs­tan­te, los re­sul­ta­dos son pro­me­te­do­res.

Pe­ro ¿có­mo fun­cio­na? Se ba­sa en la te­ra­pia cog­ni­ti­vo-con­duc­tual, una co­rrien­te que sur­gió con fuer­za a fi­na­les de los 70 y des­pla­zó las te­sis de Freud has­ta con­ver­tir­se en el tra­ta­mien­to más ha­bi­tual en el mun­do de la psi­co­lo­gía clí­ni­ca. El sis­te­ma no bu­cea en el pa­sa­do, sino que com­prue­ba pe­rió­di­ca­men­te, a lo lar­go de ca­da jor­na­da, có­mo es­tá fun­cio­nan­do el hu­mor y el áni­mo de ca­da per­so­na pa­ra es­ta­ble­cer pa­tro­nes emo­cio­na­les.

«Re­pre­sen­ta una nue­va era en la te­ra­pia di­gi­tal. Lo di­se­ña­mos pa­ra dar a la gen­te una ex­pe­rien­cia te­ra­péu­ti­ca per­so­na­li­za­da», ase­gu­ra la doc­to­ra Darcy, su crea­do­ra, que nie­ga ro­tun­da­men­te que sea un sus­ti­tu­to de la aten­ción psi­co­ló­gi­ca, sino una puer­ta de en­tra­da a aque­llos que no tie­nen fá­cil ac­ce­so a es­tos tra­ta­mien­tos. El de Woe­bot no es la pri­me­ra apli­ca­ción des­ti­na­da al diag­nós­ti­co psi­co­ló­gi­co, aun­que sí la más avan­za­da. En el 2016 una em­pre­sa lla­ma­da X2AI creó Ka­rim, un asis­ten­te que apo­ya­ba a las víc­ti­mas de zo­nas de­vas­ta­das por la gue­rra. Se pu­so en prue­ba con un gru­po de re­fu­gia­dos si­rios en un cam­pa­men­to de Lí­bano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.