Amé­ri­ca, una fuen­te de re­cur­sos pa­ra la far­ma­cia ac­tual

Un li­bro re­co­ge la historia de las me­di­ci­nas des­cu­bier­tas tras la co­lo­ni­za­ción del con­ti­nen­te

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - R. R. GAR­CÍA

Si Cris­tó­bal Co­lon no hu­bie­se des­cu­bier­to Amé­ri­ca es po­si­ble que mu­chos par­tos fue­ran aún más do­lo­ro­sos o que en­fren­tar­se a una ope­ra­ción re­sul­ta­se sen­si­ble­men­te más trau­má­ti­co. Y lo es por­que la co­caí­na, de la que se de­ri­van los anes­té­si­cos lo­ca­les, no exis­tía en el res­to del mundo has­ta que Es­pa­ña co­lo­ni­zó el nue­vo con­ti­nen­te. Ni tam­po­co el cu­ra­re, un ve­neno uti­li­za­do por los in­dios que evo­lu­cio­nó y se ma­ni­pu­ló pa­ra ser uti­li­za­do co­mo re­la­jan­te mus­cu­lar en ope­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas. «Una par­te sus­tan­cial del arsenal te­ra­péu­ti­co de la far­ma­cia ac­tual pro­ce­de de dro­gas cru­das del con­ti­nen­te ame­ri­cano», ex­pli­ca En­ri­que Ra­vi­ña, ca­te­drá­ti­co ad ho­no­rem de Quí­mi­ca Far­ma­céu­ti­ca de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go y au­tor del li­bro Las me­di­ci­nas de la historia es­pa­ño­la en Amé­ri­ca, coedi­ta­do por la ins­ti­tu­ción com­pos­te­la­na y la Fun­da­ción Lilly y pre­sen­ta­do ayer.

La pu­bli­ca­ción co­mien­za con una in­tro­duc­ción his­tó­ri­ca, des­de la ru­ta de las es­pe­cies has­ta las mi­sio­nes, pa­ra lue­go tra­tar en ca­pí­tu­los es­pe­cí­fi­cos las tres dro­gas du­ras más im­por­tan­tes: el cu­ra­re, un ve­neno que los na­ti­vos ame­ri­ca­nos apli­ca­ban en la pun­ta de las fle­chas pa­ra ca­zar, la cor­te­za de qui­na o la ho­ja de co­ca. El cu­ra­re es un ca­so pa­ra­dig­má­ti­co por­que, a jui­cio de Ra­vi­ña, ejem­pla­ri­za «la gran­de­za de la far­ma­cia, que per­mi­te cien­tí­fi­ca­men­te que un tó­xi­co evo­lu­cio­ne ha­cia un fár­ma­co».

La historia de la ho­ja de la co­ca tam­bién tie­ne una historia par­ti­cu­lar. La plan­ta fue traí­da a Es­pa­ña por Hi­pó­li­to Ruiz y Jo­sé An­to­nio Pa­vón en la ex­pe­di­ción que rea­li­za­ron en­tre 1783 y 1788 al vi­rrei­na­to de Pe­rú. Lle­va­ron a un di­bu­jan­te, Isi­dro Gál­vez, que fue el pri­me­ro que ilus­tró la plan­ta. Lue­go, en 1860, quí­mi­cos ale­ma­nes ais­la­ron cris­ta­les de co­caí­na pu­ra y com­pro­ba­ron que in­sen­si­bi­li­za­ba la len­gua. Más tar­de, en 1884, fue uti­li­za­da por pri­me­ra vez por un ocu­lis­ta vie­nés co­mo anes­te­sia lo­cal en la ci­ru­gía de un ojo. Des­de en­ton­ces, su uso se ex­ten­dió en la cla­se mé­di­ca. ««To­dos los anes­té­si­cos lo­ca­les

El li­bro de En­ri­que Ra­vi­ña, en el centro de la ima­gen de la iz­quier­da, re­co­ge el pri­mer di­bu­jo de una ho­ja de co­ca, la pre­cur­so­ra de los anes­té­si­cos. vie­nen de la co­caí­na», pre­ci­sa En­ri­que Ra­vi­ña.

Otro gran pro­ta­go­nis­ta fue la cor­te­za de qui­na, cu­ya uti­li­za­ción co­mo an­ti­ma­lá­ri­co «fue fun­da­men­tal en Eu­ro­pa du­ran­te los si­glos XVII, XVIII y XIX». Gra­cias a la quí­mi­ca se ais­la­ron los prin­ci­pios ac­ti­vos de es­tas dro­gas cru­das, en es­pe­cial los al­ca­loi­des. Y fue así co­mo se ob­tu­vie­ron los pri­me­ros fár­ma­cos sin­té­ti­cos.

C. VI­LLA­VER­DE

Pri­mer di­bu­jo de una ho­ja de co­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.