Eu­ro­pa ava­la el ve­to al ve­lo in­te­gral

El Tri­bu­nal de Es­tras­bur­go apo­ya la prohi­bi­ción del ni­qab en Bél­gi­ca; los jue­ces con­si­de­ran le­gí­ti­ma la de­ci­sión de res­trin­gir su uso por salud de­mo­crá­ti­ca

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - CRIS­TI­NA POR­TEI­RO

Vía li­bre pa­ra prohi­bir el ni­qab en Bél­gi­ca. El Tri­bu­nal de De­re­chos Hu­ma­nos de Es­tras­bur­go exo­ne­ró ayer a las au­to­ri­da­des bel­gas por ha­ber vio­la­do, su­pues­ta­men­te, de­re­chos fun­da­men­ta­les al apro­bar el 1 de ju­nio del 2011 una ley que prohí­be el uso en pú­bli­co de es­te ti­po de ve­lo que cu­bre to­do el cuerpo, a ex­cep­ción de los ojos. Los jue­ces dic­ta­mi­na­ron en dos sen­ten­cias pa­ra­le­las que el Es­ta­do bel­ga y las au­to­ri­da­des lo­ca­les tie­nen de­re­cho a im­po­ner res­tric­cio­nes a su uso va­lo­ran­do cri­te­rios co­mo la se­gu­ri­dad, la con­vi­ven­cia con­jun­ta y la igual­dad de gé­ne­ro.

La dispu­ta la abrie­ron Sa­mia Bel­ca­ce­mi, una mujer bel­ga de 36 años re­si­den­te en el dis­tri­to de Schaer­beek (Bru­se­las) y Ya­mi­na Ous­sar, una mujer ma­rro­quí de 44 años que vi­ve en Lie­ja. A am­bas se le su­mó la de­nun­cia de una ter­ce­ra, Da­kir. Bel­ca­ce­mi y Ous­sar acu­die­ron el 26 de ju­lio del 2011 al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal bel­ga pa­ra tra­tar de tum­bar la ley que les im­pe­día sa­lir a la ca­lle con ni­qab. No tu­vie­ron éxi­to. Tras ese pri­mer fias­co, las dos mu­je­res mu­sul­ma­nas de­ci­die­ron acu­dir al Tri­bu­nal de Es­tras­bur­go el 31 de ma­yo del 2013 y de­nun­ciar al Es­ta­do bel­ga an­te la má­xi­ma au­to­ri­dad ju­di­cial. Allí ale­ga­ron ha­ber ele­gi­do de for­ma vo­lun­ta­ria ves­tir­se con el ve­lo y acu­sa­ron a las au­to­ri­da­des del país de dis­cri­mi­nar­las, de no res­pe­tar su vi­da pri­va­da y fa­mi­liar y de vio­lar sus de­re­chos a la li­ber­tad de con­cien­cia y re­li­gión. A con­se­cuen­cia de ello, Bel­ca­ce­mi ase­gu­ra que ha te­ni­do que pres­cin­dir de la pren­da en pú­bli­co por mie­do a ser mul­ta­da. Ous­sar va más allá y cul­pa al Es­ta­do de obli­gar­la a vivir «re­clui­da en ca­sa» al no po­der sa­lir a la ca­lle ta­pa­da de la ca­be­za a los pies, una si­tua­ción que ha per­ju­di­ca­do a su «vi­da so­cial». Pe­ro el al­to tri­bu­nal no lo ve así. Ayer ti­ró por tie­rra to­das sus que­jas y dio car­pe­ta­zo al asun­to: «La prohi­bi­ción en Bél­gi­ca de ves­tir ro­pa que cu­bra el ros­tro en pú­bli­co no vio­la la Con­ven­ción de De­re­chos Hu­ma­nos», sos­tie­ne la sen­ten­cia en la que se ex­pli­ca que la de­ci­sión se to­mó por ra­zo­nes de salud de­mo­crá­ti­ca: «La res­tric­ción bus­ca ga­ran­ti­zar con­di­cio­nes pa­ra la con­vi­ven­cia con­jun­ta y la pro­tec­ción de los de­re­chos y li­ber­ta­des de los otros, ne­ce­sa­rio en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca», re­za el tex­to.

Otra sen­ten­cia con­tra­ria

La sen­ten­cia es igual de con­tun­den­te que otra ge­me­la dic­ta­da en Fran­cia en el 2014. Los jue­ces re­co­no­cen que la de­ci­sión de prohi­bir o no el ve­lo in­te­gral o se­mi in­te­gral es una «op­ción de la so­cie­dad», una elec­ción que de­ben to­mar las au­to­ri­da­des tras un am­plio y ex­ten­so de­ba­te pú­bli­co. «Es­ta prác­ti­ca en Bél­gi­ca se con­si­de­ra in­com­pa­ti­ble con la co­mu­ni­ca­ción y el es­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes hu­ma­nas, in­dis­pen­sa­bles pa­ra la vi­da en so­cie­dad [...] Se tra­ta de un asun­to de pro­tec­ción de la in­ter­ac­ción en­tre in­di­vi­duos, esen­cial pa­ra ga­ran­ti­zar el fun­cio­na­mien­to de una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca», ase­gu­ra el tri­bu­nal. La ley del 2011 con­tra el uso del ve­lo in­te­gral se hi­zo en ba­se a tres ob­je­ti­vos: Ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, la igual­dad de gé­ne­ro y el con­cep­to de «con­vi­ven­cia con­jun­ta». Ade­más de­ja en ma­nos de las au­to­ri­da­des lo­ca­les y na­cio­na­les la la­bor de de­ter­mi­nar cuán­do es ne­ce­sa­rio res­trin­gir el de­re­cho a ha­cer pú­bli­ca una con­vic­ción o ma­ni­fes­ta­ción re­li­gio­sa por­que es­tán «en me­jo­res con­di­cio­nes» de va­lo­rar­lo que los jue­ces de Es­tras­bur­go. La ley «no vio­la los de­re­chos hu­ma­nos», in­sis­te la sen­ten­cia. ¿A qué se en­fren­tan aho­ra Bel­ca­ce­mi y Ous­sar si no aca­tan las nor­mas? Las san­cio­nes po­drían ir des­de mul­tas a pe­nas de cár­cel si in­frin­gen de for­ma reite­ra­da y au­to­má­ti­ca la ley aun­que siem­pre se de­be­rán apli­car con pro­por­cio­na­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.