Vi­lla­res se sien­te ava­la­do por Beiras, pe­ro arre­cian los ata­ques a su li­de­raz­go

El por­ta­voz ase­gu­ra que no hay tan­tas di­fe­ren­cias con lo que plan­tean los crí­ti­cos

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Galicia - MA­RIO BERAMENDI

Luís Vi­lla­res, el ac­tual por­ta­voz par­la­men­ta­rio y or­gá­ni­co de En Ma­rea, res­pi­ra al­go más tran­qui­lo a so­lo dos días de que el par­ti­do ce­le­bre una asam­blea que se­rá de­ter­mi­nan­te pa­ra su fu­tu­ro in­me­dia­to. To­das las alar­mas so­na­ron en su des­pa­cho el mar­tes por la tar­de des­pués de que Beiras se des­col­ga­ra en las re­des con un apo­yo al do­cu­men­to de los crí­ti­cos, que se mo­vi­li­zan con la ini­cia­ti­va Re­cu­pe­rar En Ma­rea y que abo­gan no so­lo por vol­ver al «es­pí­ri­to de uni­da­de po­pu­lar», sino tam­bién por mo­ver­le la si­lla a Vi­lla­res en la por­ta­vo­cía or­gá­ni­ca del par­ti­do ins­tru­men­tal. En esa gue­rra es­ta­ban y es­tán un sec­tor de Ano­va, Es­quer­da Uni­da, Po­de­mos y Ma­rea Atlán­ti­ca.

Se­gún ha po­di­do con­fir­mar es­te pe­rió­di­co, el pro­pio Vi­lla­res, vi­si­ble­men­te in­quie­to an­te un gesto de enor­me car­ga sim­bó­li­ca, te­le­fo­neó el mar­tes por la no­che a Beiras, y ob­tu­vo del his­tó­ri­co di­ri­gen­te una res­pues­ta más tran­qui­li­za­do­ra. El fun­da­dor de Ano­va le ex­pli­có a Luís Vi­lla­res que apo­ya­ba el do­cu­men­to de Re­cu­pe­rar En Ma­rea co­mo prin­ci­pio po­lí­ti­co pa­ra que el par­ti­do si­ga sien­do un pro­yec­to de uni­dad po­pu­lar y un «es­pa­zo de rup­tu­ra», pe­ro no con la in­ten­ción de ava­lar nin­gu­na otra es­tra­te­gia de ín­do­le or­gá­ni­ca. Di­cho de otra for­ma: del tuit de Beiras no pue­de con­cluir­se un apo­yo a la en­mien­da de los crí­ti­cos que pi­den una por­ta­vo­cía ro­ta­to­ria ca­da seis me­ses y en la que ha­ya dos hom­bres y una mu­jer. Mu­cho más tran­qui­lo, Vi­lla­res ha­bla­ba ayer: «Eu sín­to­me igual de res­pal­da­do que an­tes». El por­ta­voz de En Ma­rea fue in­clu­so más allá y ar­gu­men­tó que en to­da la cam­pa­ña de Re­cu­pe­rar En Ma­rea, azu­za­da por los crí­ti­cos en las re­des y ves­ti­da co­mo una re­pro­ba­ción a la ac­tual di­rec­ción, hay te­sis per­fec­ta­men­te asu­mi­bles por to­dos, por lo que no exis­ten tan­tas di­fe­ren­cias con sus opo­si­to­res. «Eu creo que a emen­da á to­ta­li­da­de é en reali­da­de un con­xun­to de te­ses com­ple­men­ta­rias», sos­tu­vo.

Un sec­tor de En Ma­rea que apo­ya a Vi­lla­res y a la ac­tual coor­di­na­do­ra con­si­de­ra que to­da la cam­pa­ña de los crí­ti­cos, en la que se de­man­da re­cu­pe­rar un mo­de­lo su­pues­ta­men­te per­di­do, es en reali­dad una es­tra­te­gia pa­ra ero­sio­nar el li­de­raz­go del ac­tual por­ta­voz con la vis­ta pues­ta en las pró­xi­mas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas. Por tan­to, el ob­je­ti­vo pa­ra el ple­na­rio del sá­ba­do no se­ría tan­to re­vo­car a Luís Vi­lla­res ni a su di­rec­ción co­mo ai­rear un de­ba­te que pro­yec­te en la so­cie­dad una di­vi­sión in­ter­na y cier­ta fal­ta de au­to­ri­dad.

Los crí­ti­cos no pue­den aho­ra pre­sen­tar un por­ta­voz al­ter­na­ti­vo al ac­tual por­que su­pon­dría en­se­ñar las car­tas con mu­cha an­te­la­ción. To­da­vía que­dan tres cuar­tas par­tes de la le­gis­la­tu­ra.

X. A. S.

Vi­lla­res y Beiras, abra­zán­do­se en la cam­pa­ña de las au­to­nó­mi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.