Un chi­co bueno en Hollywood

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Cultura - Eduar­do Ga­lán Blan­co

Cui­da­do con­mi­go que es­toy muy lo­co!», nos ase­gu­ró ba­jo el dic­ta- do de Al­mo­dó­var. Pe­ro no le hi- ci­mos ca­so. Si es­ta­ba lo­co, des­de lue­go no pa­re­cía pe­li­gro­so. Más cer­ca del cas­to Jo­sé de La cor­te del fa­raón que de ser un Ma­ta­dor, Ban­de­ras se nos an­to­ja bueno y tierno cual pan re­cién hor­nea­do, a pe­sar de in­ter­pre­tar a aquel ému­lo del Te­ren­ce Stamp de El co­lec­cio­nis­ta, se­cues­tran­do en­tre so­gas y nu­dos a Victoria Abril. Y aun con to­da la pa­ra­fer­na­lia sa­do­ma­so de ¡Áta­me! en­ci­ma, To­ñi­to no pa­sa­ba de pe­lu­che.

An­to­nio Ban­de­ras siem­pre ha ti­ra­do a buen ti­po, en la pan­ta­lla y se­gu­ra­men­te en la vi­da real. Y eso que ha en­car­na­do a un pér­fi­do y jo­ven Mus­so­li­ni y has­ta ha da­do vi­da a una es­pe­cie de doc­tor Fran­kens­tein, re­cons­tru­yen­do a Ele­na Ana­ya en La piel que ha­bi­to, fil­me es­te que, por cier­to, nos pa­re­ce su me­jor tra­ba­jo has­ta la fe­cha, con un re­gis­tro tan pró­xi­mo al de aque­llos gran­des doc­to­res lo­cos y ro­mán­ti­cos que han nu­tri­do las his­to­rias del ci­ne holly­woo­dien­se, des­de Co­lin Cli­ve has­ta Vin­cent Pri­ce. Pe­ro, a pe­sar de los pe­sa­res, sus ma­los eran bue­nos.

Li­be­ra­do de la som­bra de su des­cu­bri­dor, ya le­jos del se­llo de chi­co Al­mo­dó­var, Ban­de­ras vo­ló al­to. Has­ta que Fer­nan­do Rey hi­zo de aquel fran­chu­te que bur­la­ba a Gene Hack­man, en­tran­do y sa­lien­do del va­gón del me­tro de French Con­nec­tion, nin­gún ac­tor es­pa­ñol ha­bía con­quis­ta­do el mer­ca­do ame­ri­cano. Y mu­cho an­tes de Ja­vier Bar­dem, An­to­nio se hi­zo ca­si im­pres­cin­di­ble en la ma­qui­na­ria de la tie­rra de los sue­ños. Fue el la­tino ofi­cial de Hollywood, rey del mam­bo que can­ta­ba can­cio­nes de amor y nue­vo Ty­ro­ne Po­wer en La más­ca­ra del Zo­rro.

Hollywood, es lo que tie­ne, pro­por­cio­na ex­tra­ños com­pa­ñe­ros de ca­ma. Ma­don­na lo me­tió en la su­ya, Tom Hanks era su aman­te en una Phi­la­delp­hia azo­ta­da por el si­da y Me­la­nie Grif­fith lo lle­vó del le­cho del ce­lu­loi­de al de la lla­ma­da vi­da real. Dúc­til, in­tui­ti­vo, de gran pre­sen­cia de­lan­te de la cá­ma­ra, Ban­de­ras no ha de­ja­do de cre­cer en las úl­ti­mas dé­ca­das. Ha he­cho de to­do, des­de pis­to­le­ro en Des­pe­ra­do has­ta de Mar­ce­lino Sanz de Sau­tuo­la re­des­cu­brien­do Al­ta­mi­ra. En sus ojos es­tá el Me­di­te­rrá­neo de Pi­cas­so, y, pró­xi­mo a los se­sen­ta ya, aún es una es­pe­cie de to­ri­to bra­vo de mi­ra­da po­li­fé­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.