El boi­ren­se cu­ya ama­bi­li­dad tras­pa­só el des­pa­cho

Luis Jo­sé Mar­tí­nez Re­bo­lli­do, «Co­té» (Boi­ro, 1945)

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Barbanza-Muros-Noia -

Ha­cía años que Luis Jo­sé Mar­tí­nez Re­bo­lli­do, Co­té, ya no re­si­día en el Boi­ro que le ha­bía vis­to cre­cer, ya que tras la ju­bi­la­ción se ha­bía mar­cha­do a Pon­te­ve­dra jun­to a Ma­ría Jo­sé, el amor de su vi­da. Sin em­bar­go, ayer la sen­sa­ción de su au­sen­cia no tar­dó en ex­ten­der­se im­pa­ra­ble, pe­ro no so­lo en­tre los co­ra­zo­nes de los boi­ren­ses, sino en los de to­da la co­mar­ca. Y es que la ama­bi­li­dad de es­te au­xi­liar de no­ta­ría no es co­no­ci­da so­lo por tras­pa­sar la pa­red del des­pa­cho, sino tam­bién los lí­mi­tes geo­grá­fi­cos.

Aque­llos que le co­no­cían, ya fue­se en pro­fun­di­dad o de unas po­cas pa­la­bras, coin­ci­den al des­cri­bir a ese ca­ba­lle­ro «ex­tre­ma­da­men­te edu­ca­do» y «extraordinariamente ex­qui­si­to en el tra­to», cu­yo ta­lan­te diplomático, pa­cí­fi­co y cortés no en­con­tra­ron nun­ca un ad­ver­bio de su me­di­da.

La historia de Luis Jo­sé Mar­tí­nez tam­bién es­tá mar­ca­da por el es­fuer­zo y la de­di­ca­ción en el tra­ba­jo. Es­tu­dió náu­ti­ca en A Co­ru­ña y pa­só cer­ca de tres años em­bar­ca­do en na­ves ex­tran­je­ras y bar­cos de pes­ca na­cio­na­les. Más tar­de se ti­tu­ló co­mo pi­lo­to de la ma­ri­na mer­can­te, pe­ro su vin­cu­la­ción con el mar se rom­pe­ría al cum­plir una pro­me­sa que un día le con­fe­só a un buen ami­go: «Se ca­so non volvo a em­bar­car». Y así fue co­mo Ma­ría Jo­sé se con­vir­tió en su úni­co océano.

El co­no­ci­do co­mo Co­té ejer­ció de au­xi­liar de no­ta­ría cer­ca de dos dé­ca­das, pri­me­ro en A Po­bra, y lue­go en Boi­ro en la fir­ma de Jo­sé Prie­to Luen­go. Mar­tí­nez fa­lle­ció ayer a los 72 años y su funeral se ce­le­bra­rá hoy a las 11.45 ho­ras en la igle­sia pa­rro­quial de San­ta Eu­la­lia.

El re­en­cuen­tro

El lu­nes, un an­ti­guo com­pa­ñe­ro de la pan­di­lla de Co­té, Ale­jan­dro Sa­ni­si­dro, aban­do­na­ba es­te mundo pa­ra re­ci­bir hoy su des­pe­di­da a las 16.45 ho­ras en el tem­plo de San­tia­go de Lam­pón. Ha­cía tiem­po que no se veían, mas la ca­sua­li­dad qui­so que los dos y sus alle­ga­dos se re­en­con­tra­sen en el mis­mo ta­na­to­rio. Ese mo­men­to sir­vió pa­ra que mu­chos de los pre­sen­tes re­cor­da­ran aque­lla «ge­ne­ra­ción irre­pe­ti­ble».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.