De Carrero Blan­co a Mi­guel Án­gel Blan­co

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

Si no fué­se­mos más fa­ri­seos que Cai­fás, ten­dría­mos cla­ro que ETA se co­ló en nues­tras con­cien­cias dis­fra­za­da de mo­vi­mien­to an­ti­fran­quis­ta, y que, gra­cias a la con­fu­sión que pro­du­jo el cru­ce en­tre la dic­ta­du­ra de­ca­den­te y la mo­der­ni­dad emer­gen­te, lo­gró ha­cer com­pa­ti­ble el te­rro­ris­mo to­ta­li­ta­rio con el des­per­tar de un pue­blo que so­lo as­pi­ra­ba a vi­vir en de­mo­cra­cia. So­lo así se pue­den ex­pli­car las co­sas que de­cía­mos en la uni­ver­si­dad, y en­tre las lí­neas de los pe­rió­di­cos, du­ran­te el pro­ce­so de Bur­gos, don­de em­pe­zó a fra­guar­se la épi­ca de los gu­da­ris ge­ne­ro­sos que ali­men­tó las pe­lí­cu­las y los re­la­tos que min­tie­ron so­bre la tran­si­ción.

El pun­to cul­mi­nan­te de aque­lla de­gra­da­ción de la opi­nión pú­bli­ca fue el ase­si­na­to de Carrero Blan­co, cuan­do ETA ga­nó la vi­to­la de for­zar una tran­si­ción irre­ver­si­ble, y cuan­do sus cre­cien­tes y se­lec­ti­vos ase­si­na­tos eran siem­pre ana­li­za­dos en tér­mi­nos po­lí­ti­cos. Y en es­to pa­sa­ron 30 años, en­tre 1967 y 1997, has­ta que, en me­dio de una es­pi­ral de sa­dis­mo, ti­ros en la nu­ca y bom­bas in­dis­cri­mi­na­das, ma­ta­ron a san­gre fría y con es­ti­lo ma­fio­so a Mi­guel Án­gel Blan­co. Ese día se plan­tó, de pu­ro as­co, el pue­blo de Er­mua. Y fue en ese plan­te cuan­do per­ci­bi­mos has­ta qué pun­to ha­bía­mos si­do com­pren­si­vos y am­bi­guos fren­te a ETA, y qué ni­vel de ries­go ha­bía­mos asu­mi­do por mie­do a en­fren­tar­nos a los cri­mi­na­les y a su nau­sea­bun­da re­tó­ri­ca.

Des­de en­ton­ces, tras aban­do­nar las am­bi­güe­da­des y los se­su­dos aná­li­sis so­bre el en­ca­je de Eus­ka­di en Es­pa­ña, ven­ci­mos a ETA. Pe­ro, si so­mos sin­ce­ros, nos da­re­mos cuen­ta de que Er­mua sir­vió —al­go es al­go— pa­ra ha­cer bo­rrón y cuen­ta nue­va, pe­ro no pa­ra ha­cer exa­men de con­cien­cia, asu­mir nues­tro im­per­do­na­ble error co­lec­ti­vo, y sa­car en­se­ñan­zas úti­les pa­ra su­pe­rar el mie­do a la ver­dad y pa­ra no caer en la ten­ta­ción de ce­der en to­dos los te­rre­nos —ju­rí­di­cos, po­lí­ti­cos, cul­tu­ra­les, his­tó­ri­cos y de­mo­crá­ti­cos— con la va­na es­pe­ran­za de que la ru­ti­na con­su­ma los pro­ce­sos y nos evi­te en­fren­tar­nos a ellos. El error de elu­cu­bran­tes co­bar­des que he­mos co­me­ti­do con ETA si­gue sin ser re­co­no­ci­do, a pe­sar de que tie­ne en su ha­ber una par­te de los muer­tos y del in­men­so do­lor y des­or­den que in­crus­tó la ban­da en la Es­pa­ña de hoy.

Por eso no es­ta­mos sa­nos ni sa­be­mos com­por­tar­nos. Y por eso, des­cen­dien­do mil es­ca­lo­nes en el dra­ma­tis­mo del ca­so, he­mos afron­ta­do el des­or­den ca­ta­lán des­de los mis­mos postureos y am­bi­güe­da­des de en­ton­ces. En los dos ca­sos se acu­só al PP de lo mis­mo: de enar­bo­lar un le­ga­lis­mo y un sen­ti­do co­mún in­fle­xi­bles que le da­ban alas a ETA e in­de­pen­den­tis­tas al pro­cés. Y la du­ra lec­ción es que en am­bos ca­sos te­nía más ra­zón y más gran­de­za el PP que los de­más. Por eso tam­po­co va­mos a rec­ti­fi­car aho­ra has­ta que vo­mi­te­mos de as­co, li­mi­tán­do­nos a ha­cer otra vez bo­rrón y cuen­ta nue­va, y sin re­co­no­cer ja­más que nues­tra co­bar­día nos ha­ce equi­vo­car­nos.

Ese día se plan­tó, de pu­ro as­co, el pue­blo de Er­mua. Y fue en ese plan­te cuan­do per­ci­bi­mos has­ta qué pun­to ha­bía­mos si­do com­pren­si­vos y am­bi­guos fren­te a ETA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.