El Boi­ro que­da­rá en ma­nos de una ges­to­ra pa­ra po­ner en mar­cha la temporada

Pla­ces re­co­no­ció sus erro­res tras lo su­ce­di­do en las úl­ti­mas se­ma­nas y pi­dió dis­cul­pas a los so­cios en una ten­sa asam­blea

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - F. BREA, P. BRETAL

«Re­co­ñe­zo que foi un dos erros máis gra­ves da mi­ña vi­da», es­ta de­mo­le­do­ra fra­se de Da­vid Pla­ces po­dría re­su­mir fiel­men­te los ten­sos mo­men­tos vi­vi­dos du­ran­te la úl­ti­ma asam­blea de so­cios del CD Boi­ro, ce­le­bra­da ayer, en la que el ex­pre­si­den­te de­jó la puer­ta abier­ta a que los boi­ris­tas de­ci­die­sen su par­ti­ci­pa­ción en la to­ma de de­ci­sio­nes so­bre el club, ya que la pre­ten­sión de la ac­tual di­rec­ti­va es arran­car la pró­xi­ma temporada en Ter­ce­ra Di­vi­sión con una jun­ta ges­to­ra for­ma­da por es­ta, en­tre los que es­ta­ría el pro­pio Pla­ces, y tres so­cios a mayores. Es­ta op­ción pa- re­ció la más fac­ti­ble pa­ra que el con­jun­to bar­ban­zano co­mien­ce a ro­dar: «O que máis con­vén é que os ades­tra­men­tos co­me­cen pa­ra a se­ma­na».

Sin em­bar­go, el ex­res­pon­sa­ble del con­jun­to de Ba­rra­ña de­jó cla­ro que se lle­va­rá a ca­bo una nue­va asam­blea en la que se ele­gi­rá al fu­tu­ro pre­si­den­te y di­rec­ti­va del club, ya que, aho­ra mis­mo, ex­pli­có, no se dis­po­ne de tiem­po su­fi­cien­te pa­ra rea­li­zar un pro­ce­so elec­to­ral.

Un equi­po com­pe­ti­ti­vo

Al res­pec­to del plano de­por­ti­vo, Pla­ces pre­ci­só que «hai un gru­po de xo­ga­do­res e ades­tra­do­res á es­pe­ra do que se de­ci­da nes­ta asem­blea», in­clui­dos va­rios de los que to­da­vía es­tán pen­dien­tes de al­gún co­bro por par­te del Boi­ro. En ese sen­ti­do, la apues­ta de la ges­to­ra pa­ra los fi­cha­jes pa­sa­rá por crear un equi­po com­pe­ti­ti­vo, sin mar­car­se como ob­je­ti­vo pri­mor­dial el re­gre­so a Se­gun­da B, pe­ro que sea ca­paz de ju­gar la fa­se de pro­mo­ción y vol­ver a as­cen­der si se die­ran las cir­cuns­tan­cias pa­ra ello, al­go que creen ne­ce­sa­rio pues­to que «en Ter­cei­ra imos ser como o Ma­drid ou o Bar­ce­lo­na, o res­to de equi­pos van vir a por nós», co­men­tó Pla­ces.

La reunión, en la que el ex­pre­si­den­te del Boi­ro res­pon­dió abier­ta­men­te a las pre­gun­tas de los asis­ten­tes, fun­cio­nó como una ex­pli­ca­ción a los he­chos que con­du­je­ron al club a des­cen­der ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te, por no ha­ber pa­ga­do a tiem­po los 94.000 eu­ros que se le adeu­da­ban a ju­ga­do­res del pri­mer equi­po y que per­mi­tie­ron que el Cer­ce­da com­pra­se su pla­za en Se­gun­da B por 133.000 eu­ros. En ese sen­ti­do, Pla­ces con­fir­mó que si el equi­po con­si­guie­ra nue­va­men­te el asen­so, la en­ti­dad ten­dría que pa­gar los ci­ta­dos 94.000 pa­ra po­der ju­gar en la ca­te­go­ría de bron­ce del fút­bol es­pa­ñol.

Los asis­ten­tes a la asam­blea mos­tra­ron di­vi­sión de opi­nio­nes du­ran­te la mis­ma, pe­ro, al fi­nal, to­dos de­ci­die­ron apo­yar la crea­ción de la jun­ta ges­to­ra y tra­ba­jar pa­ra que el Boi­ro si­ga sien­do un equi­po re­fe­ren­te.

CARMELA QUEIJEIRO

Da­vid Pla­ces res­pon­dió a las du­das de los boi­ris­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.