La fis­cal ge­ne­ral man­tie­ne el pul­so a Ma­du­ro e impu­ta a otro de sus lea­les

Lui­sa Or­te­ga pro­ce­sa al je­fe de se­gu­ri­dad del Par­la­men­to por el ata­que de los cha­vis­tas

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

La fis­cal ge­ne­ral de Ve­ne­zue­la, Lui­sa Or­te­ga Díaz, que pue­de per­der su car­go ma­ña­na, con­ti­núa desafian­do al Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro a tra­vés de las impu­tacio­nes de fun­cio­na­rios lea­les al régimen cha­vis­ta que es­tá rea­li­zan­do. La úl­ti­ma es la de Bla­di­mir Lu­go, el co­ro­nel de la Guar­dia Na­cio­nal en­car­ga­do de la cus­to­dia del Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo, que ha­ce dos se­ma­nas em­pu­jó al pre­si­den­te del Par­la­men­to, Ju­lio Bor­ges, y fue con­de­co­ra­do por ello, y que ha­ce una per­mi­tió el bru­tal asal­to del pa­la­cio por par­te de ma­ni­fes­tan­tes cha­vis­tas.

«El fun­cio­na­rio (Lu­go) de­be­rá pre­sen­tar­se en la fis­ca­lía 49 con com­pe­ten­cia na­cio­nal el pró­xi­mo 13 de ju­lio», se­ña­ló la Fis­ca­lía en un tuit. Se le acu­sa de co­me­ter una vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos en el ca­so del asal­to al Par­la­men­to (hay fo­tos don­de se le ve per­mi­tien­do la agre­sión al dipu­tado Ar­man­do Ar­mas), por no ga­ran­ti­zar la vi­da ni la se­gu­ri­dad de los dipu­tados.

Ame­na­za de des­ti­tu­ción

Or­te­ga tie­ne so­bre su ca­be­za la ame­na­za de una des­ti­tu­ción por par­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia, sin aval de la Asam­blea Na­cio­nal, por ha­ber de­sig­na­do a su vi­ce­fis­cal, Ra­fael Gon­zá­lez, sin au­to­ri­za­ción del Par­la­men­to, aun­que es­te con­fir­mó el nom­bra­mien­to la se­ma­na pa­sa­da. El Tri­bu­nal Su­pre­mo, ade­más de en­jui­ciar­la (tam­bién sin au­to­ri­za­ción pre­via del Le­gis­la­ti­vo, que se re­quie­re conforme a lo es­ta­ble­ci­do en la Cons­ti­tu­ción) ha de­sig­na­do una vi­ce­fis­cal, Kat­ha­ri­ne Ha­ring­ton, que co­men­zó sus ac­ti­vi­da­des ayer, aun­que se le im­pi­dió en­trar a las ofi­ci­nas del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, pues Or­te­ga anun­ció que desaca­ta­ba esa de­sig­na­ción, así como to­das las de­ci­sio­nes emi­ti­das por el Su­pre­mo.

Den­tro de la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que vi­ve Ve­ne­zue­la, Ha­ring­ton y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co se dispu­tan aho­ra, in­clu­so, los ca­sos: am­bos so­li­ci­ta­ron, con unas ho­ras de di­fe­ren­cia, que la Sa­la Pe­nal del Su­pre­mo asu­mie­ra el ca­so de los 14 po­li­cías mu­ni­ci­pa­les de Cha­cao de­te­ni­dos por es­tar su­pues­ta­men­te in­cur­sos en el ho­mi­ci­dio de Ri­car­do Durán, un pe­rio­dis­ta de Ve­ne­zo­la­na de Te­le­vi­sión, la te­le­vi­sión es­ta­tal. Como era de es­pe­rar, el Su­pre­mo acep­tó so­lo el re­cur­so de Ha­ring­ton.

Huel­ga de ham­bre

Los po­li­cías tie­nen cartas de ex­car­ce­la­ción de un tri­bu­nal de pri­me­ra ins­tan­cia des­de septiembre del 2016, que el Se­bin (po­li­cía po­lí­ti­ca) se ha ne­ga­do a cum­plir. Ade­más, des­de ha­ce una se­ma­na, ellos y sus fa­mi­lia­res ini­cia­ron una huel­ga de ham­bre pa­ra exi­gir su li­ber­tad. Se afir­ma que uno de los agen­tes per­dió un ojo como pro­duc­to de las tor­tu­ras que su­frió en el Se­bin, que di­ri­ge Gus­ta­vo Gon­zá­lez Ló­pez, quien des­pués de ser impu­tado, como Lu­go, fue as­cen­di­do a ma­yor ge­ne­ral (el car­go más al­to del Ejér­ci­to) por Ni­co­lás Ma­du­ro, lo que ha­ce que pa­ra en­jui­ciar­lo se re­quie­ra un an­te­jui­cio de mé­ri­to, que de­pen­de del Su­pre­mo.

Los tra­ba­ja­do­res del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co es­tán ha­cien­do cir­cu­lar en las re­des una car­ta en la que afir­man que des­co­no­ce­rán la au­to­ri­dad de Ha­ring­ton y de cual­quie­ra que no sea Or­te­ga. El Su­pre­mo de­be de­ci­dir el miér­co­les si en­jui­cia a la fis­cal ge­ne­ral. Fuen­tes muy cer­ca­nas a Or­te­ga afir­ma­ron a La Voz de Ga­li­cia que han re­ci­bi­do in­for­ma­ción de que el an­te­jui­cio es­tá de­ci­di­do, así como una or­den de aprehen­sión pa­ra la fun­cio­na­ria que se re­be­ló con­tra Ma­du­ro.

AN­DRÉS MAR­TÍ­NEZ CA­SA­RES REUTERS

Agen­tes de se­gu­ri­dad ro­dean a dos ma­ni­fes­tan­tes afec­ta­dos por un ata­que con bom­bas la­cri­mó­ge­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.