El es­pe­jo por­tu­gués

La Voz de Galicia (Barbanza) - - A Fondo - Ve­nan­cio Sal­ci­nes Pro­fe­sor de Eco­no­mía de la UDC

Es­ta­ba en se­gun­do de ca­rre­ra cuan­do en So­cio­lo­gía me ha­bla­ron de la teo­ría del es­pe­jo. Re­co­noz­co que so­lo me que­dé con la idea de que el otro nos re­cuer­da quié­nes so­mos. Ya han pa­sa­do ca­si tres dé­ca­das de aque­llo y de­bo re­co­no­cer que esa teo­ría me ha ayu­da­do a en­ten­der mu­chos com­por­ta­mien­tos, como el de­seo de des­tro­zar a al­guien por­que su éxi­to nos mues­tra nues­tros fra­ca­sos.

Ga­li­cia ha­ce tiem­po que sa­be, o al me­nos de­be­ría sa­ber­lo, da­do el in­men­so número de pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios que se de­di­can a la po­lí­ti­ca, que pa­ra cam­biar nues­tra po­si­ción den­tro del or­den eco­nó­mi­co es­ta­tal debemos ser di­fe­ren­tes. En lo que nun­ca he­mos es­ta­do de acuer­do es en qué. Tam­po­co pa­sa­ba na­da. No exis­tía nin­gún es­pe­jo que nos pro­yec­ta­ra, con cru­de­za, quié­nes éra­mos. Y lo que so­mos es una tie­rra hos­til pa­ra el em­pre­sa­rio, siem­pre su­pues­to la­drón, y por lo tan­to obli­ga­do a pa­gar su pe­ni­ten­cia. Que el sue­lo in­dus­trial es ca­ro, que lo pa­gue; que la Ad­mi­nis­tra­ción es len­ta, que es­pe­re; que com­pi­te con­tra el sec­tor pú­bli­co, ha­gá­mos­le la vi­da im­po­si­ble.

Pe­ro a 30 ki­ló­me­tros de Vi­go hay una tie­rra en la que los al­cal­des van al ae­ro­puer­to a bus­car a los em­pre­sa­rios, en la que bo­ni­fi­can el IBI, en don­de los fun­cio­na­rios te ha­cen la ola o te de­jan el sue­lo in­dus­trial a un ter­cio o me­nos de lo que ha pa­ga­do Aman­cio Or­te­ga en A La­ra­cha. Aquí tie­nen el es­pe­jo. ¿Qué ha­ce­mos? ¿Lo rom­pe­mos? ¿Los de­nun­cia­mos a la Unión Eu­ro­pea por vul­ne­rar no sé qué? ¿Los in­sul­ta­mos? ¿O cam­bia­mos? ¿Y quién?, ¿Quién ha de cam­biar? ¿La Xun­ta de Ga­li­cia? Sea­mos se­rios. Es­ta­mos an­te uno de los de­ba­tes más im­por­tan­tes de nues­tra his­to­ria re­cien­te. El que ha de lle­var­nos a ser más inep­tos que an­tes o a en­ten­der de una vez pa­ra siem­pre có­mo fun­cio­na es­te mun­do. Mien­tras pen­sa­mos, re­cor­dar que ya hay más de 3.000 em­pleos per­di­dos en Por­tu­gal. Nues­tro ve­cino es­tá ha­cien­do cua­tro co­sas muy sim­ples: la pri­me­ra, bo­ni­fi­car fis­cal­men­te la in­ver­sión; la se­gun­da, aba­ra­tar sue­lo in­dus­trial; la ter­ce­ra, re­du­cir la bu­ro­cra­cia; y por úl­ti­mo, re­ba­jar tri­bu­tos lo­ca­les.

Po­día­mos ha­ber­lo he­cho no­so­tros ha­ce años, pe­ro ¿pa­ra qué? Pa­ra be­ne­fi­ciar a... Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.