Los agen­tes mu­ni­ci­pa­les se im­pli­can en la vi­gi­lan­cia del mon­te

En A Po­bra han co­men­za­do a ha­cer con­tro­les en las vías de en­tra­da de A Cu­ro­ta

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - Á. SE­VI­LLA

Es una lu­cha de to­dos. Con es­te le­ma, po­li­cías lo­ca­les de la zo­na bar­ban­za­na han da­do un im­por­tan­te pa­so ade­lan­te pa­ra pe­lear con­tra la la­cra de los in­cen­dios in­ten­cio­na­dos. Con el ob­je­ti­vo de mi­ni­mi­zar el da­ño que los pi­ró­ma­nos cau­san ve­rano tras ve­rano, la vi­gi­lan­cia de los mon­tes se ha con­ver­ti­do en una preo­cu­pa­ción aña­di­da pa­ra los agen­tes, que ade­más ven co­mo su tra­ba­jo se in­cre­men­ta, ya que la po­bla­ción en la co­mar­ca lle­ga a du­pli­car­se en el pe­río­do es­ti­val.

Pa­ra evi­den­ciar su com­pro­mi­so con la lu­cha con­tra los in­cen­dios, los cuer­pos mu­ni­ci­pa­les han co­men­za­do a au­men­tar su pre­sen­cia en los mon­tes. Con es­to se bus­ca di­sua­dir a los in­cen­dia­rios, ade­más de con­tro­lar a las per­so­nas que pue­den pa­re­cer sos­pe­cho­sas. En al­gu­nos ca­sos, se ha­ce un se­gui­mien­to a aque­llos que se en­cuen­tran un día sí, y otro tam­bién, tran­si­tan­do por las zo­nas que son víc­ti­mas de las lla­mas año tras año.

Es en A Po­bra do Ca­ra­mi­ñal don­de es­ta im­pli­ca­ción en la pre­ven­ción de in­cen­dios ha to­ma­do un ca­riz más ac­ti­vo. Los agen­tes po­bren­ses han pues­to en mar­cha con­tro­les iné­di­tos en Bar­ban­za, ya que han co­men­za­do a vi­gi­lar las vías de en­tra­da a sus mon­tes, con es­pe­cial hin­ca­pié en A Cu­ro­ta, al ser una de las zo­nas más afec­ta­das y que en­tra­ña más ries­gos pa­ra la na­tu­ra­le­za, ya que el fuego se pue­de ex­ten­der con mu­cha fa­ci­li­dad. Las ci­ta­das ins­pec­cio­nes se rea­li­zan de for­ma in­ter­mi­ten­te y en pun­tos que van cam­bian­do en to­do mo­men­to pa­ra que los po­ten­cia­les in­cen­dia­rios no pue­dan es­ca­bu­llir­se.

Re­vi­sar vehícu­los

En mu­chos ca­sos, es­tos con­tro­les se cen­tran en el flu­jo de per­so­nas que vi­si­tan el mon­te, aun­que tam­bién se han re­vi­sa­do vehícu­los de gen­te que po­dría ser sos­pe­cho­sa, pa­ra ver si trans­por­ta­ban en sus ma­le­te­ros uten­si­lios, co­mo me­che­ros u otros ar­tícu­los, que pue­den ser uti­li­za­dos pa­ra pro­vo­car fue­gos. Los agen­tes po­bren­ses lo seguirán ha­cien­do to­do el ve­rano y al­gu­nos de sus co­le­gas ve­ci­nos no des­car­tan su­mar­se a es­ta ini­cia­ti­va.

En Rian­xo, por ejem­plo, a pe­sar de que es­tos con­tro­les a pie de mon­te no se rea­li­zan, sí se en­vían agen­tes en mo­to pa­ra re­co­rrer el bos­que. La mis­ma si­tua­ción se re­pi­te en otros con­ce­llos, co­mo Ribeira, Noia o Por­to do Son. En la ca­pi­tal bar­ban­za­na, es­tas pa­tru­llas se sue­len cen­trar en los en­tor­nos del par­que pe­riur­bano y de Co­rru­be­do, lugares muy cas­ti­ga­dos por el fuego. Mien­tras tan­to, en Noia, los agen­tes vi­si­tan la zo­na de Roo, don­de tie­nen una vi­sión pri­vi­le­gia­da.

Sin em­bar­go, a pe­sar de que la im­pli­ca­ción es má­xi­ma, el ma­yor pro­ble­ma par­te de la fal­ta de per­so­nal dis­po­ni­ble, que im­pi­de que una pa­tru­lla acu­da ca­da día a los pun­tos que sa­ben que pue­den ser pas­to de las lla­mas. Es­te es el ca­so de los agen­tes mu­ni­ci­pa­les de Boi­ro, a los que el au­men­to de tra­ba­jo du­ran­te es­ta épo­ca les im­pi­de con­tro­lar tam­bién los mon­tes.

MATALOBOS

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.