Her­ma­nas que com­par­ten el gen so­li­da­rio

Des­de hace 20 años, las noie­sas co­la­bo­ran con la ONG y com­pa­gi­nan sus queha­ce­res dia­rios con el ser­vi­cio a las fa­mi­lias más ne­ce­si­ta­das, pa­ra ellas es una for­ma de vi­da

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-Muros-Noia Deportes - P. CALVEIRO

A las hi­jas de Ma­no­la de Xan, la vo­ca­ción de ayu­dar al pró­ji­mo les vie­ne de fa­mi­lia. Cuen­tan que ya su bi­sa­bue­la «can­do ma­ta­ba o por­co dei­xa­ba sem­pre al­go pa­ra le­var­llo aos máis po­bres da al­dea». El gen so­li­da­rio fue trans­mi­ti­do a sus des­cen­dien­tes y re­cuer­dan la bon­dad de su ma­dre, que nun­ca les le­van­tó la mano en una épo­ca en la que la va­ra es­ta­ba a la or­den del día y les en­se­ñó a res­pe­tar al ser hu­mano: «Sem­pre nos di­cía que era me­llor que­dar de ton­to que de mal edu­ca­do». Ellas, afir­man, no son ca­pa­ces de mi­rar pa­ra otro la­do cuan­do ven su­frir a una per­so­na, por eso las cua­tro her­ma­nas de Pon­te­na­fon­so aca­ba­ron ca­na­li­zan­do su afán por ayu­dar a los de­más en Cá­ri­tas de Noia, ins­ti­tu­ción con la que co­la­bo­ran des­de hace 20 años.

Las pri­me­ras en dar el pa­so fue la ma­yor, Pe­re­gri­na Agrafojo Frei­re, más co­no­ci­da co­mo Pi­li­na, y Ma­nue­la, a la que ca­ri­ño­sa­men­te lla­man Ma­no­li­ta. Coin­ci­dió que por la mis­ma épo­ca ce­rra­ron los ne­go­cios en los que tra­ba­ja­ban, la pri­me­ra en uno de cor­te y con­fec­ción, y la otra en una pe­lu­que­ría. Pi­lu­ca ha­bía te­ni­do dos ni­ños y que­ría de­di­car­les más tiem­po, pe­ro tam­bién en­con­tró mar­gen pa­ra ocu­par­se de otros más des­fa­vo­re­ci­dos. En el ca­so de Ma­no­li­ta fue a cau­sa de una fi­bro­mial­gia, que no le im­pi­de tra­ba­jar aho­ra a me­dia jor­na­da co­mo au­xi­liar ad­mi­nis­tra­ti­va y vol­car­se lue­go en el vo­lun­ta­ria­do con Cá­ri­tas. «Aín­da que es­tea can­sa­da, é un­ha sa­tis­fac­ción axu­dar aos de­mais, xa é un­ha for­ma de vi­da pa­ra nós e re­sul­tou un­ha ex­pe­rien­cia tre­men­da­men­te en­ri­que­ce­do­ra».

Ani­ma­das por las otras dos, no tar­da­ron en em­pe­zar a co­la­bo­rar con la oe­ne­gé pa­rro­quial Ma­ri Car­men y Ma­ría Jesús, la más pe­que­ña de ellas, de 52 años. Has­ta hace po­co era la más jo­ven del gru­po de vo­lun­ta­rios que hay en Cá­ri­tas de Noia, 24 en to­tal, que tras tan­to tiem­po ya con­si­de­ran co­mo par­te de la fa­mi­lia, in­di­can.

Vi­vir con los ojos abier­tos

«Sem­pre fo­mos ca­tro ir­más moi ben le­va­das, que com­par­ti­mos to­do. An­tes que­da­ba­mos sem­pre pa­ra to­mar un ca­feí­ño e sen­tar­nos xun­tas, e ago­ra en lu­gar de iso com­par­ti­mos o tra­ba­llo en Cá­ri­tas», in­di­ca Ma­no­li­ta. Ex­pli­ca que el ci­mien­to so­bre el que se asien­ta es­ta ins­ti­tu­ción es el res­pe­to al ser hu­mano, ese va­lor que a ellas les in­cul­ca­ron des­de ni­ñas. «É im­por­tan­te non vi­vir cos ollos pe­cha­dos, se­nón con eles aber­tos, pa­ra ver que os que es­tán ao la­do po­den ne­ce­si­tar de axu­da», con­ti­núa.

«A maio­ría da xen­te que che­ga a Cá­ri­tas non que­re vir, moi­tos te­ñen os áni­mos po­lo chan, por

iso é fun­da­men­tal re­ci­bi­los con ama­bi­li­da­de e do­zu­ra, es­coi­ta­los e que se sin­tan arrou­pa­dos», aña­de la au­xi­liar ad­mi­nis­tra­ti­va.

Las her­ma­nas noie­sas han sido la ca­ra ami­ga con la que se han en­con­tra­do mu­chos ve­ci­nos que ya no sa­bían a qué puer­ta lla­mar, pe­ro no ha­blan de to­do lo que hi­cie­ron o ayu­da­ron a esas fa­mi­lias a las que la vi­da les dio un re­vés y se vie­ron sin di­ne­ro pa­ra pa­gar el al­qui­ler, el bu­tano o un sim­ple pla­to que lle­var­se a la bo­ca. En lu­gar de eso, re­pa­ran con­ti­nua­men­te en lo que re­ci­ben a ni­vel per­so­nal cuan­do re­gre­san a sus ca­sas con la sen­sa­ción de ha­ber he­cho más fá­cil la vi­da a al­guien.

Ma­no­li­ta, que no es ca­paz de de­cir que no ni a una en­tre­vis­ta por po­co que le con­ven­za la idea de ser por un día la pro­ta­go­nis­ta, co­men­ta que cuan­do se in­vo­lu­cró con sus tres her­ma­nas en es­ta aven­tu­ra, allá por el año 1997, «aten­dían­se moi pou­qui­ñas fa­mi­lias, pe­ro fó­ron­se mul­ti­pli­can­do nos úl­ti­mos anos». Sin em­bar­go, des­ta­ca có­mo los noie­ses se vuel­can en las dis­tin­tas cam­pa­ñas y con sus do­na­cio­nes han con­se­gui­do dar res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des que han ido sur­gien­do.

Lo que más fal­ta hace en es­te mo­men­to es le­che, pues Cá­ri­tas Noia re­par­te cer­ca de 2.000 li­tros ca­da mes. «Ás ve­ces 5 eu­ros pa­ra un non sig­ni­fi­can na­da e, sen em­bar­go su­pón que un neno te­ña un va­so pa­ra al­mor­zar que dou­tra for­ma non te­ría».

MAR­COS CREO

Ma­nue­la (en el cen­tro), jun­to a su her­ma­na ma­yor Pe­re­gri­na (de ne­gro) y la pe­que­ña, Ma­ría Jesús.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.