WhatsApp, el va­cío le­gal de cri­mi­na­les

Aus­tria pro­po­ne que la Po­li­cía pin­che men­sa­jes pa­ra lu­char con­tra la de­lin­cuen­cia; en Ga­li­cia, los agen­tes no ac­ce­den a los wa­saps, pe­ro pue­den ser­vir de prue­ba en un jui­cio

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Alta Definición - DIE­GO LUEN­GO, L. G. V. REDACCIÓN / LA VOZ

Tras la muer­te de Jimmy Ro­me­ro en el 2014 se abrió el de­ba­te so­bre la uti­li­za­ción del WhatsApp co­mo prue­ba en los jui­cios. En ese ca­so se lle­gó a la con­clu­sión de que los hin­chas ha­bían con­cer­ta­do la ho­ra de la re­yer­ta me­dian­te la fa­mo­sa apli­ca­ción de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea. Unos me­ses an­tes, la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Po­li­cía re­mi­tió una que­ja al Con­se­jo de la Po­li­cía. Su pro­tes­ta se ba­sa­ba en la im­po­si­bi­li­dad del cuerpo po­li­cial de in­ter­cep­tar co­mu­ni­ca­cio­nes a tra­vés de WhatsApp. Un pro­ble­ma, ya que a día de hoy hay que te­ner en cuen­ta que mu­chas actividades cri­mi­na­les han de­ja­do las co­mu­ni­ca­cio­nes te­le­fó­ni­cas al uso, vién­do­se más pro­te­gi­dos con es­te ti­po de op­cio­nes.

En Aus­tria, han que­ri­do aca­bar con es­ta la­gu­na le­gal. Su Go­bierno ha ela­bo­ra­do un bo­rra­dor de ley que lo que pro­po­ne es que la Po­li­cía pue­da ac­ce­der a dis- tin­tos ser­vi­cios de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea, co­mo pue­den ser WhatsApp, Te­le­gram o Sky­pe. El ob­je­ti­vo es el de evi­tar de­ter­mi­na­das actividades ile­ga­les y el de ayu­dar a lu­char con­tra la de­lin­cuen­cia y el te­rro­ris­mo. El bo­rra­dor ya es­tá en ma­nos de di­fe­ren­tes ex­per­tos po­lí­ti­cos, téc­ni­cos, le­ga­les y de de­re­chos ci­vi­les pa­ra tra­tar de con­cre­tar el pun­to con­cre­to has­ta el que pue­den lle­gar las fuer­zas de se­gu­ri­dad. Aun­que la Jus­ti­cia de Aus­tria ya ha re­suel­to jui­cios gra­cias a con­ver­sa­cio­nes en­tre apa­ra­tos elec­tró­ni­cos que se han apor­ta­do co­mo prue­ba, la nue­va ley con­lle­va­ría un gran cam­bio.

Así, la Po­li­cía con­ta­ría con ac­ce­so re­mo­to a es­te ti­po de da­tos, aun­que el por­ta­voz mi­nis­te­rial ya ha de­cla­ra­do que las au­to­ri­da­des no ten­drán to­tal li­ber­tad pa­ra su uso. En ca­so de que se aprue­be, ten­drían el per­mi­so pa­ra ac­ce­der a es­tas con­ver­sa­cio­nes siem­pre y cuan­do lo ha­ya au­to­ri­za­do un tri­bu­nal o si hay una sos­pe­cha so­bre con­ver­sa­cio­nes que es­tén re­la­cio­na­das con de­li­tos cas­ti­ga­dos con un mí­ni­mo de cin­co años de cár­cel.

Obli­ga­dos a dar in­for­ma­ción

Sin una or­den ju­di­cial, co­mo su­ce­de en Es­pa­ña, no tie­nen per­mi­ti­do re­vi­sar el con­te­ni­do de las con­ver­sa­cio­nes de WhatsApp de los im­pli­ca­dos en una in­ves­ti­ga­ción. En ca­so de que exis­ta, los acu­sa­dos es­ta­rían obli­ga­dos a ofre­cer la in­for­ma­ción. En al­gu­nos ca­sos es­te lar­go pro­ce­so es un in­con­ve­nien­te, ya que de otro mo­do la Po­li­cía po­dría ade­lan­tar­se en la in­ves­ti­ga­ción.

En Ga­li­cia ya son de­ce­nas de jui­cios anua­les los que se re­suel­ven gra­cias a las con­ver­sa­cio­nes apor­ta­das co­mo prue­ba. La co­mu­ni­dad cuen­ta ca­da vez con un nú­me­ro ma­yor de acu­sa­dos por men­sa­jes, ar­chi­vos fo­to­grá­fi­cos y de au­dio que fue­ron en­via­dos a tra­vés de es­tas apli­ca­cio­nes. De he­cho, es­te ti­po de co­mu­ni­ca­cio­nes pue­den ser fun­da­men­ta­les a la ho­ra de in­cli­nar la de­ci­sión del juez.

El re­co­rri­do de los men­sa­jes en WhatsApp es bas­tan­te sen­ci­llo pe­ro su ci­fra­do, al con­tra­rio, es muy com­pli­ca­do. Pa­ra po­der des­ci­frar los men­sa­jes son ne­ce­sa­rias las claves alea­to­rias de las que van acom­pa­ña­dos. Con el pa­so de los años y ac­tua­li­za­cio­nes de la apli­ca­ción, lo que han he­cho ha si­do in­tro­du­cir una ma­yor se­gu­ri­dad en la pla­ta­for­ma y por lo tan­to en las con­ver­sa­cio­nes de los usua­rios, as­pec­to que ayu­da muy po­co a la Jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.