El fis­cal del cri­men de Mo­ra­ña: «Des­de el pun­to de vis­ta emo­cio­nal fue di­fí­cil»

«La ver­dad es que so­bre­pa­sé el lí­mi­te y ya no pu­de más», re­co­no­ce Pa­zos tras emo­cio­nar­se cuan­do se le­yó el ve­re­dic­to

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - LÓ­PEZ PE­NI­DE

No­ven­ta y seis ho­ras des­pués de que un tri­bu­nal pon­te­ve­drés ha­ya dic­ta­do la pri­me­ra sen­ten­cia de pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble de España, el fis­cal Alejandro Pa­zos echa la vis­ta atrás pa­ra ase­gu­rar que el sen­ti­mien­to que le em­bar­ga es el de ali­vio. «Es como que se que­da uno ca­si des­fa­lle­ci­do, pe­ro se sien­te bas­tan­te ali­vio des­pués de ca­si dos años. Oja­lá hu­bie­ra si­do an­tes, pe­ro, al fi­nal, ya se ha ce­le­bra­do», apun­ta, mien­tras se­ña­la par­te del su­ma­rio con­tra el pa­rri­ci­da de Mo­ra­ña, Da­vid Ou­bel, do­cu­men­ta­ción que per­ma­ne­ce to­da­vía en su des­pa­cho de la quin­ta plan­ta del edi­fi­cio ju­di­cial de A Par­da en Pon­te­ve­dra.

Ase­gu­ra que en es­te pro­ce­di­mien­to ju­di­cial ha­bría que dis­tin­guir dos as­pec­tos muy di­fe­ren­cia­dos. Por un la­do, la vis­ta oral pro­pia­men­te di­cha y, por otro, los as­pec­tos emo­cio­na­les que, en su ca­so con­cre­to, se evi­den­cia­ron cuan­do se de­rrum­bó y tu­vo que re­pri­mir las lá­gri­mas, cir­cuns­tan­cias que le im­pi­die­ron con­ti­nuar con su ex­po­si­ción fi­nal. «Des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co y emo­cio­nal fue di­fí­cil. Yo ya lo sa­bía, lo que pa­sa es que nun­ca sa­bes has­ta dón­de pue­des lle­gar y la ver­dad es que so­bre- pa­sé el lí­mi­te y ya no pu­de más. Son co­sas que pa­san», re­co­no­ce.

En cuan­to al plano es­tric­ta­men­te ju­di­cial, Alejandro Pa­zos es­tá con­ven­ci­do de que el jui­cio «era muy fá­cil. Real­men­te es de los jui­cios más fá­ci­les que he te­ni­do, por­que to­do sa­lió de ca­ra. En un jui­cio siem­pre tie­nes al­gu­na co­sa que no te sa­le del to­do y, en es­te, la ver­dad es que sa­lió to­do, pe­ro es que es­ta­ba to­do apun­ta­la­do».

El fis­cal pon­te­ve­drés va­lo­ró tam­bién la ac­ti­tud del re­pre­sen­tan­te le­gal de Da­vid Ou­bel, que al asu­mir los plan­tea­mien­tos de la Fis­ca­lía de Pon­te­ve­dra po­si­bi­li­tó que la pre­si­den­ta del tri­bu­nal dic­ta­ra el fa­llo con­de­na­to­rio en la mis­ma sa­la de vis­tas. «Acep­tó su de­rro­ta», apun­ta, al tiem­po que des­ta­ca que no hu­bie­ra si­do «cohe­ren­te re­cu­rrir des­pués de que su clien­te hu­bie­ra con­fe­sa­do a to­dos los efec­tos» los ase­si­na­tos de sus hi­jas, Amaia y Can­de­la, un do­ble cri­men que sa­cu­dió a la so­cie­dad ga­lle­ga el 31 de ju­lio del 2015.

A la es­pe­ra de lo que pue­da dic­ta­mi­nar el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en re­la­ción con la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble, Alejandro Pa­zos ya es­tá abor­dan­do lo que pue­de ocu­rrir con Da­vid Ou­bel en los pró­xi­mos años. De es­te mo­do, in­di­ca que, si bien la le­gis­la­ción pre­vé que po­dría dis­fru­tar de per­mi­sos al ca­bo de 12 años de in­ter­na­mien­to pe­ni­ten­cia­rio, no ocu­rri­rá así en el ca­so con­cre­to del pa­rri­ci­da de Mo­ra­ña. «Tie­ne que em­pe­zar a asu­mir el da­ño», in­sis­te, al tiem­po que de­ja en­tre­ver que no se cree el arre­pen­ti­mien­to que Ou­bel ex­pre­só en el jui­cio.

Acla­ra que la le­gis­la­ción per­mi­ti­ría que a los 22 años de cum­pli­mien­to de la pe­na pu­die­se ac­ce­der al ter­cer gra­do, re­qui­si­to im­pres­cin­di­ble pa­ra po­der sa­lir en li­ber­tad con­di­cio­nal. No obs­tan­te, es­ti­ma que, si per­sis­te en la ac­ti­tud que ha ve­ni­do mos­tran­do en los úl­ti­mos años, «no ca­be que se re­vi­se el gra­do».

Pa­zos en­tien­de que el pa­rri­ci­da po­dría so­li­ci­tar la sus­pen­sión de la con­de­na a los 30 años de pri­sión efec­ti­va, pe­ro ma­ti­za que no se le pa­sa por la ca­be­za que, en su ca­so con­cre­to, se pue­da ha­blar de que se le va­ya a con­ce­der la li­ber­tad con­di­cio­nal an­ti­ci­pa­da.

EMI­LIO MOLDES

El fis­cal Alejandro Pa­zos, el pa­sa­do jue­ves tras co­no­cer­se el ve­re­dic­to del ju­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.