Ra­joy reivin­di­ca el es­pí­ri­tu de Er­mua du­ran­te el ho­me­na­je a Mi­guel Án­gel Blan­co

El PP cen­su­ra la ne­ga­ti­va de Car­me­na a col­gar en el con­sis­to­rio de Ma­drid una pan­car­ta en ho­me­na­je al concejal ase­si­na­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - NU­RIA VE­GA

Vein­te años des­pués del ultimátum de 48 ho­ras con el que ETA sen­ten­ció a muer­te a Mi­guel Án­gel Blan­co, la ima­gen del edil de Er­mua cu­bre la fa­cha­da de la se­de na­cio­nal del PP. Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes y la di­rec­ción del par­ti­do des­ple­ga­ron ayer una enor­me lo­na con un men­sa­je que re­co­no­ce la fi­gu­ra de su ex­com­pa­ñe­ro: «Si­gues de­jan­do hue­lla». Es, en pa­la­bras de Ma­riano Ra­joy, el «pe­que­ño ho­me­na­je» de los mi­li­tan­tes po­pu­la­res no so­lo en re­cuer­do del concejal viz­caíno, sino tam­bién de las mo­vi­li­za­cio­nes ciu­da­da­nas que cla­ma­ron en 1997 por su li­ber­tad y con­tra el te­rro­ris­mo.

El pre­si­den­te del Go­bierno, que el fin de se­ma­na via­ja­rá a Bil­bao pa­ra par­ti­ci­par en las jor­na­das de la Es­cue­la Mi­guel Án­gel Blan­co, or­ga­ni­za­das por el PP, pu­so de re­lie­ve la tras­cen­den­cia que tu­vo en la lu­cha fren­te a ETA la reac­ción so­cial en las ca­lles, lo que en­ton­ces se de­no­mi­nó el es­pí­ri­tu de Er­mua. «Creo que sig­ni- fi­có sin du­da un cam­bio muy im­por­tan­te en la vi­sión de mu­chas co­sas por par­te de mu­cha gen­te», apun­tó el je­fe del Eje­cu­ti­vo.

Pe­ro el PP sos­tie­ne que la ba­ta­lla del re­la­to no ha ter­mi­na­do. El lí­der de los po­pu­la­res en el País Vas­co, Alfonso Alonso, no so­lo ve pen­dien­te la di­so­lu­ción de ETA, sino re­sis­tir fren­te «al ol­vi­do y la ma­ni­pu­la­ción de la his­to­ria» y evi­tar que se «blan­quee» lo ocu­rri­do. Es el sen­ti­do que el PP en­cuen­tra a los ac­tos pú­bli­cos que es­tos días re­me­mo­ran la li­be­ra­ción de Jo­sé An­to­nio Or­te­ga La­ra y el ase­si­na­to del concejal de Er­mua.

«Las víc­ti­mas pue­den con­ver­tir­se, como de he­cho lo es­tán ha­cien­do, en uno de los ar­gu­men­tos más im­por­tan­tes pa­ra lu­char con­tra el te­rro­ris­mo aquí y fue­ra de aquí», ase­gu­ró Ra­joy. Jun­to a él, la cú­pu­la del par­ti­do y la di­rec­ción de los po­pu­la­res vas­cos guar­da­ron un mi­nu­to de si­len­cio. Acu­die­ron al­gu­nos de los que po­sa­ron jun­to a Blan­co en 1996 en la Ca­sa de Jun­tas de Guer­ni­ca. Iña­ki Oyar­za­bal, hoy pre­si­den­te del PP de Ála­va, y Bor­ja Sém­per, por­ta­voz en el Par­la­men­to Vas­co, arro­pa­ron a la her­ma­na del concejal de Er­mua y dipu­tada de la formación, Marimar Blan­co. «Si al­gu­na con­clu­sión debemos sa­car de ca­ra al fu­tu­ro —con­clu­yó Ra­joy— es que las víc­ti­mas me­re­cen el apo­yo, el es­fuer­zo y to­do lo que po­da­mos ha­cer por ellas».

Tam­bién el Par­la­men­to de Ga­li­cia rin­dió ayer ho­me­na­je a Blan­co y a to­das las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo.

Re­cuer­do con­tro­ver­ti­do

El re­cuer­do del ase­si­na­to del concejal popular no es­tá, sin em­bar­go, exen­to de po­lé­mi­ca. La ne­ga­ti­va de la al­cal­de­sa ma­dri­le­ña, Ma­nue­la Car­me­na, a col­gar en el pa­la­cio de Ci­be­les una pan­car­ta con su nom­bre sus­ci­tó las crí­ti­cas del PP. La re­gi­do­ra rei­te­ró ayer que, a su jui­cio, «su­pon­dría des­ta­car a una víc­ti­ma so­bre to­das las de­más» y re­cor­dó que el con­sis­to­rio sí sus­cri­bi­rá la de­cla­ra­ción de la Fe­de­ra­ción de Mu­ni­ci­pios y Pro­vin­cias. El mi­nis­tro Ra­fael Ca­ta­lá ca­li­fi­có, sin em­bar­go, de «mez­quin­dad» bus­car «ma­ti­ces» pa­ra ne­gar un ho­me­na­je. Marimar Blan­co re­pro­chó que Po­de­mos re­ci­bie­ra a los agre­so­res de los guar­dias ci­vi­les de Al­sa­sua. «Con to­do el res­pe­to a la al­cal­de­sa», la pre­si­den­ta del PSOE com­par­tió que Blan­co me­re­ce un «re­co­no­ci­mien­to». Cris­ti­na Nar­bo­na asis­ti­rá hoy en Er­mua al ac­to ins­ti­tu­cio­nal del Ayun­ta­mien­to.

J. CAR­LOS HI­DAL­GO EFE

Marimar Blan­co, a la de­re­cha de Ra­joy, re­pro­chó a la al­cal­de­sa de Ma­drid que no pu­sie­ra una ban­de­ra de su her­mano en el con­sis­to­rio y que, sin em­bar­go, re­ci­bie­ra a los agre­so­res de guar­dias ci­vi­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.