Mul­ta

La Voz de Galicia (Barbanza) - - La Voz De Barbanza - Maxi Ola­ria­ga

Co­mo di­ría el Sé­ne­ca, «an­da la ju­ve­na­lia más apre­tá que el fa­jín de Fras­cue­lo», pe­nei­ran­do sus con­tra­tos ba­su­ra, sus ho­ras sin co­ti­zar a la se­gu­ri­dad so­cial y su par­ti­cu­lar fu­tu­ro fan­tas­ma, y aún el sa­cro­san­to po­der les es­pe­ra en ca­da ca­lle ves­ti­do de uni­for­me pa­ra ta­tuar los pa­ra­bri­sas de sus co­ches de se­gun­da mano con ale­vo­sos pa­pe­lo­tes de mul­tas que, por su cuan­tía, pa­re­cie­ra que co­rres­pon­den al ama­rre de un pe­tro­le­ro en Nue­va York más que al es­ta­cio­na­mien­to de un uti­li­ta­rio en una ca­lle de pue­blo.

Me trae un mo­zo, en­gan­cha­do a la ver­gon­zo­sa reforma la­bo­ral del PP, una mul­ta por apar­car in­de­bi­da­men­te en Noia. San­ción: ¡200 eu­ros! Ga­na el cha­val, re­ven­tán­do­se des­de la ma­dru­ga­da, unos 800, tra­ba­jan­do 12 ho­ras dia­rias cuan­do en su con­tra­to fi­gu­ran seis a la se­ma­na. ¿Qué con­ce­llo es ese que di­ce pa­sar­se el día pen­san­do en los noie­ses y preo­cu­par­se so­bre to­do por los jó­ve­nes? ¿Qué cri­te­rio se si­gue pa­ra aten­der con jus­ti­cia y equi­dad a la mu­cha­cha­da? ¡200 eu­ros! Cla­ro que son tan mi­se­ri­cor­dio­sos que por pron­to pa­go so­lo se­rán 100. O sea que de un sa­la­rio ¡ile­gal! de 800 eu­ros, se le de­traen 100. So­bre­vi­vir ya les es di­fí­cil, más aún con es­tas bar­ba­ri­da­des ab­so­lu­ta­men­te in­jus­tas.

Des­de pa­la­cio se ven las co­sas co­lor de ro­sa, con un aba­ni­co en ve­rano y ca­le­fac­ción en in­vierno. Imi­tan a sus lí­de­res de la ca­pi­tal. No hay más que ver co­mo sus ami­gue­tes, sim­pa­ti­zan­tes y de­más pa­rien­tes, a cual­quier ho­ra del día, apar­can sus co­ches in­de­bi­da­men­te du­ran­te ho­ras sin con­se­cuen­cias. De­mo­cra­cia y jus­ti­cia so­cial que pa­ra eso no duer­men pen­san­do en el bie­nes­tar de los ve­ci­nos, so­bre to­do de los jó­ve­nes. ¡Ven­ga ya!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.