Cin­co años de pa­pe­leo pa­ra ob­te­ner pla­za en el cen­tro de día de Boi­ro

Ho­ra­rios y cos­te de los des­pla­za­mien­tos son un freno pa­ra cu­brir las 65 pla­zas li­bres

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - ANTÓN PA­RA­DA

La se­rie de con­cen­tra­cio­nes y ma­ni­fes­ta­cio­nes ini­cia­das por la pla­ta­for­ma ve­ci­nal que lu­cha por la crea­ción de un cen­tro de día en Rian­xo —y que ma­ña­na desem­bo­ca­rá en un en­cie­rro en el Con­ce­llo fi­ja­do pa­ra el me­dio­día— ha pues­to de re­lie­ve la de­man­da popular de es­te ser­vi­cio en los mu­ni­ci­pios de la zo­na que to­da­vía ca­re­cen de él. La di­fi­cul­tad pa­ra con­ci­liar, por el trans­por­te y sus ho­ra­rios, es uno de los pro­ble­mas con los que se en­cuen­tran las fa­mi­lias, a pe­sar de que Bar­ban­za es una de las co­mar­cas con un ma­yor número de pla­zas a ni­vel ga­lle­go, con un to­tal de 230 pú­bli­cas (165 de ellas ocu­pa­das ac­tual­men­te), de las cua­les hay 65 dis­po­ni­bles.

La his­to­ria per­so­nal del rian­xei­ro Ja­vier Aboy Losada re­pre­sen­ta per­fec­ta­men­te la si­tua­ción que vi­ven al­gu­nos ve­ci­nos y que les fuer­za a so­li­ci­tar el cen­tro de día en su pro­pio mu­ni­ci­pio de re­si­den­cia. Su pa­dre, de 77 años y con un 74 % de gra­do de de­pen­den­cia, co­men­za­rá a ser usua­rio de es­te ser­vi­cio en las ins­ta­la­cio­nes de Boi­ro el pró­xi­mo lu­nes, com­ple­tan­do así un pe­ri­plo de trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos que ha du­ra­do cer­ca de un lus­tro, has­ta que la Ad­mi­nis­tra­ción le asig­nó el de­re­cho a es­ta pres­ta­ción.

Uno de los ros­tros

Tras su­frir un desahu­cio en el 2008, Ja­vier Aboy tu­vo que ha­bi­li­tar un ba­jo, que aún hoy em­plea como vi­vien­da pa­ra su fa­mi­lia. A ese he­cho se su­ma­ría tam­bién el fa­lle­ci­mien­to de su ma­dre en el 2012, mis­ma fe­cha que la úl­ti­ma vez en la que re­ci­bió la vi­si­ta de téc­ni­cos de Ser­vi­zos So­ciais. Aque­lla vo­rá­gi­ne de acon­te­ci­mien­tos de­ri­vó en un de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo de su pro­ge­ni­tor, al que hoy Ja­vier Aboy cui­da a tiem­po com­ple­to, ya que no ha te­ni­do ac­ce­so al pro­gra­ma de ayu­da en el ho­gar.

«Se tes que tra­ba­llar, ¿que xe­fe che per­doa­ría me­dia ho­ra de re­tra­so?», ex­pli­có el rian­xei­ro iden­ti­fi­can­do en los ho­ra­rios de las ru­tas de re­co­gi­da la di­fi­cul­tad pa­ra con­ci­liar. Pues si, en su ca­so, el trans­por­te pa­sa a las 9.30 ho­ras tie­ne que te­ner dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra au­sen­tar­se en ese momento, por lo que «pro­fe­sións de sec­to­res como a hos­ta­le­ría ou tra­ba­llos fó­ra da vi­la que­dan des­car­ta­dos».

Es­te es un con­flic­to que Aboy co­no­ce muy bien, ya que ac­tual­men­te no pue­de con­ti­nuar con su bús­que­da de em­pleo has­ta que al­guien se ocu­pe de su pa­dre. «Ade­mais, dan­se ca­sos nos que al­gúns usua­rios che­gan pa­sa­da a ho­ra do al­mor­zo, can­do re­ma­ta a ru­ta, e non po­den co­mer o mes­mo que os que xa es­ta­ban alí an­tes», des­ta­ca.

Gas­to aña­di­do

El otro gran in­con­ve­nien­te que se es­con­de de­trás del trans­por­te se co­rres­pon­de con el in­cre­men­to en el pre­cio del ser­vi­cio. Ja­vier Aboy in­di­có, asi­mis­mo, que a los 224 eu­ros mensuales que de­ben apor­tar se su­man otros 90, ne­ce­sa­rios pa­ra cu­brir el cos­te del des­pla­za­mien­to.

C. QUEIJEIRO

El rian­xei­ro Ja­vier Aboy cri­ti­ca las tra­bas bu­ro­crá­ti­cas.

C. QUEIJEIRO

Aboy tar­dó cin­co años en ob­te­ner una pla­za pa­ra su pa­dre en Boi­ro a cau­sa del pa­pe­leo ad­mi­nis­tra­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.