Álex Ber­gan­ti­ños se des­pi­de: «El Dé­por me lo ha da­do to­do, pe­ro soy más útil sa­lien­do»

El ca­pi­tán blan­quia­zul am­plía su con­tra­to y se va ce­di­do al Spor­ting

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - XURXO FER­NÁN­DEZ

«Vi­vi­mos aquí una épo­ca muy di­fí­cil en to­dos los as­pec­tos, en la que es­tu­vi­mos a pun­to de no po­der sa­lir a com­pe­tir. Que­da­rá co­mo re­fe­ren­cia pa­ra gen­te co­mo yo o co­mo Lau­re, obre­ros su­frien­do por el De­por­ti­vo». En el día de su des­pe­di­da, Ber­gan­ti­ños acer­tó con las pa­la­bras, pe­ro le fa­lló el atuen­do; el cas­co y la fiam­bre­ra. Ver­ba­li­zó su con­di­ción de pro­le­ta­rio, den­tro de los lí­mi­tes del dis­pen­dio fut­bo­le­ro, y des­pla­zó el fo­co ha­cia la pe­que­ña re­vo­lu­ción en el seno del plan­tel que es­tá ani­qui­lan­do a los cu­rri­tos. «Me he cria­do yen­do a Ria­zor, el De­por­ti­vo me lo ha da­do to­do, pe­ro en es­te mo­men­to soy más útil sa­lien­do», re­co­no­ció el to­da­vía 4 blan­quia­zul, hu­mil­de has­ta en la ci­fra. «La Na­vi­dad pa­sa­da ya es­ta­ba con­tan­do po­co. Aho­ra ha lle­ga­do Fe­de Val­ver­de que tie­ne una pin­ta es­pec­ta­cu­lar y hay otros tres pi­vo­tes de ca­li­dad con­tras­ta­da. Tam­po­co quie­ro mo­les­tar», in­sis­tió. En esa re­lu­cien­te sa­la de má­qui­nas de la fac­to­ría Pe­pe Mel queda al me­nos otro co­ru­ñés, aun­que le fal­te el se­llo de la Sa­gra­da. Mos­que­ra asis­tió, sen­ta­do en­tre la pren­sa, al has­ta lue­go de Ber­gan­ti­ños. A su la­do, Juan­fran, Saúl, Al­ben­to­sa y Car­ta­bia aguan­ta­ron has­ta que dio la ho­ra del en­tre­na­mien­to.

Se­guía ha­blan­do el ca­pi­tán, se­ña­lan­do al pro­gre­so: «El equi­po es­tá cre­cien­do, en mi po­si­ción hay cua­tro ju­ga­do­res es­pec­ta­cu­la­res, y creo que es me­jor dar un pa­so a un la­do». Se re­nue­va el club, pa­ra bien en teo­ría, y un hin­cha so­lo pue­de sa­lu­dar el cam­bio, aun­que se lo lle­ve por de­lan­te: «Mi sen­ti­mien­to siem­pre se­rá de­por­ti­vis­ta, pue­da apor­tar aquí o no. Lo im­por­tan­te es el De­por­ti­vo y si es por­que si­gue cre­cien­do y ca­da vez tie­ne me­jo­res ju­ga­do­res se­ré el pri­me­ro en apo­yar­lo y en­ten­der­lo».

Con­cen­tra­do, frío, co­mo en las tar­des en las que se de­di­ca­ba a con­tar ri­va­les en Ria­zor pa­ra sa­ber de qué la­do to­ca­ba achi­car agua, la emo­ti­vi­dad se que­dó en el dis­cur­so. Ni un ti­tu­beo ni una lá­gri­ma. En­tre otras co­sas por­que, co­mo re­cal­có, se va un año y vuel­ve: «Se­gui­ré al Dé­por en la dis­tan­cia, pe­ro to­tal­men­te vin­cu­la­do». Tan­to, que ha am­plia­do otro año el con­tra­to que se ex­tin­guía en ju­nio del pró­xi­mo año. «Quie­ro dis­fru­tar del fút­bol lo que el cuerpo aguan­te —ma­ni­fes­tó—. He te­ni­do el pri­vi­le­gio de es­tar seis años se­gui­dos en el equi­po de mi vi­da y to­ca apro­ve­char otra opor­tu­ni­dad im­por­tan­te». Se va el por­ta­dor del bra­za­le­te, sin car­go de con­cien­cia: «Es­to es ley de vi­da. Me acuer­do de Va­le­rón o Ma­nuel Pa­blo cuan­do lle­gué. Aho­ra ten­go com­pa­ñe­ros que van a ser re­fe­ren­tes en cuan­to em­pie­ce a ro­dar el ba­lón. Es­toy to­tal­men­te tran­qui­lo en ese as­pec­to».

En ca­mi­se­ta blan­quia­zul, de­por­ti­vis­ta has­ta de in­cóg­ni­to, Alex ex­pli­có in­clu­so el por­qué de ir­se a un equi­po que no des­pier­ta de­ma­sia­das sim­pa­tías en su ca­sa. Gi­jón col­ma ne­ce­si­da­des pro­fe­sio­na­les y afec­ti­vas: «En el día a día ha­cen fal­ta de­ter­mi­na­dos ju­ga­do­res pa­ra un buen fun­cio­na­mien­to y el mís­ter me de­jó cla­ro que iba a te­ner muy po­cas op­cio­nes. Hay que ser cons­cien­tes de la si­tua­ción de ca­da uno y a ve­ces dar un pa­so atrás es im­por­tan­te tam­bién. Voy con to­da la ilu­sión del mundo a com­pe­tir a Se­gun­da. Pa­ra mí ju­gar lo es to­do y allí me dan la opor­tu­ni­dad de ser al­guien im­por­tan­te. Me han da­do su ca­ri­ño des­de el prin­ci­pio», des­ta­có. «Quie­res sen­tir­te útil y con op­cio­nes y ver que no las tie­nes te ha­ce ren­dir peor y eso al fi­nal pue­de trans­mi­tir­se. Ni Pe­pe ni el club me han em­pu­ja­do a to­mar la de­ci­sión». Ha si­do el pro­gre­so, im­pa­si­ble con el obre­ro. «Es ley de vi­da. Me acuer­do de Va­le­rón o Ma­nuel Pa­blo cuan­do lle­gué. Aho­ra ten­go com­pa­ñe­ros que se­rán re­fe­ren­tes, es­toy to­tal­men­te tran­qui­lo» «Ha lle­ga­do Fe­de Val­ver­de que tie­ne una pin­ta es­pec­ta­cu­lar y hay otros tres pi­vo­tes de ca­li­dad con­tras­ta­da. Tam­po­co quie­ro mo­les­tar» «Me he cria­do yen­do a Ria­zor, el De­por­ti­vo me lo ha da­do to­do, pe­ro en es­te mo­men­to creo que soy más útil sa­lien­do» Alex Ber­gan­ti­ños

EDUAR­DO PÉ­REZ

Alex Ber­gan­ti­ños, du­ran­te su rue­da de pren­sa de des­pe­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.