Fran­cia po­ne coto a la cre­cien­te ba­rra li­bre de «pur­ple drunk»

Des­de ayer exi­ge re­ce­ta pa­ra ad­qui­rir ja­ra­bes con co­deí­na, in­gre­dien­te prin­ci­pal de un cóc­tel po­pu­lar en­tre los ado­les­cen­tes

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - CARMO LÓ­PEZ

Ha­ce tres años, en la pri­ma­ve­ra del 2014, la em­pre­sa far­ma­céu­ti­ca Ac­ta­vis re­ti­ró del mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se un ja­ra­be de al­ta ga­ma for­mu­la­do pa­ra cu­rar la tos. No du­dó en ha­cer­lo por­que, co­mo pu­bli­có en­ton­ces la re­vis­ta TMZ, aquel fár­ma­co con al­to con­te­ni­do en co­deí­na se ha­bía po­pu­la­ri­za­do co­mo sus­tan­cia opiá­cea en­tre famosos co­mo Jus­tin Bie­ber o en­tre al­gu­nas es­tre­llas del rap nor­te­ame­ri­ca­nas, que in­clu­so ha­bla­ban de los efec­tos de aquel bre­ba­je com­bi­na­do con re­fres­co en sus le­tras. Lo apo- da­ron pur­ple drunk por el co­lor púr­pu­ra de la com­bi­na­ción. Es­ta se­ma­na el Ob­ser­va­to­rio Fran­cés so­bre las Dro­gas y de las To­xi­co­ma­nías (OFDT, en fran­cés) ad­vir­tió del in­cre­men­to en Fran­cia de los jó­ve­nes que pa­ra «co­lo­car­se» echa­ban mano de un cóc­tel pa­re­ci­do, com­pues­to por ja­ra­be con al­to con­te­ni­do en co­deí­na, re­fres­co o so­da y an­ti­his­ta­mí­ni­cos.

Lo mis­mo han ad­ver­ti­do otros paí­ses eu­ro­peos co­mo Ita­lia y, en Ca­ta­lu­ña, tam­bién al­gu­nos co­lec­ti­vos de pre­ven­ción del con­su­mo de dro­gas tam­bién lo han de­tec­ta­do. Los ma­yo­res adic­tos, los ado­les­cen­tes.

Aun­que las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias em­pe­za­ron a de­tec­tar un in­cre­men­to del con­su­mo en lo­ca­li­da­des co­mo Aqui­ta­nia, Pa­rís, Lyon, Mar­se­lla, Ren­nes... des­de el 2015, las au­to­ri­da­des lan­za­ron la voz de alar­ma des­pués de que, co­mo pu­bli­ca Le Mon­de, es­te año fue­ran diag­nos­ti­ca­das en el país dos muer­tes, más otras cin­co in­to­xi­ca­cio­nes

Ko­ko­dril Des­mor­fi­na ca­se­ra

Ba­sa­da en opiá­ceos, re­sul­ta diez ve­ces más po­ten­te que la he­roí­na. Es muy ba­ra­ta y por eso la apo­dan dro­ga de los po­bres. Ade­más, car­co­me la piel. por la in­ges­ta de es­tos cóc­te­les com­pues­tos de bar­bi­tú­ri­cos.

Pe­ro quien lan­zó una ver­da­de­ra cam­pa­ña pa­ra pro­mo­ver que la ven­ta de ja­ra­bes con co­deí­na —prin­ci­pal in­gre­dien­te por­que el an­ti­his­ta­mí­ni­co lo que ha­ce es fre­nar efec­tos se­cun­da­rios— tu­vie­ra que rea­li­zar­se obli­ga­to­ria­men­te con re­ce­ta fue la ma­dre

Me­fe­dro­na Co­mi­da pa­ra cac­tus

Usa­da co­mo fer­ti­li­zan­te o aro­ma­ti­zan­te. Tie­ne efec­tos es­ti­mu­lan­tes co­mo la an­fe­ta­mi­na o la co­ca. Pue­de ve­nir en pol­vo, cris­tal, cap­su­las o com­pri­mi­dos. de Pau­li­ne, una jo­ven de 16 años de Bey­nes que, su­pues­ta­men­te, era adic­ta a la sus­tan­cia. Mu­rió la pa­sa­da pri­ma­ve­ra tras ha­ber pa­sa­do diez días en co­ma por la in­ges­ta de co­deí­na.

La cam­pa­ña sur­tió su efec­to y, des­de ayer, en Fran­cia la dis­pen­sa de es­tos pro­duc­tos ha de rea­li­zar­se con re­ce­ta mé­di­ca. Fue lo que avan­zó ayer el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad fran­cés. Su ob­je­ti­vo: « Fre­nar las prac­ti­cas pe­li­gro­sas que ame­na­zan a la so­cie­dad». Ade­más, que­da prohi­bi­da la dis­pen­sa a tra­vés de In­ter­net y tam­bién ha de re­que­rir­se el aval mé­di­co pa­ra fár­ma­cos que ten­gan en­tre sus com­pues­tos dex­tro­me­tor­fano,

Co­caí­na Ro­sa La dro­ga más ca­ra del mun­do

Es cin­co ve­ces más ca­ra que la co­caí­na, pe­ro na­da tie­ne que ver con ella, por­que es un de­ri­va­do de las an­fe­ta­mi­nas. Pue­de fu­mar­se, es­ni­far­se o di­luir­se en un re­fres­co. etil­mor­fi­na y nos­ca­pi­na.

Los ja­ra­bes con co­deí­na en Es­pa­ña ya tie­nen que ser co­mer­cia­li­za­dos so­lo con re­ce­ta mé­di­ca, co­mo apun­ta el res­pon­sa­ble del Co­le­gio de Far­ma­céu­ti­cos de Ou­ren­se, Vi­cen­te Ál­va­rez. Ade­más, aña­de que el pro­ble­ma es to­mar me­dio fras­co en ca­da cóc­tel co­mo ha­cen los que con­su­men pur­ple drunk. Sa­ni­dad re­co­men­dó que no fue­ran usa­dos los ja­ra­bes pa­ra cu­rar la tos con co­deí­na (ap­tos pa­ra la tos) pa­ra ma­dres en lac­tan­cia y me­no­res de 12 años. La prohi­bi­ción la reali­zó ya en el 2015 tras de­tec­tar va­rios ca­sos de pro­ble­mas de­ri­va­dos del con­su­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.