¿ C

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión -

CÉ­SAR CA­SAL

ómo es­tán us­te­des? ¿Qué fue de Ri­chard Cley­der­man? ¿Cuán­tos años ten­drán En­ri­que y Ana? ¿Dón­de vi­vi­rá el fut­bo­lis­ta Má­gi­co Gon­zá­lez? ¿Ten­drá ri­zos Cliff Ri­chard? ¿Y mo­rros? Aho­ra que es­tá más que nun­ca de mo­da lo vin­ta­ge, esa me­mo­ria nos lle­va a pen­sar en có­mo vue­la el tiem­po. Có­mo caen las dé­ca­das. Los jó­ve­nes com­pran dis­cos de vi­ni­lo y tú pien­sas en aquel vo­lu­men do­ble de Se­rrat. A ve­ces es bueno re­tor­nar al pa­sa­do, pe­ro otras la me­lan­co­lía no es más que un ve­neno que ma­ta po­co a po­co. A to­do el mun­do le ha su­ce­di­do que re­le­yó un li­bro que le ha­bía en­tu­sias­ma­do en la ado­les­cen­cia y la re­lec­tu­ra le de­jó es­tu­pe­fac­to. ¿A mí me gus­ta­ba es­to? Tal vez Her­man Hes­se y sus fá­bu­las exis­ten­cia­les. ¿Quién no le ha pues­to con ga­nas una pe­lí­cu­la a su hi­ja, te va a en­can­tar, y a los diez mi­nu­tos la ver­güen­za te lle­va a que­rer qui­tar la cin­ta? ¿Yo dis­fru­té con es­to? Tal vez aque­llas ton­te­rías pa­ra críos en ple­na pu­ber­tad de Porky’s. Ca­da dé­ca­da tie­ne su me­di­da y su pe­so. Hay quién di­vi­de la vi­da de los hu­ma­nos en dé­ca­das. Di­cen que ca­da dé­ca­da es una muer­te. Nos equi­pa­ra a los ga­tos con sus sie­te u ocho o nue­ve vi­das. La pri­me­ra muer­te, di­cen, es a los diez. Ni nos da­mos cuen­ta. La se­gun­da, a los vein­te, to­da­vía nos en­te­ra­mos me­nos. La ter­ce­ra, a los trein­ta. Se­gui­mos pen­san­do que so­mos los amos del uni­ver­so. Tal vez, la cuar­ta, a los cua­ren­ta, nos des­pier­te al­go. La quin­ta, la de los cin­cuen­ta, ya po­ne las pi­las en el va­lor del tiem­po. Ya que­da me­nos por de­lan­te que por atrás. El tiem­po: lo más va­lio­so que te­ne­mos y a lo que me­nos le pres­ta­mos aten­ción. Nos em­pe­ña­mos en vi­vir la vi­da de los de­más, mien­tras nos des­pe­ña­mos en la nues­tra. Como di­cen Les Lut­hiers, ¡suél­ta­me, pa­sa­do! Y vi­va­mos el re­ga­lo que es el pre­sen­te, de ahí su nom­bre. Y no es­tá mal al­go de egoís­mo. Me­nos pe­sa­do pa­sa­do y más vi­da. Lo di­jo con una fra­se du­ra pe­ro cier­ta Steve Jobs, que se fue an­tes de tiem­po: «Tu tiem­po es li­mi­ta­do, así que no lo des­per­di­cies vi­vien­do la vi­da de al­guien más».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.