El aniver­sa­rio del ase­si­na­to de Mi­guel Án­gel Blan­co re­su­ci­ta la di­vi­sión po­lí­ti­ca

La her­ma­na del con­ce­jal de Er­mua la­men­ta que la uni­dad de 1997 ha­ya que­da­do di­lui­da con el pa­so del tiem­po

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - NU­RIA VE­GA

El vi­gé­si­mo aniver­sa­rio del se­cues­tro y ase­si­na­to de Mi­guel Án­gel Blan­co ha de­ja­do una es­te­la agri­dul­ce. Aun­que el cri­men del con­ce­jal de Er­mua con­ci­ta dos dé­ca­das des­pués un sen­ti­mien­to uná­ni­me de re­pul­sa, los par­ti­dos se han to­pa­do con se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra re­edi­tar la uni­dad po­lí­ti­ca que acom­pa­ñó las mo­vi­li­za­cio­nes ciu­da­da­nas de aquel julio de 1997 en el que la ame­na­za de ETA no de­jó res­qui­cios pa­ra la di­vi­sión. La her­ma­na del edil viz­caíno la­men­tó ayer que la voz «úni­ca» que se al­zó en­ton­ces con­tra el te­rror se ha­ya di­lui­do con el pa­so del tiem­po: «Me da mu­chí­si­ma pe­na que vol­va­mos otra vez a me­dir­nos po­lí­ti­ca­men­te a la ho­ra de ren­dir ho­me­na­je a una víc­ti­ma».

Ma­ri­mar Blan­co ocu­pa a día de hoy un es­ca­ño en la bancada del PP en el Con­gre­so. La mis­ma Cá­ma­ra ba­ja don­de el mar­tes el con­sen­so se tor­nó im­po­si­ble pa­ra apro­bar una de­cla­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal y que ayer guar­dó un mi­nu­to, un «gri­to de si­len­cio», con la au­sen­cia de los dos dipu­tados de EH Bil­du.

La jor­na­da, sin em­bar­go, so­por­tó la re­sa­ca de la po­lé­mi­ca. Los ho­me­na­jes en Ma­drid que­da­ron em­pa­ña­dos por un cli­ma de cris­pa­ción. El pri­me­ro, el del gru­po mu­ni­ci­pal del PP. Al ac­to se su­mó la al­cal­de­sa, Ma­nue­la Car­me­na, pe­se a la con­tro­ver­sia por la ne­ga­ti­va del Ayun­ta­mien­to a col­gar de su fa­cha­da una pan­car­ta en re­cuer­do de Mi­guel Án­gel Blan­co. La con­cen­tra­ción reunió a au­to­ri­da­des y ve­ci­nos en torno a un pa­nel con la ima­gen del con­ce­jal ase­si­na­do y la le­yen­da «Ma­drid no te ol­vi­da». «Te pi­do —se di­ri­gió Ma­ri­mar Blan­co a la re­gi­do­ra— que col­gue­mos es­ta pan­car­ta en el bal­cón de Ci­be­les. Por fa­vor te lo pi­do». Los abu­cheos a Car­me­na obli­ga­ron, sin em­bar­go, al por­ta­voz mu­ni­ci­pal de los po­pu­la­res, Jo­sé Luis Mar­tí­nez-Al­mei­da, a re­cla­mar «res­pe­to». Ho­ras des­pués, el por­ta­voz se ve­ría for­za­do a re­pe­tir las mis­mas pa­la­bras tras el mi­nu­to de si­len­cio con­vo­ca­do por el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid a ini­cia­ti­va de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Mu­ni­ci­pios y Pro­vin­cias.

Tam­po­co en el mu­ni­ci­pio gui­puz­coano de La­sar­te-Oria fue po­si­ble acor­dar un tex­to por el aniver­sa­rio. El PSE, el PNV y Po­de­mos se abs­tu­vie­ron an­te la pro­pues­ta del PP, mien­tras que EH Bil­du op­tó por el vo­to en con­tra. El eco de las di­fe­ren­cias lle­gó has­ta el ac­to cen­tral de la Fun­da­ción Mi­guel Án­gel Blan­co en el Tea­tro Real de Ma­drid. El mi­nis­tro del In­te­rior, Juan Ig­na­cio Zoi­do, re­cla­mó uni­dad fren­te al te­rro­ris­mo sin «equi­dis­tan­cias ni eu­fe­mis­mos» y la ti­tu­lar de De­fen­sa, Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, cen­su­ró que «al­gu­nos sec­to­res re­ga­teen ho­me­na­jes».

Ma­riano Ra­joy y Pe­dro Sán- chez qui­sie­ron, en cam­bio, abs­traer­se de las dispu­tas par­ti­dis­tas. El pre­si­den­te abo­gó por re­cor­dar siem­pre a Mi­guel Án­gel Blan­co co­mo «sím­bo­lo de la de­fen­sa de la vi­da y la li­ber­tad». El lí­der del PSOE te­le­fo­neó a la her­ma­na del con­ce­jal pa­ra tras­la­dar­le el apo­yo «de to­da la fa­mi­lia so­cia­lis­ta».

EFE

Ma­ri­mar Blan­co, Cris­ti­na Ci­fuen­tes y Ma­nue­la Car­me­na, en el ac­to de ho­me­na­je del PP en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.