Pa­tru­lla de re­fuer­zo pa­ra Ri­bei­ra

Uno de sus co­me­ti­dos es fi­jar­se y ano­tar des­per­fec­tos y de­fi­cien­cias en es­pa­cios pú­bli­cos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - CAR­MEN FER­NÁN­DEZ / A. G.

«Me gus­ta ayu­dar a la gen­te», así se pre­sen­ta­ba Brais Abral­des, uno de los chi­cos que for­man par­te de la po­li­cía in­fan­til. A sus 13 años, es­te es su quin­to ve­rano pa­tru­llan­do las ca­lles de Ri­bei­ra. Sus com­pa­ñe­ros si­guen su lí­nea, pe­ro hay al­guno que en­cuen­tra tam­bién otros ali­cien­tes, co­mo Sa­muel Cruz, que di­ce que al aca­bar «ha­cen una fies­ta y hay co­mi­da». To­dos coin­ci­den en que es al­go que les agra­da rea­li­zar, por eso in­vier­ten par­te de su tiem­po de va­ca­cio­nes en es­ta ac­ti­vi­dad que, de al­gu­na for­ma, su­po­ne una con­tri­bu­ción ciu­da­da­na.

Dis­tri­bui­dos por cua­tro zo­nas di­fe­ren­tes del cas­co ur­bano, ca­da pa­re­ja se en­car­ga de una. Los tur­nos de ca­da gru­po es­tán ya es­ta­ble­ci­dos y las pa­re­jas, for­ma­das. Pa­ra tran­si­tar­las, los ve­te­ra­nos eli­gen com­pa­ñe­ro en­tre los no­va­tos y los miem­bros con me­nos re­co­rri­do en el cuer­po. La mi­sión de los cha­va­les con­sis­te en pa­tru­llar las áreas asig­na­das, en­tre las que se en­cuen­tran la ave­ni­da Mi­guel Ro­drí­guez Bau­tis­ta, las ca­lles Ro­sa­lía de Cas­tro y Ga­li­cia o el Ma­le­cón, y en fi­jar­se en los de­ta­lles: si las pa­pe­le­ras es­tán en buen es­ta­do, si los vehícu­los es­tán bien es­ta­cio­na­dos, si hay ba­ches en las cal­za­das o si al­gu­na se­ñal es­tá ro­ta o da­ña­da. Cuan­do ven des­per­fec­tos que res­pon­den a es­tas u a otras ca­rac­te­rís­ti­cas, los ano­tan en su li­bre­ta pa­ra dar par­te.

Cuaderno y bo­lí­gra­fo

Un día cual­quie­ra, Brais y Sa­muel, dos de los 24 po­li­cías in­fan­ti­les que des­de ha­ce unos días es­tán dis­tri­bui­dos por San­ta Uxía, se po­nen en mar­cha cuaderno y bo­lí­gra­fo en mano. Esa jor­na­da les to­ca­ba cu­brir la zo­na uno, es de­cir, la ca­lle Ro­sa­lía de Cas­tro, des­de el Ma­le­cón has­ta la ro­ton­da de Abe­sa­das. Pa­ra pa­tru­llar, las pa­re­jas tie­nen que se­guir una nor­ma: los ve­te­ra­nos de­ben ir por el la­do de la ace­ra más pró­xi­mo a la ca­rre­te­ra.

Con los ojos pues­tos en sus ob­je­ti­vos, Brais y Sa­muel char­lan en­tre ellos, con la pla­ya co­mo te­ma es­tre­lla. «Si tie­nes turno de ma­ña­na pue­des ir por la tar­de», co­men­ta­ba Brais, dán­do­le a Sa­muel al­ter­na­ti­vas, ya que es su pri­mer año en el co­lec­ti­vo. Los ner­vios del día del es­treno se hi­cie­ron no­tar en Sa­muel. «Al lle­gar tu­ve que vol­ver a ca­sa a cam­biar­me por­que me con­fun­dí de pan­ta­lón. Me pu­se el lar­go y te­nía que lle­var el cor­to», con­ta­ba con una me­dia son­ri­sa di­bu­ja­da en la ca­ra.

Cuan­do se en­cuen­tran, por ejem­plo, un con­te­ne­dor con la ta­pa ro­ta, apun­tan el des­per­fec­to y la al­tu­ra de la ca­lle en la que se en­cuen­tra si­tua­do. Ellos tie­nen muy cla­ras sus ta­reas y las cum­plen al pie de la le­tra, so­bre to­do, tra­ba­jan­do en equi­po. Esa tar­de fue bas­tan­te aje­trea­da, ya que lle­ga­ron a ano­tar has­ta ocho in­ci­den­cias, en­tre las que se en­cuen­tran tres se­ña­les en mal es­ta­do y un con­te­ne­dor ro­to.

Al fi­na­li­zar su turno, po­nen rum­bo al co­le­gio O Gru­po, que es su cuar­tel ge­ne­ral. El cen­tro edu­ca­ti­vo es el pun­to de en­cuen­tro, el lu­gar en el que se reúnen con el ofi­cial Jo­sé Alon­so, el res­pon­sa­ble del sin­gu­lar cuer­po in­fan­til, y con sus com­pa­ñe­ros. El edi­fi­cio tam­bién es la ba­se en la que se reúnen an­tes de sa­lir a ha­cer sus ru­tas, allí re­ci­ben las li­bre­tas pa­ra ano­tar las in­ci­den­cias y se unen a sus pa­re­jas pa­ra em­pe­zar los tur­nos.

Al­gu­nos de los in­te­gran­tes de es­te ba­ta­llón com­par­ten al­go más que el uni­for­me, son her­ma­nos. Es al­go ha­bi­tual, y el ejem­plo más re­pre­sen­ta­ti­vo es el de Ka­mal. Es el ter­ce­ro de cua­tro her­ma­nos que for­ma par­te de la po­li­cía in­fan­til de Ri­bei­ra, y a lo me­jor no es el úl­ti­mo. Pe­ro no es el úni­co ca­so. Es­te año coin­ci­den tam­bién Mi­guel y Raquel, que lle­gan des­de el ve­cino mu­ni­ci­pio de A Po­bra, y Álex y Lúa. Pa­ra es­ta úl­ti­ma chi­qui­lla, la de es­te ve­rano se­rá su pri­me­ra aven­tu­ra vis­tien­do el uni­for­me po­li­cial.

La po­li­cía in­fan­til tie­ne en­tre sus ta­reas des­cu­brir des­per­fec­tos.

MAR­COS CREO

Brais y Sa­muel ano­tan una de­fi­cien­cia de­tec­ta­da en una se­ñal de Ro­sa­lía de Cas­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.